Decidieron cerrar el basurero de Gastre y temen la privatización

Energía Atómica resolvió desactivar los estudios en la Sierra del Medio
(0)
30 de marzo de 1997  

RAWSON.- El basurero de Gastre, fue desactivado oficialmente por el directorio de la Comisión Nacional de Energía Atómica.

Pensado - a comienzos de los años 80- del tamaño de un tanque australiano, se lo utilizó para depositar 150 toneladas de residuos nucleares de alta actividad de las centrales argentinas Mediante la resolución 02/97 y basando la decisión en los contenidos de un expediente de la CNEA , se instruyó paralelamente a la gerencia administrativa del organismo a recuperar o ceder los bienes que tiene en la localidad chubutense de Gastre.

La construcción del controvertido repositorio llevó inclusive a una caravana de protesta que recorrió los 400 kilómetros en el invierno pasado en repudio a su instalación.

"Los pobladores de Gastre han recibido muy bien la noticia porque es la confirmación de que en la Sierra del Medio no se va a construir un basurero nuclear", sostuvo Héctor Rubén Paira, titular de la junta vecinal de la pequeña localidad, quien además dijo creer que la decisión "es uno de los efectos de la permanente movilización y, en especial, la del año pasado".

No obstante el rechazo al proyecto, la principal autoridad en Gastre destacó las buenas relaciones entre la CNEA y la comunidad con sus instituciones.

Por su parte, el licenciado Aldo Benítez, a cargo de la regional patagónica de la comisión en Trelew afirmó que la resolución del directorio que desactiva los estudios de prefactibilidad de un repositorio nuclear de residuos de alta actividad "no es ninguna sorpresa", por cuento "desde 1985 a la fecha no se hizo nada más en Gastre".

Paralizado doce años

El profesional interpretó que la decisión tomada "es una señal más clara porque parece que no nos creen cuando decimos que el proyecto está paralizado desde entonces, piensan que somos mentirosos".

Si bien la difusión de la resolución cayó bien entre los chubutenses, aunque se supo en momentos en que el basurero nuclear tenía bajo perfil entre las preocupaciones de la gente, desde El Bolsón, Río Negro, el titular de la Sociedad Ecológica Regional, Roberto Rodríguez Pombo, mostró escepticismo.

"Antes de este anuncio, la propia CNEA había dicho reiteradas veces que el basurero estaba desactivado. ¿Por qué debería de ser cierto ahora?", se preguntó.

Temor por la privatización

Para Rodríguez Pombo continúa la inseguridad y la desprotección porque la privatización de las centrales nucleares hará perder el control directo de la Comisión Nacional de Energía Atómica.

El emplazamiento del basurero nuclear en Gastre surgió del estudio en 198 sitios posibles, uno de ellos es el de Sierra del Medio, poseedora de un batolito granítico (roca formada en la corteza terrestre y que nunca salió a la superficie para formarse) de veintiocho kilómetros de largo y ocho kilómetros de ancho, en el que había que localizar menos de un kilómetro cuadrado para sepultar setenta y cinco metros cúbicos de residuos radiactivos al menos por diez mil años y envasados en una matriz vítrea fundida en un recipiente de acero inoxidable, cubierto de plomo para defenderse de la corrosión.

Si los planes originales se hubiesen cumplido al pie de la letra, por estos días debería estar en construcción un laboratorio subterráneo a mil metros debajo de la tierra. Los estudios llegaron a ocupar cuarenta y siete tomos.

Trepando la Sierra del Medio en mayo de 1996, el presidente de la CNEA, licenciado Eduardo Santos, le dijo -casi premonitorio- :"Podremos proponer la solución técnica más brillante a los residuos nucleares, pero si la opinión pública no la acepta, aún cuando tengamos el marco legal, es imposible llevarla adelante."y agregó:"Algún día el país tendrá que hacer un tratamiento a sus residuos radiactivos. Gastre fue un estudio. Algún día una generación futura tendrá que tomar la decisión del lugar y la tecnología".

Osvaldo Castro Ruiz

Anularon el permiso para explotar lengas

La organización ambientalista no gubernamental Greenpeace calificó de histórico al fallo de la Corte Suprema de Chile que anula la autorización otorgada por la Comisión Nacional de Medio Ambiente (Conama) para llevar adelante el megaproyecto privado que preveía la explotación de 250 mil hectáreas de lengas en Tierra del Fuego, en la XII región chilena.

El proyecto, denominado Río Cóndor, pertenece a la empresa Forestal Trillium, que bajo el nombre de Bayside Ltd. -Lenga Patagonia comenzará a explotar la especie en la Argentina. La intención es comercializar molduras, paneles, pisos, placas y madera para muebles finos de la obtenida del Notophagus pumilia, una especie de árbol que solamente crece en esa región.

Juntos y con fuerza

La entidad, que con otras veinte integra una coalición que se opone al proyecto fueguino, señaló que la resolución constituye una contundente victoria de los ambientalistas del país vecino, que lucharon desde el comienzo del proyecto para desactivarlo, aunque la empresa norteamericana con base en Seattle, Washington, lo ajustó varias veces para cumplir con algunos requerimientos.

Emiliano Ezcurra, responsable del área de biodiversidad en Greenpeace Cono Sur, puntualizó en defensa de la especie que "se trata de un ecosistema frágil y único en el planeta, desconocido científicamente y que no está debidamente protegido".

La Fundación Fines, la Asociación Flora y Fauna Pehuén y Finis Terrae, junto con Greenpeace, formaron la Coalición de Entidades Ambientalistas en Defensa del Bosque Nativo de Tierra del Fuego, cuyo objetivo es garantizar la estabilidad del ecosistema en torno del bosque de lengas.

Greenpeace Cono Sur envió al presidente de la Corte Suprema chilena una carta en la que expresa su beneplácito frente a la decisión tomada, "cuyo espíritu refuerza los principios de desarrollo sustentable y asegura a las futuras generaciones el goce del bosque subantártico".

Un inglés donó campos a Misiones para realizar una reserva de biosfera

Parque provincial: Terry Moore, un homeópata inglés de 50 años, cedió a la gobernación de la provincia 3796 hectáreas de monte misionero con el fin de que el área sea preservada.

POSADAS.-Un médico inglés donó 3796 hectáreas de monte misionero al Estado, adquiridas con gran sacrificio, bajo la condición de que las mismas se mantengan sin alteración alguna.

Se trata de Terry Moore, de 50 años y de profesión médico homeópata, casado y sin hijos.

El médico reside actualmente en Londres. Allá tomó contacto con el ecologista argentino Adrián Roldán, quien le interesó acerca de la flora y la fauna que todavía se conserva dentro de porciones de la selva paranaense.

Moore, que fundó e integra varias entidades preocupadas por la preservación de especies animales en vías de extinción en todo el mundo, consiguió el aporte de otros compatriotas suyos, hipotecó su casa y adquirió en 530 mil dólares el predio situado en el departamento San Pedro, cerca del paraje Piñalito, zona de agreste belleza donde los cerros llegan hasta 700 metros de altura.

Cuando la visitó recientemente, acompañado de Pamela Colcombet, otra apasionada ecologista que vive en Eldorado y es integrante de la Fundación Vida Silvestre, el inglés lloró de emoción.

Primero transitaron por la ruta provincial 17, pavimentada, pero luego tuvieron que caminar 24 kilómetros por senderos de tierra hasta la cima de una serranía desde donde se divisa la abigarrada vegetación.

Al retornar a Posadas, el doctor Moore procedió a donar su flamante propiedad (adquirida a la maderera Oviedo) al Ministerio de Ecología misionero, al efecto de destinarla a una nueva reserva, quedándose solamente con tres hectáreas: "Allí construiré alguna vez -comentó- mi propia casa para quedarme definitivamente, donde se respira aire puro y los arroyos aún se mantienen incontaminados".

Desde la capital de Inglaterra, a través de organizaciones como The Earth, Cat Survival Trust, The Mission Rain Forest Foundation y otras, se halla ahora abocado a informar en torno de los que está ocurriendo en esta parte de América del Sur, en tareas de concientización con acceso vía Internet y en espacios cedidos por la cadena BBC, con fines educativos.

Una zona virgen

Se propuso asimismo obtener más recursos que permitan ampliar la Reserva de Biosfera de Misiones, de 300 mil hectáreas y que comprende propiedades fiscales y privadas, que podría dañarse en la medida en que prosiga la tala indiscriminada de los bosques.

La idea de Terry Moore es la de incluir a Misiones dentro de las rutas de turismo mundial, ya que considera que esta provincia constituye una zona virgen muy poco conocida.

Sin embargo, la donación no está exclusivamente relacionada con la promoción turística, sino que al homeópata le preocupa seriamente la cantidad de intrusos que llegan hasta la reserva. De esta forma, si los terrenos se transformaran en un parque provincial, la policía podría instrumentar un servicio de vigilancia.

Cabe recordar que el año pasado la familia japonesa Oda, que vive en Tokio, también invirtió en tierras de esta provincia al efecto de albergar a la harpía, una enorme ave rapaz de la selva nativa que está en peligro de extinción, al igual que los felinos que preocupan al médico Moore, quien no disimula para nada su enamoramiento del paisaje misionero.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?