Chávez celebró su "victoria gigantesca"

El oficialismo obtuvo 20 de las 22 gobernaciones en juego
(0)
2 de noviembre de 2004  

CARACAS.- El presidente venezolano, Hugo Chávez, celebró ayer lo que llamó una victoria "gigantesca" en las elecciones regionales del domingo, en las que los oficialistas arrasaron en 20 de las 22 gobernaciones y 270 de las 336 alcaldías, según datos preliminares del Consejo Nacional Electoral (CNE). La oposición, sin embargo, cuestionó los resultados en tres provincias clave y llamó a defender sus votos en la calle.

La batalla sigue viva en los estados de Carabobo, Yaracuy y el emblemático Miranda, donde los resultados de los escrutinios están muy reñidos y los detractores de Chávez luchan por no desaparecer del mapa político venezolano. La oposición, de hecho, perdió seis de ocho gobernaciones y aproximadamente el 60 por ciento de las alcaldías que tenía bajo control. Sólo logró arrebatarles a los chavistas el insular Nueva Esparta, que comprende la turística isla Margarita, mientras retuvo el importante estado petrolero de Zulia, en el occidente, así como Chacao, Baruta y El Hatillo, al este de Caracas.

Pedido de paciencia

El CNE, por su parte, pidió "paciencia" a oficialistas y opositores hasta que se presenten los resultados finales, en tanto el ministro de Interior, Jesse Chacón, exhortó a los gobernadores de Miranda, Carabobo y Yaracuy -que desconocieron los resultados preliminares- a admitir su derrota y "respetar" los resultados anunciados por el Consejo.

Chacón condenó los llamados a manifestaciones públicas de opositores, prohibidas hasta que se conozcan los resultados definitivos, aludiendo a la concentración convocada por el gobernador de Carabobo, Henrique Salas, para defender su "victoria" en las regionales.

Chávez, en tanto, se dirigió ayer a una enfervorizada multitud que aguardaba en la madrugada frente a la sede de gobierno, asegurando que "Venezuela cambió para siempre".

"Tuvimos una victoria monumental, gigantesca", proclamó el mandatario, mientras sus partidarios cantaban, sonaban trompetas y lanzaban fuegos artificiales.

De todos modos, el presidente admitió que los niveles de abstención "son preocupantes y están cerca del 50%", aunque acusó a dirigentes opositores de haber estimulado a los disidentes al gobierno a no votar.

"Invito a la oposición a reconocer los resultados y a no cometer el mismo error del 15 de agosto", afirmó Chávez, en referencia al referendo revocatorio que lo confirmó en el poder.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios