Los recuerdos de "Chimbela" y de la vida

La conocida actriz, humorista, cantante y bailarina, que acaba de cumplir 90 años, recuerda su extensa y prolífica carrera
(0)
26 de septiembre de 2004  

Acaba de cumplir 90 años y lo celebró con familiares y amigos. Pero los festejos continuarán porque todos quieren homenajear a esta destacada y querida cantante, bailarina, actriz y humorista que lleva más de 70 años en la radio, el cine, el teatro, la revista y la televisión. Cordial, simpática, con mirada pícara, recibe a LA NACION en el living de su casa de Colegiales, poblado de fotos, recuerdos y distinciones. Con una blusa clara, pantalón pegado al cuerpo, zapatos de taco alto y perfecto peinado, luce elegante y esbelta, mientras despliega sobre una mesa ratona café, gaseosas y diferentes entremeses.

-¿Cuándo y cómo se produce su debut en la radio?

-En 1937 era cancionista de tangos en Radio Nacional. Pertenecía a un grupo que hacía actuaciones en los estudios y participaba en "Estampas porteñas". Pero no grababa discos; los privilegiados en ese sentido eran Azucena Maizani, Mercedes Simone y Charlo. La radio era entonces una gran familia y Radio Nacional estaba en una casa tipo chorizo, en la que la sala era la Dirección General, donde estaba Jaime Yankelevich y Pablo Osvaldo Valle. Poco después desembarqué en Radio Belgrano, me convocaron para interpretar a varias damitas trágicas, porque yo tenía carita muy dramática; era muy triste de chica. Pero en los ensayos y en los cortes, a mis compañeras les hacía muecas y contaba chistes. Hasta que Arsenio Mármol, el director, me observó y decidió crear el personaje que marcó mi carrera y me llevó al cine y al teatro. Recuerdo que durante el primer ensayo, cuando llegó mi parte, Mármol me dijo: "Aquí llega «Chimbela»". Fue él quien eligió el nombre, que a mí no me gustaba; quería que fuera Ana María o Marianita. Pero él me indicó: "Imagínate cuando se descorcha una botella de champagne y brota ese líquido burbujeante y espumante. Así tiene que ser «Chimbela», alegre y brillante". Me convenció, y nació este personaje hace 70 años.

-¿Desde el inicio se convirtió en un boom?

-Comencé las giras, que duraban dos meses, y ahí supe lo que era dormir en las estaciones de trenes; porque desde que finalizaba la función hasta que llegaba el tren, debíamos esperar allí porque nadie quería pagar un hotel por dos horas. "Chimbela" se fue metiendo en el corazón de la gente y decidí formar mi propia compañía, una decisión que el mismo Mármol aprobó muy feliz. Cuando se enteraron el "Negro" Faustino, que era mi compañero cómico en la compañía, y Adalberto Campos, que ejercía el rol de galán, se sumaron y juntos nos fuimos a Radio del Pueblo. Muy poco después «Chimbela» tuvo otra gran repercusión en el cine, de la mano del "Negro" José Agustín Ferreyra. En la década del 40 y del 50, "Chimbela" reapareció en la radio, esta vez en El Mundo.

-¿Por qué gustó tanto?

-Creo que hay un destino. Yo salí de los suburbios de la Capital, de Villa Lugano. Era muy trabajadora; desde chiquita ayudaba a mi madre en la costura. Y porque «Chimbela» tenía corazón, sinceridad; era dulce, tierna y nunca se supo si tenía madre, padre, novios. El personaje tendría unos quince años, así que contaba con una gran carga de inocencia. Esos personajes siempre me fascinaron; evoco mi trabajo con don José Tresenza, que interpretaba a un viejito ciego de la estación de un pueblo y yo era la comadronita del barrio, la que sabía los chimentos.

-¿A quiénes recuerda de su paso por el cine, el teatro o la TV?

