Las sospechas tienen premio

Celebrados y controvertidos, los Martín Fierro siguen sin poder desprenderse de su destino plagado de suspicacias, oscuridades y turbulencias
(0)
16 de marzo de 1997  

Vista desde el ángulo del público, la entrega de los premios Martín Fierro es una gran fiesta anual cuya transmisión televisiva merece que hasta el más empecinado cultor del zapping aleje su mano del control remoto por una noche.

Observada desde el otro lado de la pantalla, es una usina de controversias, sospechas y acusaciones cruzadas. Este año, las estatuillas de la Asociación de Periodistas de la Televisión y Radiofonía Argentina (APTRA), correspondientes a las producciones de 1996 se entregarán el próximo 28 de abril y la ceremonia será televisada por canal 13.

Con el anuncio de las ternas de candidatos que se dio a conocer el último lunes, se reavivó la eterna polémica. En diálogo con Manlio Accinelli y Elsa Bragato, vicepresidente y prosecretaria de APTRA, respectivamente, La Nación les trasladó algunas de las inquietudes que, año tras año, siguen poniendo en tela de juicio la credibilidad de los Martín Fierro.

¿Quiénes votan?

El primer punto para separar la sospecha de la certeza, es saber quiénes votan y con qué con qué metodología.

Según el vicepresidente de APTRA, actualmente el padrón de la entidad cuenta con 102 socios de los cuales en esta oportunidad se presentaron a votar 92. Más allá de los números, uno de los cuestionamientos que durante largos años tuvo que padecer la entidad, giraban en torno al hecho de que presuntamente participan en la elección una cantidad de socios que no trabajan como periodistas, que un alto porcentaje de los empadronados son jubilados, que los grandes medios no están representados y que un gran número de votantes son agentes de prensa, es decir, profesionales que trabajan en tareas de promoción de diversos espectáculos con lo cual su objetividad resultaría más que dudosa.

-¿A qué medios representan los 102 socios del padrón?

Accinelli: A medios gráficos, televisión y radio.

-¿Es pública esa nómina?

-Sí, sí. Incluso hay gente que nos pide la nómina para hacer su proselitismo, y se la damos.

-¿Se puede publicar esa nómina?

-Sí. De todos modos, lo que se da es los nombres de las personas y no de los medios en los que trabajan.(Ver en esta edición la nómina de socios entregada por Aptra a La Nación).

-¿Qué requisitos se exijen para poder asociarse a Aptra?

-Accinelli: Dos años de antiguedad dentro de la profesión, específicamente en el tema de espectáculos y el aval de alguien que pueda dar fe de que trabaja y de su idoneidad. Su jefe podría ser, por ejemplo.

-¿En esto no se tiene en cuenta ni la tirada ni la importancia del medio para el que alguien trabaja? ¿Alguien que se desempeña en un canal de cable zonal, por ejemplo, se puede asociar sin problemas?

Bragato: Si tiene una trayectoria ,sí.

-¿Las dos personas que atestiguan tienen que ser socios de Aptra?

Accinelli: Por lo general, sí, la presentación tiene que ser hecha por dos socios de Aptra.

-¿Quién evalúa y con qué criterio la incorporación de un potencial socio?

Accinelli: Lo evalúa la comisión directiva y si nos convencemos de lo que nos dicen, se acepta.

-Trabajar como jefe de prensa, ¿permite acceder al padrón de Aptra?

-Accinelli: En principio no. Pero lo que sucede es que hay periodistas que después, por razones de trabajo, llegan a ser jefes de prensa. Incluso hay quienes en determinado momento ejercen como jefes de prensa pero siguen practicando el periodismo.

-Bragato: Dada la situación económica actual, en la que se cierran muchos medios gráficos y se terminan muchos programas y producciones, hay socios nuestros que tienen necesidad de subsistir y se dedican a hacer prensa. Si hace años que está en Aptra, no podés echarlo.

Se supone que va a tener suficiente capacidad crítica como para emitir un voto honesto. Ahora estamos viviendo esa situación, aunque sabemos que hay algunos socios que no están muy conformes con que haya jefes de prensa. Hay miembros de la comsión directiva de Aptra que hace un año y medio que están sin tragajo. ¿Qué hacemos frente a eso?¿Sacarlo de Aptra?

La hora de las urnas "Los socios no tienen ningún tipo de presión. Hay gente que hace proselitismo:nos mandan videos, cassettes o gacetillas promocionando su trabajo, y eso es normal. Pero en el momento de votar, cada socio hace su propia reflexión. Para eso, nosotros preparamos un ayudamemoria, es decir, que compilamos en una carpeta todo lo que pasó en el año, rubro por rubro, para que el socio recuerde bien", se adelanta Manlio Accinelli, consciente de que hay quienes lanzaron sus diatribas contra el supuesto lobby que algunos interesados realizaban con los miembros de la entidad para tratar de obtener su lugar en las ternas.

