Suscriptor digital

"Playhouse Disney" se renueva

Comienza una serie de animación para los más chicos
Pablo Gorlero
(0)
11 de octubre de 2004  

LOS ANGELES.- Hoy comienza, por Disney Channel, una nueva temporada de "Playhouse Disney", el bloque de programación que esta señal de cable dedica a los niños en edad preescolar. El ciclo ya no estará conducido por Omar Calicchio y Romina Yan, sino por Diego Topa (ex "Zapping Zone" y "Montaña rusa 2") y María Eugenia Molinari ("Cablín" y "Zoobichos").

Cada programa respeta un eje temático y, para introducir esos ejes, los conductores hacen preguntas a los más chiquititos. La idea es sentar las bases en el desarrollo integral en todas sus áreas: física, emocional, social, cognitiva, intelectual, creativa, moral y ética. Además de los segmentos clásicos del ciclo como "El rincón de los porqués", "El rincón de los cuentos", "El rincón de la música" y "El rincón del arte", se suma "El rincón de la magia". Y a estos bloques conducidos por Euge y Topa (como se hacen llamar en el ciclo), se suman las series infantiles didácticas "Stanley", "El libro de Pooh", "Bear en la gran casa azul", "Las nuevas aventuras de Winnie Pooh", "Oswald", "Rolie Polie Olie", "Madeline", "PJ & J Otter" y uno nuevo: "El circo de Jojo".

La compañía productora canadiense Pizza Production se asoció con Disney Channel para producir esta serie, que recibió elogios de la prensa y la audiencia de los Estados Unidos. "El circo de Jojo" está realizada con una técnica de animación no convencional, denominada stop animation. Esta es una animación plano por plano de muñecos realizados en espuma plástica y silicona, con un esqueleto de metal articulado.

Tim Snyder, director de animación de Cuppa Coffee, la empresa que realiza la parte artística de la serie, fue a los estudios Disney para contarle a la prensa internacional cómo es este estilo tan atractivo. "Esta técnica les da a los chicos una sensación de realidad y los hace sentir más involucrados. Es un objeto real que se mueve sin necesidad de ser manipulado por alguien. Eso atrae tanto a los chicos como a los adultos", explica.

Unas 80 personas trabajan para la serie en diferentes funciones y hay aproximadamente 30 Jojos con los que se trabaja. Para la confección de la escenografía se realizó prácticamente una ciudad en miniatura con elementos de silicona, cartón, plástico y otros materiales, sobre los que se mueven los muñecos, distribuidos en 18 estudios. Aquellos tienen unos imanes en los pies que los mantienen parados en la superficie de base metálica. La realización de cada episodio lleva varias semanas y se complica cuando hay varios personajes en escena. "Hay un animador que está a cargo de cada toma y si tenemos un grupo de diez o doce personajes en el set, se fotografían quince cuadros por segundo. Hay que hacer un seguimiento de cada dedo y de cada pequeño movimiento. Las expresiones de la boca se realizan en posproducción por computadora", explica el animador.

Jojo es una niña payaso, pero su diseño la hace tan atractiva para los varones como para las niñas. Vive en un pueblo llamado Circustown, con los papás más divertidos: la señora Peaches y el señor Cosquilla. Cuando no está jugando con Goliath, su león mascota, Jojo va al colegio Big Top, donde cursa materias como malabarismo, cuerda floja o uniciclo. La serie estimula la imaginación y las habilidades sensoriales y motoras.

Un nuevo e innovador personaje recomendable tanto para los chicos como para los padres.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?