Suscriptor digital

Almte. (R) Carlos Coda

(0)
16 de septiembre de 2004  

El sepelio

A los 85 años, falleció en esta ciudad el almirante retirado Carlos Guido Natal Coda, el último jefe de la Armada de la Revolución Argentina e integrante de la junta de comandantes que presidió el teniente general Alejandro Agustín Lanusse.

Había ingresado en la Armada el 8 de agosto de 1936. En los 36 años de servicios desarrolló actividades de relevancia, como haber sido asesor de la delegación militar argentina ante la Junta Interamericana de Defensa, en los Estados Unidos, director de la Escuela de Guerra Naval y agregado naval ante el Reino Unido y Holanda, cargo que dejó para asumir la conducción de la fuerza.

El almirante Coda sucedió el máximo cargo de la fuerza el 3 de enero de 1972 tras una profunda convulsión interna debido a las diferencias entre el almirante Pedro Gnavi y buena parte de la conducción naval por la decisión del gobierno de facto de normalizar institucionalmente el país con la convocatoria a elecciones nacionales para el año siguiente.

Ajeno a las peleas internas por la distancia que le imponía su misión en Londres y en Holanda, Coda fue elegido para suceder a Gnavi el 3 de noviembre de 1971, aunque asumió dos meses después.

Desde el mismo día en que accedió al máximo cargo naval, Coda puso de manifiesto la "profunda vocación democrática de la Armada" y el compromiso de brindar desde su gestión "todo el apoyo para que el proceso [de normalización institucional] se cumpla en los plazos previstos". Es que ya al suceder a Gnavi el país caminaba hacia los comicios de 1973, los primeros en los que el peronismo superaba la restricción electoral impuesta desde 1955.

Aunque asumió con la intención de contribuir al reequipamiento de la Armada y durante su gestión se botó el destructor Hércules, construido en Gran Bretaña y que se convirtió en la primera renovación de un buque durante 35 años, la intención de desarrollar la industria naval militar en la Argentina tropezó con los vaivenes económicos e institucionales de la época. Quedaron así demorados la construcción de otro barco y el ensamblado de un submarino comprado en Alemania.

Socio vitalicio del Centro Naval, integrante del Foro de Almirantes Retirados y distinguido por Perú con la Orden del Sol en el grado de Gran Cruz, en 1972, Coda estuvo acompañado durante su gestión por el contraalmirante Emilio Eduardo Massera, que se desempeñó como secretario general naval. Al llegar a la Presidencia Héctor J. Cámpora, Coda fue sucedido por el almirante Carlos Alvarez.

Había nacido el 24 de diciembre de 1918 en Paraná. Estaba casado con Isabel García Ibáñez, tenía dos hijos y cinco nietos.

Su sepelio se efectuó anteayer en el cementerio parque Los Cipreses.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?