Elsa Bragato insiste en la transparencia de las dos votaciones, es decir, aquella de la que surgen las ternas y la definitiva en que se eligen los ganadores de cada rubro. "Los socios vienen a la entidad, reciben planillas en las que están enumerados los rubros y vota en base a sus conocimientos -dice- . Se supone que se trata de un crítico responsable; por eso está en Aptra.Yo suelo decir que es un voto calificado, en el sentido de que nos hacemos responsables de lo que votamos: cada uno firma su voto y, en un sobre cerrado lo deposita en una una urna. Luego ante escribano y la junta revisora de cuentas, se abren los sobres, se hace el recuento de los votos y se dan a conocer las ternas. Otro tanto ocurre para la segunda votación. En el caso final, en lugar de votar en la sede de la entidad, el socio concurrre directamente a la escribanía".

-¿Cómo se resuelve la situación de los socios de Aptra que votan y al mismo tiempo trabajan en programas de radio o de televisión?

-Accinelli:El que trabaja en un determinado tipo de programa, está inhibido de votar en el rubro al que pertenece el programa para el que trabaja.

El color del dinero

En mayo de 1995 desató un escándalo por presuntas irregurlaridades en el manejo financiero de Aptra al punto que terminaron separados de sus cargos la entonces tesorera Nomra Vega y Augusto Conte, quien se despempeñaba como secretario. Cabe preguntarse qué actitud tiene en cuestiones de dinero la nueva comisión directiva.

-¿Qué cuota pagan los socios?

- Accinelli: Es simbólica: 12 pesos por año. Así y todo, exigimos que esté la cuota al día para poder votar.

- Bragato:Es una entidad sin fines de lucro. El dinero de Aptra está para beneficiar al socio. Por eso se ha conseguido, por ejemplo, protección médica. Por primera vez Aptra está cumpliendom, internamente, una función social. Y también para eso fue creada, no sólo para entregar el Martín Fierro.

- Accinelli:Aptra pasó por un período muy conflictivo en el año 95. La entidad estaba manejada por personas que no viene al caso mencionar ya que fueron expulsadas, que hacían de la sociedad una cosa casi propia, a espaldas de todos los demás. Presentaron un descargo interno que no fue admitido y quedaron separados .

- Sabido es que esas dos personas son Norma Vega y Augusto Conte ¿En qué estado está la rendición de cuentas que ellos deben a la entidad?

-Bragato:Eso está en la justicia - Accinelli:La justicia es lenta.

-¿Qué controles de gestión hay actualmente para evitar que todo eso vuelva a suceder?

Accinelli:Ahora se ha puesto en claro todo lo que es la administración. Tenemos un contador que es el encargado de llevar las cuentas y que está siempre en contacto con el tesorero y el protesorero. Ahora, peso que entra, peso que sale, está controlado como se debe. Y ahora los empleados están legalizados. En cualquier momento podemos mostrar los papeles. Tanto, que dentro de un mes va a haber asamblea para presentar el balance del año pasado. Y, el que diga algo en contra, es simplementeporque es contra, no porque tenga razones para hacerlo.

- ¿Es el dinero que obtiene con la televisiación de la ceremonia de entrega de los Martín Fierro el principal ingreso económico de Aptra?

-Accinelli: Sí, exactamente. Este año ha sido bastante importante. Canal 13 pagó 360.000 pesos. Para esta época es mucha plata. El año pasado fueron 255.000.La diferencia es grande, pero evidentemente canal 13 debe haber llegado a la conclusión de que tenía que tener la televisación de la ceremonia.

Accinelli se ubica en el lugar del sentido común y desde allí admite:" Sí, uno dice es mucho dinero". "Pero eso a la larga produce - agrega-. Nos permite cosas como estas:ahora hemos instalado computación con Internet y vamos a tener una página en Internet. Los socios van a tener acceso a Internet".

Si la principal fuente de ingresos de la entidad, tal y como admite su vicepresidente, es el dinero proveniente del canal que televisa la ceremonia, parece natural preguntarse cómo se hace para garantizar la independencia de criterio a la hora de juzgar las producciones de la emisora en cuestión. Este año, sin ir más lejos, entre los programas que aparecen en las ternas, 37 de ellos pertenecen a Canal 13 -el que televisará la ceremonia-, 24 a Telefé, 16 a Canal 9 y 8 y 6 para América y ATC, respectivamente.

"Sin embargo, hubo años en que ganó un canal y la mayor cantidad de nominaciones se la llevó otro- interviene Accinelli- . Además, cuando se anuncia qué canal ganó la licitación, por lo general un 70 por ciento de los socios ya ha votado para las ternas, porque pueden hacerlo el día que quieran a lo largo de tres semanas". En este contexto, presentarse a votar las ternas antes de que se conozca el resultado de la licitación para televisar la ceremonia, queda bajo la exclusiva responsabilidad de los señores socios. Dicho en otros términos, nada impediría que todos, o la gran mayoría, esperara a conocer ese dato para emitir su voto.

De todos modos, en el momento de la votación definitiva para decidir los ganadores, ya es público qué canal va a televisar la ceremonia. Del modo en que el mecanismo está instrumentado, la única garantía de que la emisora que resultó ganadora no correrá con ventaja a la hora de decidir los premios, es apostar a los hombres están más cerca de ser santos que demonios y confiar en ellos.

-¿Cómo se garantiza la transparencia en este sentido?

-Accinelli:¿Quién se puede fijar en algo tan subjetivo como eso?Allí responde la conciencia de cada uno. Nosotros queremos confiar.

En la Argentina actual, habiendo 360.000 dólares en juego, para confiar así, sin más, habría que demostrar previamente que el padrón de Aptra es algo así como la última reserva moral de Occidente.

La lupa puesta en lo que vendrá

Contradicciones: las nominaciones, la formación de las ternas y algunas ausencias notables ya tiñen con el color de la polémica la próxima entrega de los premios.

Contradictoria, insólita, tediosa, atrapante, la televisión argentina reaviva las discuciones en cada nueva edición de los premios Martín Fierro. Y las nominaciones se convierten en asunto de análisis de exegetas, lobbistas y ciudadanos. Después de todo, la TV y la radio son parte de la vida.

Un examen minucioso de las ternas votadas por la Asociación de Periodistas de la Televisión y Radiofonía Argentina (Aptra) permite inferir, en principio, que la programación televisiva del año último exhibió un nivel mediocre en nombres estelares y exiguo en calidad de contenidos.

Entre los nominados de este año hay omisiones curiosas y, por lo menos, una candidatura irrisoria: la de Andrea Frigerio en el rubro actriz cómica. Huelga buscar razones. Su nombre prevocó la reacción de la Asociación Argentina de Actores, la que se entiende justificada.

Hubo ciclos y figuras que debieron ser parte de la gran fiesta de la TV. Ya fuera por la creatividad de su producción, la originalidad de su puesta, la calidad de su conducción o la seriedad de su contenido.

Véanse estos nombres: Mirtha Legrand (canal 9), en el rubro conducción femenina; Jorge Guinzburg, Dady Brieva y el Chino Volpato (canal 13) en el rubro labor cómica; Patricio Contreras (canal 9), en la terna de actor de reparto por su actuación en "Bajamar"; Mario Pergolini, Juan Di Natale y Eduardo de la Puente (América), en conducción masculina.

También hubo ausencias notables en los rubros unitarios/series ("Bajamar"), noticiero ("Telefé noticias", líder del rating en su género) y humorístico("Tres tristes tigres").

Además, la integración de las ternas expulsa nombres indispensables. Por ejemplo: en producción integral, los "Especiales de Alejandro Doria" (Telefé) no fueron de la partida, cuando su factura fue un valioso soporte de su realización.

Otra vez, la falta de una terna destinada a actrices y actores de telenovelas mezcló nombres incompatibles a la hora competir. En el rubro actriz dramática protagonista, el nombre de Esther Goris, protagonista de los unitarios de Doria, se confunde con el de Silvia Montanari, cuya criatura de teleatro en "Alén, lus de luna" no admite comparación posible.

Como no está del todo claro si las ternas se votan con el rating en la mano y el ojo en la pantalla, dado que el voto de los miembros de Aptra es secreto (todos niegan los lobbies, pero que los hay, los hay...), las ausencias no pueden explicarse.

Es cierto que las candidaturas de Alejandro Doria y sus especiales; Luis Brandoni, Ricardo Darín por "Mi cuñado"; Héctor Alterio y Diana Alvarez, por "Alén, luz de luna", y Carlos Santamaría, por "Verdad consecuencia", constituyen mojones dignos de mención. Empero, el puñado de nombres que antecede deviene escaso en el contexto de las 30 ternas para la TV.

En materia radiofónica, resultan bien merecidas las tres candidaturas del ciclo "Bravo 1030" (animación/conducción, programa de interés general y labor en locución) que se emite por Radio Del Plata. Y merece elogiarse la integración del rubro labor periodística con Santo Biasatti, Marcelo Bonelli y Nelson castro.

El nombre del oro

En tren de anticipar nombres para el Martín Fierro de Oro, obtenido en anteriores ediciones por Nicolás Repetto, Mirtha Legrand, Magdalena Ruiz Guiñazú, Antonio Gasalla y Susana Giménez, este año los candidatos aparecen en una difusa nómina.

Si se especula que el Martín Fierro es la fiesta del mundo del espectáculo, el galardón debería recaer en un artista. Entre los candidatos posibles están Héctor Alterio ("Alén , luz de luna"), y Luis Brandoni ("Mi cuñado").

Si se asumiera que los periodistas de Aptra votaron las ternas a comienzos de este convulsionado 1997(asesinato de José Luis Cabezas y amenazas a la prensa) quizás la estatuilla de oro podría quedar en manos de Santo Biasatti o de Nelson Castro.

De las figuras estelares de la TV, sólo una sigue en lista de espera del oro: MarceloTinelli, cuyo ciclo "El show de Videomatch" colideró el rating del año último y está ternado este año, no así su conductor. No es azaroso suponer que lo ganara.

A pesar de las aciagas críticas y las encendidas defensas que se ciernen sobre Aptra, es innegable que los Martín Fierro constituyen el alma de una fiesta de la que habla el país.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?