Suscriptor digital

Pumitas: Francia, en versión diet

Daniel Gallo
Daniel Gallo LA NACION
(0)
25 de marzo de 1997  

Por más que ocho tries y 60 puntos a cero suene a presentación contundente, por la cancha de San Martín los únicos que tomaron un poquito de champagne fueron los que se acercaron al club house, porque el efervescente rugby que sale de cada poro francés cambió por un juego diet. Con gustito a gaseosa en lata.Bien envasada y nada más. Suficiente para completar un saludable debut frente a Uruguay. Para saciarse con un triunfo sin hincharse demasiado, sin embriagar a nadie con virtuosismo o coordinación.

Sirvió para que Francia se mostrase en el Mundial juvenil de la FIRA. Para que revelado parte del secreto de los clásicos rivales de los Pumitas, la primera impresión alejase miedos. Porque los franceses ganaron sin escaparse del barullo propuesto por un Uruguay limitado en talla y destreza. Se impusieron fácil, es cierto. Pero no resolvieron una pregunta: ¿cómo evitar las distracciones cuando se juega sólo?

Vale aquí analizar a Francia con parámetros similares a los utilizados con los Pumitas. También los argentinos debutaron sin rival -España no lo fue, en serio-, pero en su caso quedaron interesantísimos movimientos. Surgieron individualidades. Todo lo opuesto a lo que exhibió Francia, el mayor acumulador de copas en los Sub 19.

Buen porte tienen estos chicos. Pero de tanto énfasis puesto en la disciplina del gimnasio, se olvidaron del manejo de pelota. La principal característica de los jugadores con el gallito en el pecho parece demorada en la aduana. Y empecemos con algunos nombres.

Interesante por prepotencia y largo tranco el winger Sebastien Kuzbik (1,86m, 85 kg y dos tries ayer) marca diferencias cuando corre por la izquierda. Es un ariete casi desperdiciado. Jamás se lo vio por otro camino que las cercanías de su touch. Si lo mandasen como lanza por el centro -por ahora, una posición inservible para ellos-, sería temible.

Salvándose del caos por su propio orden, fue importante el trabajo de Benoit Sezequel (ala de Dax;1,83 y 90 kg), que vivió con la pelota pegada, sin detenerse a pensar que tal vez la tenía un rival...Tackle firme y primera puntada es lo que ofrece un muchacho al que habrá que mirar.

En el repaso de condiciones, se anotan con buenas calificaciones el hooker Oliver Terryn y el fullback Julien Laharrague, que insinuó mucho más de lo que su displicencia le permitió concretar.

La libreta de apuntes registró esos cuatro nombres. Y otras consideraciones generales. Por caso, que se liberó de presión al apertura -dio lo mismo que fuese Romain Teulet o Sylvain Penche- trasladando la responsabilidad de armado a Patrick Bosque, pero el primer centro jugó realmente mal. Punto también por tener en cuenta es la manía por cerrarse, por resolver cortito entre los forwards. Con los uruguayos no tuvieron problemas para desparramarlos, aunque la percusión permanente tuvo fisuras por falta de control. Su pack es duro. No intimidante.

Este modelo livianito francés no está en el camino inmediato de los Pumitas. Sólo la llegada de ambos a la final repetiría un duelo con historia. Quizá, Francia se guarda el champagne para esa ocasión. Pero será mejor que lo descorchen rápido, antes de que se les termine la fiesta...

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?