Suscriptor digital

Con permiso para divertir

Daniel Gallo
Daniel Gallo LA NACION
Los Pumitas debutaron con una goleada frente a España por 82 a 3; más allá del esperado triunfo ante un flojo rival, resultaron positivos los movimientos veloces y el atrevimiento de un grupo de chicos que invitan a ilusionarse con su juego.
(0)
23 de marzo de 1997  

Poco importa que los españoles pusiesen menos de un gramo en su lado de la balanza. Allá ellos y sus limitaciones. Interesa muchísimo más pensar en la tonelada de rugby con que los Pumitas aplastaron toda duda. Presentación, inmejorable, entonces, para los muchachos argentinos que se lanzaron a defender el título en el Mundial de la FIRA con un lapidario 82 a 3.

Con tranquilidad, concentración y un abrumador peso ofensivo, la versión "97 de un seleccionado siempre ganador regaló refrescantes y continuas ráfagas de buen juego. De talento individual a partir de una determinada doctrina colectiva. Ilusionó no sólo por este campeonato. Alegró para el futuro. Jugaron solos, es cierto. Pero lo hicieron realmente muy bien.

Es que por más débil que fuese el adversario, todo equipo está expuesto a cometer errores hasta en los entrenamientos. Sin embargo en la cancha del SIC se vieron poquísimos desaciertos locales. Para un seleccionado argentino -de cualquier edad- ya es un mérito mayúsculo que no se comentan knock-ons en la sucesión de pases en velocidad. Y eso que los chicos se lanzaron muchas veces. Con decir que anotaron 14 tries...

Podría consignarse un par de cositas -no más- en el debe de los Pumitas (por caso, las cuatro infracciones por empujar antes en el scrum), pero será apropiado entregarles el handicap de mejorarlas en los próximos y duros compromisos. El regocijo visual que propusieron permite detenerse en sus mejores movimientos. Desde esa primera conquista de Alejo Fradua a la última vez que el habilidoso Martín Gaitán apoyó bajo los palos.

Para ilusionarse

¿Será para tanto elogio? Bueno, que se saquen conclusiones. Primer acercamiento a este conjunto que dirigen Raúl Sanz y Juan Benzi: los forwards manejan la pelota como tres cuartos y los backs la protegen como delanteros. Resultó emocionante ver a Martín Murgier o Santiago van der Ghote formar un maul, impidiendo así que los sacasen al touch. Y no fue una circunstancia aislada. Fue por convencimiento. Alegría mayor cuandoFernando Cané Herrera y Juan Sabatte cubrieron la cancha y resolvieron como winger y fullback. Encima, también cumplen con sus funciones específicas.

Campoamor no sólo estudio el abecé del fullback, sino que también leyó unos cuantos libros. Imparable el N° 15 de La Plata. Decisivo para contraatacar. Cuando se junto con Van der Ghote y Gaitán desparramaron a los pobres españoles. Para pesar de los europeos, por esas filtraciones se metieron el fornido Alejandro Galli y los rápidos y atentos Javier Belloto y Simón Bofelli. Conexión perfecta entre la tercera línea y los tres cuartos. Un sueño argentino que por un día fue realidad.

Tremenda talla de los cinco de adelante. Disciplinados en los lines y reagrupamientos. Determinantes para desgastar con el scrum, pese a que recibieron penas por su fogosa ansiedad. Con manos hábiles y piernas veloces, como lo demostró la corrida solitaria de Isaac Lazcano Miranda antes de servirle el try de Andrés Querol, un medioscrum al que le gusta atacar y definir. Ingresó en el segundo tiempo y se metió tres veces en el ingoal visitante.

Recambio y variantes

La entrada del muchacho de Belgrano demostró que, en caso de necesidad, existe un buen recambio. También lo hizo la aparición de Guillermo De Aro, quien apenas se paró provocó que se hablase de él. No es para menos, un segunda línea de 2,02m de 18 años y respetable armadura alimenta esperanzas. Jugó poco, pero su contribución fue un line robado en defensa que terminó en el try de despedida.

