El triunfo de un sobreviviente

Niki Lauda
(0)
15 de noviembre de 2004  

1975

Una vida de éxito, aventuras y milagros convirtió a Nikolaus Andreas Lauda en un personaje de dibujos animados que fascinaba a millones de niños asiáticos. "El enmascarado", aquel héroe invencible de las pistas, había sido inspirado en el piloto austríaco de Fórmula 1 Niki Lauda. Tan afamado entonces por sus triunfos automovilísticos como por una tragedia que le desfiguró el rostro, pero que no detuvo sus éxitos.

Con una mayor dosis de audacia que de técnica, Lauda logró su primer título mundial en 1975 al mando de una Ferrari. Al año siguiente, todos esperaban una nueva coronación, pero el 1° de agosto, en Nürburgring, Alemania, su auto chocó contra un muro, rebotó en la pista e impactó a otro piloto antes de incendiarse.

Lauda fue extraído de su vehículo en llamas con graves daños en los pulmones. Cayó en coma y se salvó de milagro.

Menos de cuarenta días después estaba corriendo el Gran Premio de Italia, sobre la pista de Monza. Todavía con problemas en un ojo, resignó el campeonato, que logró por segunda vez en 1977. A fines de 1979 anunció su retiro y se dedicó a la aviación, otra de sus pasiones.

Fundó la compañía Lauda Air, pero enseguida volvió a la Fórmula 1 con McLaren y no se detuvo hasta ganar su tercer campeonato mundial, en 1984. En la siguiente temporada decidió que era la hora del abandono definitivo de la escena deportiva, pero su audacia siguió intacta.

2004

Lauda usa hoy la misma gorra roja que adoptó para cubrir su cabeza después de aquella tragedia con final feliz.

El ex piloto se ha convertido en un exitoso empresario, propietario de la línea aérea Niki, una de las compañías de mayor crecimiento en Europa entre las de bajo costo, cuyos aviones son conducidos en algunas ocasiones por el ex tricampeón mundial.

Recientemente, la empresa Niki adquirió la mayoría accionaria de Aero-Lloyd Austria, con la cual Lauda aumentó su participación en el negocio de la aviación comercial.

Mientras uno de sus hijos, Mathias, de 23 años, se inició este año en las competencias de automovilismo en Fórmula 3000, el mayor, Lukas, de 25 años, trabaja en la expansión de otro emprendimiento del legendario Niki.

Se trata de una empresa de publicidad bajo la forma de alquiler de autos a 1 euro por día y con la obligación de recorrer por lo menos 30 kilómetros con un anuncio. La firma Lauda Motion se inició con 50 pequeños autos en Viena, y Lukas Lauda está a cargo del proyecto en España, donde planea abrir sucursales en Madrid y Barcelona.

Tras haber dirigido durante algunos años el equipo Jaguar de Fórmula 1, Niki Lauda se alejó de los circuitos. Con 55 años, es hoy un crítico de los avances tecnológicos en la máxima categoría del automovilismo. “Hoy en día hasta un mono podría manejar un Fórmula 1”, responde cuando le preguntan si podría ingresar otra vez en un mundo de una sola butaca.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?