Ponce de León: ganador y subcampeón

Con un ritmo contundente, el juninense y su Ford Focus brillaron bajo la lluvia
Roberto Berasategui
(0)
6 de diciembre de 2004  

MAR DEL PLATA.- Hay distintas formas de llegar a los logros. Una misma conquista puede dejar diversos sabores. Y muchas veces, esa sensación es más importante que el objetivo cumplido. Con el certamen defrinido en favor de Christian Ledesma (Chevrolet), el subcampeonato se presentaba como la gran atracción de la última fecha del Turismo Competición 2000 en el autódromo de la ciudad balnearia, donde el flamante monarca celebró en su casa, ante su gente.

Había varios candidatos para el segundo puesto en el torneo. Uno de ellos, finalmente el subcampeón, salió con furia, pero fue certero. Agresivo, pero cuidadoso. A fondo, pero dosificando la potencia sobre la húmeda pista que por momentos se anegó por la tormenta. Gabriel Ponce de León se despidió del N°1 de la mejor forma. Largó desde el sexto puesto con su Ford Focus oficial y ganó con una diferencia notable, inusitada para una categoría tan competitiva.

Ponce de León superó rivales con suma facilidad, aunque no lo hizo de manera alocada. Aguardó los momentos y los sectores adecuados. Apeló a su experiencia para esperar y ejecutar. Rápidamente fue segundo, tras superar a Fabián Yannantuoni (Honda) y a Nicolás Vuyovich (Toyota). Dejó atrás a Oscar Fineschi (Honda) y no tuvo piedad con Juan Manuel Silva (Honda). Sin pausa, pero sin prisa, se mantuvo detrás del líder, Emiliano Spataro (Chevrolet Astra) desde la cuarta vuelta y esperó. Sabía que en una hora de carrera, el momento iba a llegar. Y así fue. En el giro 26, el Astra se corrió hacia la izquierda en una curva hacia el otro sentido y Ponce de León, sin miramientos, capturó el primer lugar. Para demostrar la contundencia de su auto, en cuatro vueltas logró un handicap de siete segundos.

"No pensé que iba a ganar. Tuve un auto contundente, pero no pensé que era para tanto. El equipo me entregó una máquina sensacional, muy estable bajo la lluvia. Por supuesto que siempre es doloroso dejar el N°1, pero es muy importante lograr el subcampeonato", comentó Ponce de León, que en las últimas horas confirmó su continuidad en el equipo Berta Motorsport por séptima temporada consecutiva.

En medio de equipos poderosos y oficiales, el protagonismo, al margen del vencedor, fue para dos pilotos con características distintas, pero con un común denominador: el esfuerzo privado. Emiliano Spataro (2°), ratificó sus condiciones y aprovechó al máximo el auto del team DTA. El último escalón del podio fue como una victoria para Oscar Fineschi, que después de tantos infortunios, cerró el año con un resultado muy festejado por el piloto de Quilmes, que después de varias temporadas en Villa Carlos Paz regresará al conurbano bonaerense para atender dos de los cuatro autos que están en su poder.

Ponce de León se fue feliz de Mar del Plata. Logró el subcampeonato y confirmó su continuidad en "el mejor equipo", según el ahora ex campeón, que recordará 2004 por su pelea con Juan María Traverso, las desclasificaciones y sus victorias espectaculares.

Pero entre tantos altibajos, la despedida de año lo encuentra en un punto alto de su rendimiento. Y eso es para celebrar.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?