Suscriptor digital

Bonadío sobreseyó a todo el grupo Yoma

En dos de los hechos que tiene a su cargo
(0)
14 de septiembre de 2004  

El juez federal Claudio Bonadío sobreseyó a los integrantes del Grupo Yoma SA acusados de cometer presuntas irregularidades en la obtención y el reintegro de diversos créditos por montos multimillonarios en la banca oficial durante el menemismo.

Bonadío dictó el sobreseimiento en dos de los hechos investigados en la causa 6/95 -"Yoma, Alfredo Carim y otros s/estafa"- el 2 de agosto último, aunque sólo trascendió ahora, tras las apelaciones presentadas por el fiscal Jorge Di Lello y la Oficina Anticorrupción (OA), indicaron a LA NACION fuentes judiciales y oficiales.

Los apelantes objetaron que el magistrado sobreseyó por un presunto fraude contra la administración pública -penado con prisión de 2 a 6 años- a Alfredo Carim, Emir Yoma, Omar, Guillermo, Naim y Amira Yoma, junto a Miguel Angel Núñez, Juan Carlos Arri y Miguel Angel Roodvelt.

El fiscal y la OA también apelaron el sobreseimiento dictado por Bonadío por su supuesta vinculación con un presunto abuso de autoridad o violación de los deberes de funcionario público -delito que prevé prisión de un mes a dos años y una inhabilitación especial- en beneficio de todos ellos y de un grupo de ex funcionarios.

Bonadío liberó de toda eventual responsabilidad al ex presidente Carlos Menem; los ex ministros Domingo Cavallo, Carlos Corach, Susana Decibe, Elías Jassan, Oscar Camilión y José Armando Caro Figueroa; el ex gobernador Angel Maza, y los ex funcionarios Luis Beder Herrera, Jorge Bengolea y Jorge Alberto Rodríguez.

Varios de los Yoma debieron presentarse ante Bonadío, sin embargo, para declarar en indagatoria por otros hechos investigados en esa causa.

Acusaciones cruzadas

Emir Yoma lo hizo el 27 de agosto último, cuando afirmó que el grupo Yoma cumplió con el pago de los créditos contraídos con los bancos oficiales Nación, Provincia de Buenos Aires y Ciudad de Buenos Aires y negó haber obtenido o refinanciado los préstamos en forma irregular, según informaron entonces las fuentes judiciales.

La investigación que instruye Bonadío incluye más de 60 imputados bajo el cargo de presunto fraude al Estado, en virtud del oxígeno financiero que, supuestamente sin garantías suficientes, los bancos oficiales brindaron al grupo Yoma entre 1995 y 1998 por unos $ 180 millones.

El martes pasado, el presidente Néstor Kirchner acusó a los Yoma de haber "estafado al país" con las deudas bancarias contraídas con el Banco Nación para proteger la curtiembre asentada en Nonogasta, La Rioja.

Los Yoma no respondieron a los cuestionamientos hasta hoy, al afirmar mediante una solicitada -que se publica en la página 3 de esta edición- que el Presidente "ha sido mal informado". "Yoma SA jamás desvió suma alguna de los préstamos bancarios", afirmaron. "Yoma SA no ha delinquido bajo ningún concepto" y "se encuentra en condiciones de pagar el saldo adeudado", explicaron.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?