-Recuerdo con mucha admiración a Luis César Amadori, Manuel Romero, Elsa O´Connor, pero es difícil, porque filmé más de cuarenta películas. Lo mismo me sucede con el teatro, donde tuve el placer de trabajar en la revista al lado de Pepe Arias, Carlos Castro ("Castrito"), Dringue Farías, Marcos Kaplan, Mario Fortuna, Nélida Roca y también con Francisco Canaro, Mariano Mores, Francisco Charmiello, Alberto Closas y Pepe Iglesias, el "Zorro". Con mi participación en la gran comedia musical "Hello Dolly" viví una experiencia singular, porque debía suplir las ausencias de la protagonista, Libertad Lamarque. Guardo con la emoción intacta mi labor en "Hoy ensayo hoy", bajo la dirección de Rodolfo Graziano; de "Minas fieles de gran corazón" con la régie de Susana Rinaldi, y de "La pulga en la oreja", con Solita Silveyra y Carlos Calvo, bajo la dirección de China Zorrilla. Y ni que decir de mi participación en el sainete de Alberto Vacarezza, "El conventillo de la Paloma", donde cantaba el tango "Garufa" y el teatro se venía abajo. En la pantalla chica tuve el lujo de trabajar bajo la batuta de Marta Reguera, Diana Alvarez y siempre con destacados compañeros.

-¿Qué le dio la radio?

-Fue lo más importante en mi profesión. Fue el medio donde nací y tengo de esos años los mejores recuerdos. Además era una época en que para presentarnos ante los micrófonos debíamos lucir de la mejor forma, con sombrerito incluido. Y sigo escuchando mucha radio. Mitre, para estar bien informada; el tango en la "2x4"; el folklore en "La Folklórica" y la música nuestra en Radio Nacional.

-¿Qué se siente a los 90 años, mirando en retrospectiva?

-Una gran felicidad, porque pude desarrollar una profesión que me colmó de alegría; crié y eduqué una hija maravillosa y tengo un nieto de 30 años. Me siento bien física y espiritualmente y disfruto de mi casa pequeña, pero con todas las comodidades. Me ocupo de todas las tareas domésticas, hasta de baldear la vereda. Fue precisamente en mi ventana donde me redescubrió Adrián Suar y me convocó para interpretar a la madre de Emilio Disi en "099 Central". Me gusta seguir cantando mis tangos preferidos, como "Garufa", "Niño bien", "Chorra"; esos con letras bien canyengues, que me permiten actuarlos y cantarlos. Tengo muchos amigos y soy muy creyente; tengo un gran bienestar interno y soy discípula espiritual del gran maestro "Yogananda". Estoy muy agradecida a la vida y al público, que siempre ha sido muy generoso conmigo.



Su vida en el espectáculo

  • En cine: Participó en "La que no perdonó", "Chimbela", "El ángel de trapo", "Pájaros sin ruido", "Napoleón", "Elvira Fernández, vendedora de tiendas", "Un nuevo amanecer", "Ven, mi corazón te llama", "La calle Corrientes", "Cinco besos", "La rubia Mireya", "Una noche en el Tabarín", "Valentina", "Una noche cualquiera", "Estrellas de Buenos Aires", "El calavera", "Buenas noches, mi amor", "Buscando a Mónica", "La murga", "El galleguito de la cara sucia", "La casa de Madame Lulú", "Joven, viuda y estanciera" y "Luna de octubre", entre muchas otras.
  • En teatro: En el Teatro de la Comedia protagonizó numerosas comedias musicales, como "La pérgola de las flores". Participó también en "Alquilo novio para mi hermana", "Madame 13" con Alberto Closas, en el Maipo; "Cuatro escalones abajo", "Penélope ya no teje", "Cuando el gato no está" y "Vals", entre otras.
  • En televisión: intervino, entre otras realizaciones, en "Duro como una roca, frágil como el cristal", "Piel naranja", "Como pan caliente" y "099 Central".
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios