Suscriptor digital

Greco acusó a D´Elía de liderar el incidente en la seccional 24a.

Urso estudia llamar a indagatoria al líder de la FTV por delitos no excarcelables
Hugo Alconada Mon
(0)
14 de octubre de 2004  

La situación judicial del líder piquetero oficialista Luis D´Elía se complica día tras día.

El comisario Cayetano Greco declaró ayer que D´Elía lideró el copamiento de la seccional 24a. de La Boca, que promovió la violencia y que mantuvo dentro de la dependencia a una mujer embarazada junto a su marido durante la toma, según informaron luego funcionarios judiciales y del Ministerio Público.

El juez federal Jorge Urso recibió además el entrecruzamiento de las llamadas telefónicas que mantuvieron los piqueteros y los funcionarios del Gobierno y judiciales que intervinieron en los incidentes, que también involucran a D´Elía.

Greco acusó al actual diputado bonaerense de "dirigir toda la ocupación" e insistió que en aquella madrugada del 26 de junio último "desapareció un cuadro de Quinquela Martín" que habría estado en la seccional, según detallaron los funcionarios consultados.

"D´Elía amenazaba con quemar todo e incluso luego faltaron varios óleos de la comisaría, uno de ellos del pintor Quinquela Martín", afirmó el comisario en un tramo de su declaración, que se extendió casi una hora y media. El legislador, agregó, "comandaba un grupo organizado, y con una actitud agresiva".

Greco, quien se encuentra en disponibilidad desde el copamiento de su dependencia tras la muerte del dirigente piquetero Martín "Oso" Cisneros, también apuntó otra vez a sus superiores y a los funcionarios del Poder Ejecutivo, a quienes les imputó haberle impedido recuperar la seccional.

Afirmó que la jueza de instrucción María Angélica Crotto lo autorizó a recuperar la comisaría, pero que el entonces subsecretario de Protección Civil del Ministerio de Justicia, José María Campagnoli, trabó esa orden e insistió en buscar un acuerdo con "los violentos", como Greco calificó a los piqueteros.

"Campagnoli dijo que había que encontrar una solución de consenso", declaró Greco al recordar que se llamó al juez federal Norberto Oyarbide para pedirle que se declarara competente y pedirle que dictara las órdenes que solicitaban D´Elía y sus seguidores.

Campagnoli debía presentarse hoy ante Urso para prestar declaración indagatoria, pero la audiencia fue pospuesta para el jueves próximo.

Un día después deberá presentarse el entonces secretario de Seguridad Interior, Norberto Quantín, quien retornó a su cargo de fiscal general, tras alejarse del Ministerio de Justicia y Seguridad.

Fueros bajo análisis

Urso analiza ahora si también ordena el llamado a indagatoria de D´Elía, como solicitaron semanas atrás los fiscales federales Horacio Comparatore y Patricio Evers.

El líder de la Federación Tierra y Vivienda (FTV) goza de fueros parlamentarios por ser diputado bonaerense, lo que dificultaría la investigación. El magistrado podría imputarle a D´Elía la presunta comisión de los delitos de extorsión, robo, daño calificado y privación ilegítima de la libertad, entre otros, lo que conllevaría su inmediata detención si se dicta su procesamiento, dijeron a LA NACION funcionarios judiciales.

Greco concentró su defensa en remarcar que Campagnoli le impidió cumplir con su labor, mientras que Quantín presenciaba los incidentes y apoyaba la idea de acordar con los manifestantes que reclamaban la detención de los sospechosos de haber asesinado horas antes a Cisneros.

El comisario recordó que presenciaron el desarrollo del copamiento el entonces jefe de la Policía Federal, comisario Eduardo Prados, y el director general de comisarías, comisario Gustavo Ramos, quien sigue en el cargo.

El oficial remarcó, no obstante, que mientras Prados convalidó las contraórdenes de Campagnoli con la anuencia de Quantín, Ramos apoyó la recuperación inmediata de la comisaría, pero sin suerte.

Greco señaló además al actual secretario de Relaciones con las Provincias del Ministerio del Interior, Rafael Follonier, y al entonces jefe de asesores y cuñado de Beliz, Francisco Meritello, como los dos encargados de negociar con D´Elía. Los funcionarios destacaron, no obstante, que el comisario no aludió en ningún momento al ex ministro de Justicia Gustavo Beliz.

Greco también confirmó la veracidad de la denuncia penal que radicó una mujer embarazada, quien declaró haber quedado dentro de la comisaría durante los incidentes junto a su esposo y un menor de edad, sin que le permitieran retirarse.

La noche del episodio, añadió Greco, él se había marchado a su casa cuando recibió un llamado telefónico de un colaborador, quien le informó que "personas muy violentas, comandadas por D´Elía", habían tomado la seccional e incitaban a "incendiar los patrulleros".

Castells: "Vivo o en un cajón"

  • El líder piquetero Raúl Castells, detenido en el Chaco, dijo ayer que la semana próxima se irá del hospital "vivo o en un cajón". El dirigente, acusado de extorsión por la toma de un casino de Resistencia, en huelga de hambre desde hace 32 días, decidió, anteayer, dejar de ingerir líquidos, lo que complicó su estado de salud. "Hoy (por ayer) lo digo públicamente: la semana que viene me voy del Hospital Perrando en libertad o en un cajón, y que esto que digo quede como un documento", afirmó Castells, que hoy recibirá la visita de la legisladora porteña de Izquierda Unida Vilma Ripoll.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?