Mujer de hierro: Bordalejo, un emblema

Con buenas marcas, es una de las precursoras del decatlón en América del Sur
(0)
6 de diciembre de 2004  

El reconocimiento oficial de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) para el decatlón femenino a partir del año próximo -que fue experimental en esta temporada-, coloca a la mujer en un plano de igualdad con el hombre. Es una realidad que no contempló Pierre de Fredi, barón de Coubertin, precursor de los Juegos Olímpicos de la época moderna.

Lo concreto es que por primera vez se llevó a cabo en América del Sur la experiencia del decatlón femenino. La cita fue en Rosario, donde tomó impulso esta agotadora prueba combinada en dos jornadas. Y allí se presentaron dos heptatletas: Andrea Viviana Bordalejo, de Pinamar, y Alejandra Llorente, de Mar del Plata, que subieron al podio en ese orden, luego de que acumularan 6570 puntos y 5751, respectivamente.

Es auspicioso lo de Bordalejo, de 27 años, 1m71 y 60 kilos, conducida por el técnico Froilán Casablanca: quedó sexta en el ranking mundial de esta temporada, mientras que Llorente figurará 11a. La IAAF homologará las marcas en nivel mundial a principios de 2005 y ubicará al tope de las posiciones a la francesa Marie Collonville, con los 8150 puntos cosechados el 26 de septiembre último, en Talence, Francia. Así, Bordalejo será recordwoman sudamericana. Pero es interesante observar las diferencias entre una y otra, como se detalla en el cuadro de abajo. Vale apuntar que los registros de Collonville se calcularon en centésimas (control electrónico), mientras que los de Bordalejo, en décimas (control manual).

Andrea es una enamorada del atletismo, actividad que practica desde los 11 años. "Nací en General Madariaga, pero a los 4 años mi familia se trasladó a Pinamar y allí crecí y comencé en el deporte", aclara.

La pinamarense por adopción, ahora radicada en Mar del Plata, vive el momento: "Tengo 4940 puntos en heptatlón (novena marca argentina all time y segunda de la temporada) y eso me animó a incursionar en el decatlón. Fue duro. El objetivo era, primero, finalizar y segunda y sacar la mayor cantidad de puntos posibles".

Según su análisis, debe mejorar en las pruebas de jabalina, bala, salto en alto y en los 1500 metros. "Espero, con eso, llegar a 6800 puntos para el Sudamericano de 2005", señala. Y agrega: "Tuve una impasse en la actividad de los 11 a los 17 años, pero volví con más fuerzas. Las pruebas que más me gustan son el salto en largo y las vallas, aunque en el decatlón no hay que fallar en ninguna".

Próxima a recibirse de profesora de educación física, Andrea combina sus quehaceres de ama de casa con su condición de ser la atleta más completa de América del Sur, sobre la base del esfuerzo.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?