Soda, 20 años después

A dos décadas del debut discográfico del trío, LA NACION adelanta cómo será "Una parte de la euforia", el primer documental sobre el grupo
(0)
26 de octubre de 2004  

"En esa época estábamos buscando manifestarnos con nuestra vestimenta y los cortes de pelo a través de la imagen. Habíamos sido formados en publicidad, cine, radio. Habíamos hecho cursos de fotografía... ¡Tuvimos nuestro primer clip antes de que existieran los canales de video! Cuando grabamos el primer disco, «Soda Stereo», queríamos mostrar nuestras caras en la tapa, pero también cuidar esa estética bien de los 80. De hecho, lo más fuerte fue el diseño del logo, que era muy publicitario, muy de marca", dice Zeta Bosio a LA NACION.

Exactamente veinte años después de su debut discográfico, el trío más popular de América latina tendrá su primer documental (que se editará en DVD en noviembre): "Soda Stereo, una parte de la euforia", la primera edición compartida por los tres integrantes de la banda desde aquel disco en vivo que registró el último concierto, en 1997.

"Cuando Charly y yo nos juntamos a ver el material, sentimos una nostalgia muy fuerte. Vi imágenes de cosas que no recordaba y otras de situaciones que jamás supe que habían sucedido", dice Gustavo Cerati, el único de los tres que continúa grabando y tocando en la actualidad. Cerati asegura que ofrecieron todo el material filmado que tenían cada uno en sus casas para esta producción, a cargo de Cuatro Cabezas y Sony Music: backstages de grabaciones y recitales; pruebas de sonido, ensayos; imágenes de camarines en Perú, México y la Argentina; las giras por América latina; material televisivo nacional e internacional; entrevistas y documentos únicos a los que LA NACION accedió en forma exclusiva.

El documental está separado en cinco capítulos ("1988-1989. El gran paso", "1992-1993. La experimentación", "1983-1987. Camino a la fama", "1990-1991. La consagración" y "1995-1997. La despedida") e incluye seis extras con material de sesiones fotográficas, el making of del video "En la ciudad de la furia" y Cerati hablando sobre sus composiciones, entre otras rarezas.

De la "Sodamanía" al concierto en la avenida 9 de Julio ante más de 100 mil personas; de la grabación de "Dynamo" en la que ya se huele la separación final, al primer Obras, en 1986; del backstage del video de "Cuando pase el temblor", grabado en Tilcara, a la gira del adiós. La historia de Soda Stereo contada por los protagonistas.

¿Lo mejor de estas dos horas de filmaciones? El ojo cínico puesto en situaciones típicas de una época en que todo estaba por hacerse en el rock latinoamericano. Los Soda se ríen de sí mismos y se muestran haciendo playback para niños de 10 años en un programa de la televisión española; o grabando jingles métricamente imposibles para radios y haciendo papelones ante las cámaras, demostrando que aquello que les criticaban era su esencia: la pose fue siempre, nada más y nada menos, que una pose, una actitud. La imagen de Soda Stereo era algo falso, construido por tres jóvenes con devoción por la estética.

Con la producción de Mario Pergolini (que acompañó a la banda en más de una gira por América latina) y Diego Guebel y la dirección de contenido de Ricardo Pichetto, "Una parte de la euforia" abre las puertas más secretas del grupo que revolucionó el rock por estas tierras.

Esos raros peinados viejos

En octubre de 1984 Soda Stereo ya era "la banda nueva en ascenso" y el nombre obligado para las fechas de los bares Einstein, Zero, el Stud o el cabaret Marabú. "En las primeras presentaciones que hicimos nos hicieron firmar un contrato tan leonino como cualquiera -recuerda Cerati-. Horacio Martínez [que descubrió a otros talentos nacionales como Tanguito] nos ofreció grabar nuestro primer disco, pero quería que hiciéramos covers de los años 60, amplificar su propio gusto por esa época new wave. Nosotros estábamos totalmente en contra y la posibilidad de grabar el álbum quedó congelada casi un año, hasta que Federico Moura los convenció."

El cantante de Virus fue el encargado de la producción de "Soda Stereo", el álbum, aquella primera impresión discográfica en tiempos de primavera alfonsinista. "Federico tuvo una labor determinante en los temas y especialmente en la parte vocal -continúa Cerati-. Lo que salía parecía haber pasado por una picadora de carne. Me acuerdo de que no habíamos quedado muy contentos con el resultado final, pero el espíritu estaba ahí, en esos temas como «Mi novia tiene bíceps», «Dietético», «Sobredosis de TV» o en el tema de Daniel Melero «Trátame suavemente»".

Con críticas dispares (para muchos "Soda Stereo" era una oda a la superficialidad), el disco fue el puntapié inicial de una constante evolución sonora que, dos años después, explotaría en los oídos de todo el continente.

Puerta abierta

"Fue una verdadera prueba para nosotros. Estábamos entusiasmados con el ska y con The Police, y al grabar esas canciones que veníamos tocando desde hacía tiempo, nos dimos cuenta de que éramos muy descontrolados en vivo, muy poderosos. Fue muy difícil bajar toda esa energía a un primer disco", concluye el músico que, por estos días, está de gira por España y volverá al país para presentarse en un festival, la semana próxima.

Con tanta nostalgia dando vueltas, el rumor sobre una posible reunión de Soda Stereo se agiganta. Tanto, que la semana pasada un diario chileno aseguró que el trío ya había recibido una propuesta millonaria para grabar un disco y hacer unos cuantos conciertos.

"No hay nada de eso todavía", sostiene Cerati. "Si bien no puedo decir que esa reunión no se hará algún día, estoy seguro de que no será por dinero. Además, seguimos sin vernos. El tema es que personalmente he bajado los decibeles con ese asunto; no me rayo tanto cuando me preguntan. Incluso hago más canciones de Soda en mis shows. De todas formas, a los tres nos han pasado muchas cosas juntos y reconozco que no está bueno estar tan distanciados. Por ahí, en unos años los tres tenemos ganas y nos juntamos. Esa puerta estará siempre abierta."

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?