Suscriptor digital

Impulsa el Estado la creación de una tercera compañía telefónica nacional

Estaría integrada por las cooperativas que actualmente operan en el interior
(0)
29 de octubre de 2004  

"Muchachos, si ustedes no se juntan no van a poder ser competitivos nunca", fueron las palabras con que el secretario de Comunicaciones, Guillermo Moreno, sumó las voluntades de los representantes de las cooperativas telefónicas del país para que avancen en la conformación de una tercera operadora telefónica en el nivel nacional que compita con Telefónica y Telecom.

La inversión necesaria, según algunos números preliminares, para que esté operativa en 2007, sería de 100 millones de dólares.

"El Estado los va a acompañar, pero no somos estatistas, no vamos a participar", dijo Moreno, que precisó que el Ejecutivo ve con buenos ojos una empresa nacional en este mercado. De esta manera, el Poder Ejecutivo impulsa la creación de una tercera operadora telefónica nacional, que talle en un mercado completamente desregulado, al igual que el de combustibles. La asociación no es casual: Moreno es uno de los impulsores de Enarsa, petrolera en la que el Estado tendrá una participación accionaria.

Con las cooperativas

Anteayer, la reunión se desarrolló en el Palacio de Correos, donde funciona la Secretaría de Comunicaciones, desde las 17 hasta las 19. Contó con la presencia de representantes de las federaciones Fecosur, que preside Antonio Roncoroni, y Fecotel, con Juan Carlos Fissore a la cabeza, así como con Marcos Citrynblum, responsable de TelViso, y los presidentes de Telpin, de Pinamar; EPEC, de Córdoba (es eléctrica, pero tiene licencia de telecomunicaciones); Santa Rosa, Tortuguitas y El Calafate, entre otros.

También estaban representantes de Datco, empresa que preside Héctor Martínez. Esta última es una compañía de capitales nacionales que, luego de la crisis del sector de las telecomunicaciones, se alzó con los activos de varias firmas que quedaron en el camino, como Winstar, VeloCom y, más recientemente, Silica Networks. En la nueva empresa también podrían asociarse fabricantes nacionales de equipos.

Los cooperativistas están en conversaciones con la empresa china Huawei, que viene ganando mercado como proveedor en la región, ya que sus equipos son sensiblemente más baratos.

Además, se comprometieron con Moreno a entregarle en dos semanas el proyecto con la nueva figura jurídica con la cual se constituirá la nueva empresa.

El proyecto inicial de las cooperativas define que cada entidad tendrá libertad de acción en cuanto a la elección de proveedores en su zona. También que cada una deberá hacer la inversión necesaria en su área de operaciones. En el nivel nacional se conformará una sociedad madre, que va a estar abierta a otros operadores privados, como podrían ser fabricantes de equipos.

Las cooperativas buscan conformar la empresa en los próximos seis meses, con una expectativa de captar el 10% del mercado celular y el 5% de la telefonía fija.

Existen 350 cooperativas telefónicas que suman 600.000 socios clientes de telefonía básica. Los servicios se complementarían con una licencia para dar telefonía celular, luego que la Comisión de Defensa de la Competencia analice el pedido de fusión entre Unifón y Movicom.

De resultar aprobada esta nueva empresa, debería devolver al Estado 40 megahertz del espectro radioeléctrico, ya que por ley el límite de cada empresa es 50 megahertz y esta tendría 90, y esa porción del espectro iría a las cooperativas.

Moreno también les planteó -y las cooperativas prometieron estudiarlo- integrar la nueva sociedad que brindará servicios satelitales: Arsat, empresa en la que el Estado tendrá un 5 por ciento.

"El clima es de mucho optimismo", manifestó Fissore a LA NACION. Marcos Cytrinblum, presidente de TelViso, dijo: "El movimiento cooperativo siente que hay una oportunidad. Aunque difícil, es posible".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?