Suscriptor digital

La Avenida de Mayo recupera su brillo

Había sido una promesa del jefe de gobierno, Aníbal Ibarra, durante su campaña; edificios históricos serán puestos a punto
Alejandra Rey
(0)
28 de noviembre de 2004  

Es melancólicamente dulce. Decadente. Machista. Sus trasnoches fueron memorables y el desfile de políticos, militantes, presidentes, buscavidas, chantas y señoras con ganas de beber el té de las cinco de la tarde en la confitería El Molino, son algunos detalles de su larguísima historia.

¿Melancólica? Sí, cuando el atardecer estalla sobre la cúpula del Congreso. ¿Machista? Sí: nunca, en toda su historia, hasta hace unos meses, hubo un local con ropa femenina, según contó Silvia Fajre, subsecretaria de Patrimonio Cultural. ¿Decadente? Sí, cuando la madrugada se hacía difícil y la memoria traicionaba.

Como todo en el país, la Avenida de Mayo se vino abajo. Lentamente, al principio, y con estrépito después, cuando la crisis se hizo fuerte en la ciudad y desmoronó todo.

Entonces, el jefe de gobierno de la ciudad, Aníbal Ibarra, prometió durante su campaña que la Avenida de Mayo volvería a tener esplendor. Y comenzó con la séptima edición de la muestra Estudio Abierto. Y va a seguir con una refacción integral de la avenida para rescatar lo más bello.

Refacción de frentes

"Hasta el momento, se hicieron varias cosas -dijo a LA NACION, Gustavo López, secretario de Cultura de la ciudad-. Hemos asesorado en forma gratuita para la refacción de frentes de edificios, se hizo un concurso de vidrieras y se trabajó con los hoteles para que mejoraran los edificios."

El hotel Castelar fue uno de los primeros en ser refaccionado y luego le siguió el hotel Majestic, en Avenida de Mayo 1317, que hoy ocupa la AFIP; el edificio de la Confitería London City, en el 599 de la avenida, que tendrá su cúpula iluminada en breve y que apadrina IRSA; el Palacio Vera, en el N° 767 y bajo la supervisión de Petrobras; el Palacio Ortiz Basualdo, frente al anterior y apadrinado por Tersuave; el edificio del 799, que el hotel Intercontinental quiere ver hermoso e iluminado, y el de avenida de Mayo 881, patrocinado por Osram.

"Cultura tiene un presupuesto de 4.500.000 pesos, de los cuales 800.000 por año son para patrimonio. En tanto, Desarrollo Económico tiene una línea de créditos de 100.000 al 6% anual de interés para la reparación de fachadas, y estamos cerrando un fondo rotatorio de 50.000 euros, a tasa cero, también para fachadas. Los españoles están interesados", dijo López.

El funcionario jura que para marzo próximo habrá ocho cúpulas iluminadas y el ciento por ciento de los locales ocupados -la desocupación llegó casi al 70% durante la crisis de 2001-, aunque reconoce que la tienda femenina que se abrió, al 1377 de la avenida, debió cerrar sus puertas.

Falta, y ésa es una promesa que el gobierno local se apresta a cumplir, la reparación de las veredas, desde la Plaza de Mayo hasta la Plaza del Congreso. "El 14 de diciembre se presentan las ofertas y se necesitará 1.679.000 de pesos". Otro de los edificios que fue rescatado fue el bar Los 33 Billares.

Otro funcionario, que prefirió el anonimato, dijo a LA NACION que la empresa IRSA se mostró interesada en la reparación de otras fachadas, especialmente en la confitería El Molino, cuyo dueño, Edgardo Roccatagliatta pasó de vender todo a rescatarla en forma integral. "Si eso ocurre, lo vamos a ayudar", dijo el funcionario.

"En toda la ciudad -amplió Fajre- 87 edificios pidieron subsidios, dos de los cuales están en la Avenida de Mayo: el San Luis y la obra inconclusa que está al lado del teatro Avenida. El hotel Ritz también está en proceso de recuperación". Fajre dijo que habrá, en los próximos días, un concurso de vidrieras navideñas y la colocación, el año próximo, de veredas con un diseño de baldosas graníticas en blanco y negro, idénticas a las de la vereda de la Casa de la Cultura, que no es otro que el edificio donde estuvo el diario La Prensa.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?