La Justicia decretó la quiebra de Gatic

Podrían suspender a 1000 trabajadores
(0)
15 de septiembre de 2004  

Mientras acreedores, sindicatos y bancos se encontraban en plena negociación para reactivar cuatro plantas industriales en la provincia de Buenos Aires, la Justicia dictó ayer la quiebra de Gatic y abrió un interrogante sobre el futuro del acuerdo preliminar que habían alcanzado parte de los involucrados en la causa.

Si bien la resolución aún no fue notificada a las partes, fuentes con acceso a la causa confirmaron que el juez en lo Civil y Comercial Juan Manuel Gutiérrez Cabello decretó la quiebra de la firma textil. Tampoco trascendió el nombre del acreedor que pidió la quiebra y derivó en la resolución del juez.

"La verdad, la noticia de la quiebra nos tomó por sorpresa a todos", dijo una fuente de uno de los acreedores más importantes de Gatic.

La medida del juez llega en momentos en que el grupo Indular, que preside el empresario Guillermo Gotelli, había firmado un cronograma de reincorporación de los 2500 trabajadores de las cuatro plantas de la compañía textil en la provincia de Buenos Aires.

Fuentes del sector dejaron traslucir la posibilidad de que los mil empleados que ya habían sido contratados por Gotelli puedan ser suspendidos. Además, corre peligro el cronograma de reincorporaciones, las inversiones proyectadas y el plan de negocios que Indular se había trazado, según indicaron fuentes de esa compañía.

Sin acuerdo definitivo

Los tres principales acreedores de la firma son los bancos oficiales Nación y Ciudad de Buenos Aires, y el fideicomiso de recuperación crediticia de la provincia de Buenos Aires (que asumió la cartera irrecuperable del Banco Provincia). Una fuente de esta última entidad indicó que ella fue la única que firmó un preacuerdo para la apertura de las plantas. Sin embargo, este acuerdo definitivo nunca se materializó y la suma de un nuevo pedido de quiebra habría derivado en la resolución del juez.

En abril, el ex Alpargatas Guillermo Gotelli había concretado un acuerdo mediante el cual su grupo inversor tomaría el control de las plantas industriales de Gatic ubicadas en Coronel Suárez, Pigüé, Las Flores y Pilar.

Este convenio debió ser aprobado por los sindicatos, el Ministerio de Trabajo y los acreedores.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios