Suscriptor digital

La aventura de los que llegaron al Polo Sur

Partieron de la Antártida el 28 de noviembre, caminaron 1500 kilómetros y esperan volver a Buenos Aires el 14 de marzo
(0)
7 de enero de 2000  

Después de 39 días de marcha, los siete militares argentinos que partieron el 28 de noviembre último desde la base Belgrano II del Ejército acariciaron la gloria. Llegaron al Polo Sur.

"Lo primero que hicimos fue abrazarnos fuerte y después izamos la bandera argentina en el medio de un desierto blanco", dijo a La Nación el teniente coronel Víctor Figueroa, a cargo de la expedición, desde el punto más austral de nuestro país.

El diálogo con el expedicionario se mantuvo por radio desde la base del Comando Antártico, en Buenos Aires, que lo contactó con una base del extremo austral.

Con voz emocionada, Figueroa relató detalles de la aventura. Que la idea original era recibir el 2000 en el Polo Sur, pero las condiciones climáticas pudieron más y sólo minutos antes de las 20 de anteayer los siete valientes se abrazaron en su lugar de destino.

Ellos son, además de Figueroa, el médico Nicolás Bernardi; los técnicos mecánicos Julio Dobarganes y Daniel Paz; el técnico topógrafo Ramón Celayes; el técnico polar Luis Cataldo y Juan Brusasca, operador de radio. Todos ellos son integrantes del Ejército.

La madrugada del 1º de enero encontró a la expedición a los 86 grados latitud sur. Y se dieron ánimos. Faltaban apenas 448 kilómetros para llegar.

"Y bueno... llegaron vestidos de Reyes Magos", dijo a La Nación , a modo de chiste, el coronel Miguel Perandones, jefe del Comando Antártico del Ejército.

Un gran campo de grietas fue el motivo de la demora. "Por eso a los ocho días de marcha tuvimos que hacer varios kilómetros fuera de la ruta prevista", explicó Figueroa.

Sólo en ese momento, los hombres que caminaron, durmieron y comieron enfundados en trajes de polar temieron el fracaso. Pero no se rindieron: "Seguimos adelante y la noche del 31 comimos pollo relleno, turrones y brindamos con jugo", dijo el teniente Figueroa, en su diálogo radial.

Durante la expedición caminaron un promedio de 50 kilómetros diarios, durmieron apenas seis horas y recorrieron un total de 1500 kilómetros con 14 trineos y 7 motos de nieve.

Soportaron una sensación térmica de hasta 60 grados bajo cero y, anteayer, el Polo Sur los recibió con 35 grados. Bajo cero, claro.

"Para lo que ellos pasaron es un día caluroso", bromeó el teniente coronel Hugo Casela, amparado por el aire acondicionado de su oficina porteña.

La expedición tiene un objetivo científico. "El doctor Bernardi se dedicó no sólo a cuidarnos, sino también a estudiar la capa de ozono y la incidencia y el incremento de la radiación UV en un ámbito extraordinario", dijo Figueroa, a quien le tocó sintetizar la emoción de todos sus compañeros.

Entre otras, la del saludo que recibieron del presidente de la Rúa. Según consta en la grabación, la conversación con el jefe del Estado fue así: "Habla el presidente de la República (...). Mis saludos y felicitaciones para todo su equipo. Es un gran honor hablar con ustedes que en este momento están en el punto más austral de nuestra patria."

"Muchas gracias, señor presidente. Nosotros, como argentinos, nos sentimos muy orgullosos de poder saludarlo desde aquí y de haber podido culminar una excelente campaña..."

El diálogo se realizó a las 8.30 de ayer hora local y a las 2.30 hora del Polo. Los expedicionarios estaban en la base Amundsen Scott y De la Rúa, en la Casa de Gobierno.

Luego se sumaron el saludo del ministro de Defensa, Ricardo López Murphy; el del jefe del Estado Mayor Conjunto, general Juan Carlos Mugnolo, y el del jefe del Ejército, general Ricardo Brinzoni.

Y no era para menos. Desde el 8 de febrero de 1966, cuando el entonces coronel Jorge Edgard Leal llegó al punto más austral del país junto con diez militares, jamás volvió a flamear allí la bandera argentina. Hasta anteayer.

"En 15 días pensamos estar de vuelta en la base Belgrano II y, si todo sale bien, el 14 de marzo estaremos en el puerto de Buenos Aires", aseguró Figueroa, que ya está planificando su regreso.

Aún quedan 1500 kilómetros para recorrer. Pero, según prometió el Presidente, cuando regresen "tendrán el recibimiento que se merecen".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?