Desplazan a Prat-Gay del BCRA y lo sucede Redrado

Lo decidió Kirchner por la oposición del presidente del Central al manejo de la deuda
Javier Blanco
(0)
18 de septiembre de 2004  

El economista y actual secretario de Comercio y Relaciones Económicas Internacionales, Martín Redrado, se convertirá el próximo jueves en el nuevo presidente del Banco Central (BCRA), en reemplazo de su par profesional, Alfonso Prat-Gay, según se anunció oficialmente ayer. Se informó que los pliegos para su nombramiento serán girados al Senado pasado mañana.

A Redrado, de 43 años y padre de dos pequeños hijos, lo acompañará en su gestión, como vicepresidente, el actual número uno de la Sindicatura General de la Nación (Sigen), Miguel Angel Pesce, en tanto que serán propuestos como nuevos directores el vicepresidente del Banco Nación, Zenón Biagosh; José María Waldo Farías (actualmente al frente de Lotería Nacional) y el economista y ex cuadro técnico del Frepaso, Arnaldo Bocco, presidente del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE), y se le renovará mandato a Arturo O´Connell.

El anuncio fue realizado al mediodía por el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, al cabo de una escueta conferencia de prensa en la que se negó a realizar comentarios sobre las razones que impulsaron el alejamiento de Prat-Gay, a quien anteanoche se lo daba por confirmado en el cargo, a tal punto que ya se había redactado un decreto en el que se lo nombraba en comisión hasta que el Senado tratara su pliego.

Cambia, todo cambia

La decisión del cambio la adoptó el presidente Néstor Kirchner, luego de una reunión que mantuvo con Prat-Gay anteayer en la Rosada, convocada para examinar las condiciones de su continuidad. Sin embargo, el resultado fue otro.

Prat-Gay regresó a su despacho en el BCRA con la sensación de que las cosas no habían terminado como lo proyectaba. Kirchner, por su parte, quedó contrariado por algunos juicios críticos que arriesgó el banquero sobre el manejo de la deuda en default y su reclamo por incorporar a un director de confianza (proponía a su asesor Pablo Curat) por lo que, tras breves cavilaciones, el Presidente puso en marcha su "plan B" y pidió que ubicaran a Redrado, que por esas horas se preparaba para abondonar Madrid, donde había realizado gestiones oficiales anteayer. Aunque esa comunicación se demoró bastante, la decisión del reemplazo ya estaba tomada, hasta tal punto que se especuló con la posibilidad de que la designación recayera en la jefa del Banco Nación, Felisa Miceli, de reconocida sintonía con el ministro de Economía, Roberto Lavagna (que la tuvo como su representante ante el BCRA). Miceli también tiene muy buena llegada a Kirchner, a quien la une la militancia de su esposo, Ricardo Velasco, ferviente adherente del santacruceño, que encabeza una corriente kirchnerista del PJ porteño.

Sin embargo, una vez que lograron ubicar a Redrado (era la medianoche de ayer aquí y el candidato estaba en pleno vuelo de regreso a Buenos Aires) y lograron su respuesta afirmativa, el operativo reemplazo quedó definido, aunque se terminó de pulir ayer por la mañana, cuando Kirchner decidió convalidar como números dos del Banco Central a Miguel Pesce, economista muy ligado a Lavagna.

De esta manera, Kirchner ratificó en los hechos la alianza que renovó esta semana con Lavagna, tras el malestar que el jefe del Palacio de Hacienda había dejado trascender públicamente hace unos días con su colega de Planificación, Julio De Vido, uno de los favoritos del Presidente. Los cambios dispuestos en la cúpula del BCRA incluyen la no renovación del mandato de Pedro Lacoste como vicepresidente, economista y consultor con el que Prat-Gay se había asociado en APL cuando volvió de Londres, donde prestó servicios para el banco de inversión JP Morgan.

En lugar de Lacoste irá Miguel Pesce, algo que podría definirse como su regreso al BCRA, dado que ocupó recientemente allí la representación de Economía, antes de migrar a Santiago del Estero con un cargo en la intervención y regresar para encabezar la Sindicatura General de la Nación.

Además se confirmó el desplazamiento del actual vicesuperintendente de bancos, Víctor Bescós, un lavagnista también proveniente del Frepaso y amigo personal de Miceli, quien pese a todo puede considerarse satisfecha porque en su reemplazo irá Zenón Biagosch, su actual vice en el Nación.

El resto de las designaciones corresponden a un kirchnerista puro (Farías) y a otros dos directores con buena sintonía con Lavagna, como Bocco y el ratificado O’Connell, en tanto que quedaron en el camino por distintas razones Eduardo Curia y el actual titular de la Asociación de Bancos Públicos y Privados (Abappra), Carlos Heller, quien declinó el ofrecimiento.

En el resto del directorio se mantienen con mandato hasta 2007 Jorge Levy (a cargo de la Superintendencia de Bancos), el lavagnista Félix Camarasa, el kirchnerista Eduardo Cafaro (uno de los que operaron el giro de los fondos de Santa Cruz al exterior) y el ex senador del PJ Ricardo Branda.

El anuncio del reemplazo no causó revuelo en el mercado ni entre los que frecuentan la City porteña, que recuerdan el paso de Redrado por la Comisión Nacional de Valores y le reconocen un perfil no muy distinto al predicamento heterodoxo de Prat-Gay. Apenas se hizo notar una suba de 2 centavos en la cotización del dólar, que quedó a $ 3,02 pero sin que el Central lo hubiera apuntalado con compras.

Sin embargo, en Economía se mostraban temerosos anoche porque el recambio se produce en “un mal momento”, dijo a La Nacion una fuente fidedigna, en referencia al proceso de renegociación de la deuda.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?