Suscriptor digital

Una ley garantiza más derechos en el parto

Las instituciones deberán asegurar un ambiente adecuado
Laura Serra
(0)
2 de septiembre de 2004  

El Congreso Nacional convirtió en ley un proyecto para que el parto vuelva a ser un acto natural y no meramente quirúrgico, y para que en él se garanticen los más elementales derechos a la madre y al bebe.

Premisas tan básicas como que la madre, al momento de dar a luz a su hijo, sea acompañada por la persona que ella desee o que acceda a un parto natural, evitando prácticas invasivas innecesarias, son dos de los tantos derechos que destaca la flamante norma.

La ley dispone, además, que estos derechos sean debidamente cumplidos por las obras sociales y las empresas de medicina prepaga.

La finalidad es doble: por un lado, se insta a los médicos y sanatorios a garantizar un ambiente adecuado para que el parto se desarrolle con la mayor naturalidad. Y, al mismo tiempo, impone límites al trabajo médico para evitar que se incurra en prácticas y estudios innecesarios o sin el consentimiento de los padres.

En este sentido, la ley es clara. En primer lugar, la mujer debe estar informada "sobre las distintas intervenciones médicas" que puedan tener lugar durante su embarazo, parto y posparto, garantizándosele la posibilidad de optar cuando existan varias alternativas.

Paralelamente, la normativa destaca la importancia del parto natural "evitando prácticas invasivas y el suministro de medicación que no estén justificados por el estado de salud de la parturienta o de la persona por nacer".

Por otra parte, se prohíbe someter a la mujer a exámenes cuyo propósito sea la investigación, salvo con su consentimiento expreso.

Adecuaciones

El paso imprescindible para asegurar el cumplimiento de esta ley será la reestructuración de los servicios de maternidad de la mayoría de los hospitales públicos.

En los establecimientos de la Capital, por ejemplo, unas 20 mujeres comparten las salas de internación durante el posparto. Por esa razón, no se permite que el padre del bebe u otro acompañante se quede en la sala por la noche.

Ese es uno de los puntos que aspira a modificar la ley: que la madre pueda estar acompañada por quien quiera durante el trabajo de parto y también después del nacimiento.

En la Capital, hay 12 servicios de maternidad en los 33 hospitales públicos. Significan unas 600 camas. Allí nacen entre 90 y 100 chicos por día. Gracias a una resolución de la Secretaría de Salud porteña, el padre -u otro familiar- puede estar presente en el momento del nacimiento. Sin embargo, durante el posparto sólo se le autoriza a quedarse de día. Y, a la noche, la madre debe quedar al cuidado de las obstétricas.

La directora del Programa Materno Infantil, que coordina las maternidades, Emilse Cassinelli, aseguró que la secretaría trabaja estos días en la reestructuración de los sistemas de atención del parto y estimó que "estará lista en unos meses", aunque no pudo precisar una fecha, ya que la iniciativa todavía no tiene un presupuesto que garantice su ejecución.

"Estamos trabajando con los arquitectos para ver si subdividimos las salas con boxes o si se construyen sectores individuales en aquellos hospitales en los que haya lugar. Además, hay que garantizar las condiciones de seguridad porque, al permitir la permanencia de otra persona durante la noche, hay que tomar recaudos para evitar el posible robo de bebes", dijo la médica.

Sólo en el hospital Fernández las mujeres pueden hoy ser acompañadas durante la noche, porque posee cuatro salas TPR. En ellas, y en compañía de su pareja, la embarazada realiza el trabajo de parto (T), el parto (P) y la recuperación (R). Hay cuatro de esas salas.

Seis de las 12 maternidades porteñas integran el programa "Hospital amigo de la madre y el niño": el Alvarez, el Piñeiro, el Pirovano, el Santojanni, el Vélez Sarsfield y la Sardá. Esto significa, entre otras cosas, que desde hace diez años desterraron las nurseries y que el recién nacido pasa la primera hora de su vida con la madre y no sometido a estudios y controles. Precisamente, la ley promueve el derecho del bebe a quedarse al lado de la madre en estas primeras horas de vida.

La ley también alcanza a las clínicas y sanatorios. Sin embargo, la mayoría de los centros de salud privados contempla el derecho de la madre a estar acompañada durante el puerperio. En los fundamentos de la ley, se señala que el objetivo de la norma es zanjar la diferente condición en la que se da a luz en hospitales públicos y en centros privados.

Desde hace años, las sociedades médicas que se ocupan de maternidad e infancia promueven una "humanización" del parto. Gonzalo Mariani, secretario del Comité de Estudios Fetoneonatales de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), consideró: "Es un gran avance que la embarazada y la puérpera puedan estar acompañadas. Hay fenómenos psicológicos que pueden llevar a depresión en el posparto y es necesario que la mujer se sienta contenida". Pero advirtió que "instrumentar la ley no va a ser sencillo, porque muchos hospitales carecen de posibilidades de infraestructura".

Obligatorio

Compañía

  • La mujer podrá estar acompañada por una persona de su confianza y elección, durante el trabajo de parto y posparto.
  • Cercanía

  • La madre podrá tener a su lado a su hijo durante el tiempo que dure la internación.
  • Información

  • La mujer deberá ser informada sobre los beneficios de la lactancia materna y sobre los cuidados para sí misma y para el bebe.
  • Investigación

  • El niño no podrá ser sometido a exámenes para investigación sin consentimiento paterno.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?