Con las facilidades que encontraron, los Pumitas probaron toda variante estudiada. Aunque no siempre salieron, quedó en claro la utilidad del tiempo en gira y convivencia. Un punto flojo -alguno tenían que tener- fue la patada de Gerónimo Mesón.Portador de un apellido goleador, el tucumano no tuvo la puntería que se hubiese necesitado -y se requerirá seguro- en un partido parejo. Por ahora no es para preocuparse, porque se cuenta con un ataque capaz de remediar los pocos puntos sumados con el pie.

La gente no se equivoca

Pasó el debut y los pibes superaron los objetivos.Por primera vez ante su gente. Fue un paso pequeño en un torneo que recien empieza. Fue un tranco grande si uno se ensueña con lo que vendrá, no sólo en esta semana mundialista.

Llegará ya el turno de Italia, el miércoles próximo. Será otra historia. Pero vale quedarse con esa postal de los Pumitas y el público unidos en la cancha. Alguien dijo que la gente es sabia y no se equivoca cuando elige. Habrá que darle la razón al veredicto de los aplausos.

En busca del campeón

Jornada decisiva en Hong Kong; los Pumas fueron segundos en su zona y competirán por la Copa de Plata.

HONG KONG.- Mientras los favoritos mantenían el paso firme, la Argentina, que venció a Marruecos por 33 a 7 y cayó ante Western Samoa por 28 a 12, quedó limitada a luchar por la Copa de Plata, trofeo reservado para los seleccionados ubicados en un segundo nivel (entre el 9º y el 16º puesto) del II Mundial de seven que se realiza en esta ciudad.

El próximo rival de los Pumas será Hong Kong, partido por los cuartos de final que se disputaba en la madrugada de hoy. En el caso de triunfar en el difícil encuentro frente a los locales, el conjunto nacional afrontará las semifinales ante el ganador del match Escocia-Rumania; en cambio, si sufre una derrota ante Hong Kong, la Argentina estará eliminada (retrocedería ostensiblemente respecto del noveno puesto obtenido en el Mundial anterior, en Escocia).

Una nota coreana

La nota de la segunda jornada la aportó Corea del Sur, que se clasificó entre los ocho primeros al empatar con España 12 a 12 y superar a Zimbabwe por 21 a 10, resultados que le permitieron aventajar a los españoles por mejor differencia de tantos (+11 contra +7 de los europeos).

Lo demás se mantuvo dentro de la lógico y por eso, el cuadro de los cuartos de final de la Melrose Cup -el título en juego más importante- incluye los siguientes duelos: Fidji v. Corea del Sur, Inglaterra (defensor del título logrado en 1993, en Edimburgo) v. Western Samoa, Sudáfrica v. Francia y Nueva Zelanda Australia.

El verdugo de siempre

Después del sencillo compromiso ante Marruecos (la presión, la recuuperación y la capacidad de remate fueron las claves del 33 a 7 a favor), a la Argentina le tocó toparse con Western Samoa, el eterno verdugo de los Pumas en los mundiales de 15 hombres.

Y poco y nada hicieron frente a un rival que, sin exigirse al máximo, fue estirando diferencias con el simple método de no perdonar los innumerables errores de los argentinos.

Ni el try de Phelan ni la conquista de Garicoche sirvieron para atenuar la sensación de superioridad de los samoanos que, como siempre, tacklearon duro (con y sin pelota, y generalmente arriba) y rápidamente respondió ante un equipo blanquiceleste totalmente desarmado.

La recurrente falta de explosión, la ausencia de un jugador que cambie la velocidad de la maniobra y las fallas de manejo bajo presión configuraron un handicap demasiado alto, que se pagó con una derrota que alejó a la Argentina de los puestos de vanguardia en este Mundial.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?