Suscriptor digital

Metalfor se expande desde Marcos Juárez

La firma desarrolló una cosechadora en la planta de la ex Araus, en Noetinger, en la que invirtió 4 millones de pesos
(0)
25 de septiembre de 2004  

MARCOS JUAREZ, Córdoba.- La firma Metalfor continúa con su ambicioso plan de crecimiento e inversiones. Tras la instalación de una planta de fabricación de equipos pulverizadores en Ponta Grossa, Brasil, en la que trabajan más de cien operarios, la empresa ajusta los últimos detalles técnicos para lanzar al mercado un modelo de cosechadora.

Se trata de la Araus 1360, una máquina que tendrá un sistema de trilla convencional y que, por sus características livianas, estará destinada fundamentalmente al productor agropecuario. El primer prototipo fue presentado en la Exposición Rural de Palermo y antes de fin de año será comercializada en el mercado interno.

La máquina fue desarrollada en la planta de la ex Araus, ubicada en la localidad de Noetinger, provincia de Córdoba, en la que Metalfor invirtió cerca de 4 millones de pesos para ponerla en condiciones. Hasta el momento han destinado otro millón más para la fabricación de los primeros cinco prototipos.

"Aún no tenemos estipulado el costo con el que saldrá al mercado. Estamos en lo que podemos denominar una etapa de prueba, ajustando los mínimos detalles, pero consideramos que el precio no va a variar demasiado de productos similares que están en el mercado", comentó a LA NACION el presidente de Metalfor, Luis Dadomo.

La cosechadora Araus posee un motor de 230 caballos y una plataforma que oscila entre los 24 y 28 pies. Tanto el acondicionamiento del molinete como la regulación de la velocidad funcionarán bajo el sistema hidráulico. La cosechadora se completa con 5 sacapajas.

Los técnicos aplicaron dos zarandas para el sistema de limpieza y una tolva de 6000 kilos. Dadomo anticipó que la velocidad de descarga será de 75 kilos por segundo, y añadió que tendrá un cilindro de 1,30 metros. La transmisión será de tipo hidrostática.

La inversión estipulada para los próximos tres años en el desarrollo del nuevo producto será de unos US$ 6 millones aproximadamente. La idea del directorio del establecimiento con asiento en Marcos Juárez es iniciar un proceso de fabricación para sustituir las 2000 cosechadoras que la Argentina importa anualmente.

Metalfor prevé incrementar su producción entre un 30 y un 40% con relación al año pasado (en 2003 facturó $ 87 millones), y aumentar las exportaciones que ya concreta a Bolivia, Uruguay, Chile y Paraguay, entre otros países limítrofes. "Nuestra ambición es vender en México y la Unión Europea y estamos fijando un plan de trabajo para los próximos años. La idea es aumentar significativamente las ventas en el mercado externo", señaló el titular de la empresa cordobesa.

Interés en Brasil

Dadomo tiene un ojo puesto en ese nuevo equipo y otro en la planta de Brasil donde fabrican algunos de los modelos de pulverizadoras autopropulsadas y de arrastre que se comercializan en el país. "Hace seis años comenzamos a investigar el mercado brasileño. En los variados contactos que tuvimos nos dimos cuenta de que ellos protegen a la industria mucho más de lo que se hace en la Argentina", confió Dadomo.

El empresario dijo que apostó a la fabricación en Brasil para poder venderles a los productores agropecuarios de ese país, debido a que "las reglas que impone el país vecino nos indican que es imposible cualquier intento de comercialización si uno no fabrica en su territorio", opinó.

"Yo siempre comento estas diferencia a los gobernantes y digo que en la Argentina debe hacerse lo mismo. Para fabricar en Brasil tenemos que tener un 60% de operarios de ese país, pero aquí en la Argentina los bancos oficiales dan créditos para que los productores compren una máquina que da trabajo en el extranjero", se quejó.

El repunte de las ventas de Metalfor se registró luego de la devaluación del peso con relación al dólar estadounidense. "Esa medida económica puso en claro una gran mentira y si bien es cierto que en un primer momento nos perjudicó con la cobranza, notamos un considerable incremento de la demanda. Ahora vemos un futuro más alentador", consideró.

El origen de la firma fue un pequeño taller ubicado en la localidad de El Fortín, donde hace treinta años se fabricó el primer equipo pulverizador de 600 litros que se llamó Metalfor, nombre que hoy lleva la empresa presidida por Luis Dadomo. En la actualidad, más del 50% de los equipos pulverizadores que se venden en la Argentina son fabricados en Marcos Juárez.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?