Ford se quedó con el 1-2: Silva subcampeón

El chaqueño, tercero en la carrera, obtuvo el número 2; el mejor Chevrolet fue el de Ledesma, cuarto
(0)
29 de noviembre de 2004  

RIO GALLEGOS.- Contrastes de un curioso podio. Por un lado estaba Norberto Fontana, celebrando su tercer triunfo y convirtiéndose en el piloto más ganador del año en el Turismo Carretera. A su lado, Juan Manuel Silva, que este año no ganó en la popular categoría (tampoco lo hizo en el TC 2000), pero sin embargo festejaba el subcampeonato.

"Fue una carrera tranquila. La pelea con Ledesma finalizó cuando me di cuenta de que, por la lucha, se nos acercaba Sinelli y eso me iba a complicar. De ahí en más, pensé en llegar tercero y lograr el subcampeonato. Logramos el objetivo que vinimos a buscar y por eso felicito a todo mi equipo, por el auto que me dio durante toda la temporada", comentó Silva en la conferencia de prensa.

"Estoy muy contento por el 1-2 que logramos para Ford. Al título que logró el Gurí Martínez me sumo yo con el subcampeonato. En términos generales, estamos muy conformes. Con un equipo que se hizo con sacrificio, peleamos hasta donde pudimos el certamen y, tras la definición en La Plata, la meta siguiente era el número 2. Y acá estamos, festejándolo", agregó el piloto chaqueño.

Delante de Silva llegó Christian Ledesma con su Chevrolet. El marplatense también peleaba por el subcampeonato, pero no le alcanzó: "Sabía que no dependía sólo de mi rendimiento. Tenía que esperar otros resultados para mantener el número 2 en mi coche. No se dio, pero no me afecta. Tuvimos un muy buen año, con destacadas actuaciones, y finalmente terminé como el mejor representante de la marca en el campeonato". El campeón del TC 2000, también con Chevrolet, terminó en la cuarta posición del campeonato.

El flamante número 1 del Turismo Carretera, Omar Martínez, vivió un fin de semana distendido. Con la corona asegurada en La Plata, el entrerriano demostró su algarabía. Primero el sábado, cuando ganó la pole position. Después, el mismo día de la carrera, dispuesto a celebrar en todo momento su conquista y casi despreocupado de la carrera.

Por supuesto que cuando el semáforo dio rienda suelta a la velocidad, el campeón, con mucho oficio, aprovechó el dibujo de una pista angosta para defender su posición. Finalmente llegó quinto.

Río Gallegos no le traía buenos recuerdos. En la temporada 2001, el 2 de diciembre, en la última fecha perdió el campeonato cuando había llegado hasta aquí con 15 puntos de ventaja. En 2003, había largado primero y marchaba adelante hasta que una pérdida de aceite lo marginó de la prueba.

Sergio Alaux, otro proyecto argentino que no logró concretar sus sueños en el automovilismo internacional a comienzos de los años 90, se destacó con el cuarto puesto con su Chevrolet: "Estoy muy contento por esta actuación. Da mucha fuerza para arrancar la temporada próxima", comentó.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?