Suscriptor digital

El cumpleaños de un pueblo de tradición francesa

El mismo día se celebró la Fiesta de la Omelette Gigante, originaria de Francia
(0)
11 de diciembre de 2004  

PIGÜE.- La ciudad de Pigüé (partido de Saavedra), primera colonia francesa en el país, que nació en 1884 con la llegada de 40 familias, cumplió 120 años de vida el 4 de este mes, en un marco festivo que perduró por varias jornadas.

El viernes 3, con la celebración de Fundación para la Sanidad de las Naciones, la inauguración de la muestra anual de asistencias técnicas de porcelanas frías, la exposición de cocina; y sobre la noche, la cena de las colectividades, se dió inicio a las jornadas de festejo "Los 120 años de Pigüé".

El sábado, ya desde muy temprano, más de mil vecinos se dieron cita en el mástil del centro de la ciudad, donde las autoridades y representantes de las colectividades homenajearon a Clemente Cabanettes, Francisco Issaly y Eduardo Casey, los tres pioneros fundadores.

Por la tarde, las autoridades instituyeron el nombre de Timoteo García Zorroza a una de las plazas barriales de la ciudad.

Trasladado el centro de los acontecimientos festivos al Parque Municipal Fortunato Chiappara, el desfile de centros criollos de la zona y carruajes con las postulantes a "Señoritas Pigüé" fueron atrayendo público de todas las edades, que se multiplicó en el transcurrir de la tarde, cuando actuaron en el escenario mayor el grupo de tango Volpe y Nora Roca, y sobre el final, el cantante Abel Pintos.

La fiesta continúo en el Club Independiente con el "Baile Aniversario".

En el cierre de los actos, la "Cofradía mundial de los caballeros de la omelette gigante en Pigüé" reunió unas 10.000 personas en el parque municipal, incluyendo más de 2000 turistas de distintos puntos de la provincia.

En la media tarde, los turistas fueron invitados a excursiones en la ciudad y sus alrededores, hasta rodear el valle de la doble cadena de Cura Malal. De regreso, se pudo apreciar un desfile de instituciones locales y posteriormente, la elección de la "Señorita Pigüé 2004-2005", que culminó con aplausos y fuegos artificiales.

Raíces indias y francesas

Enclavado en los antiguos dominios del cacique Calfucurá, este pueblo que hacia el 1900 contaba con 2000 habitantes, creció a un ritmo sorprendente.

Su nombre, Pi-Hue, deriva del idioma mapuche y significa "lugar de reunión o parlamento". Tal denominación se escogió porque en estas tierras se libró la batalla de Pihué (15 y 16 de febrero de 1858), en la que se enfrentó la vanguardia de la última línea de fortín, a cargo del coronel Nicolás Granada, contra indígenas comandados por los cacicazgos que respondían al cacique Juan Calfucurá.

La corrientes inmigratorias se destacaron como un factor facilitador del progreso. Franceses, españoles e italianos, conformaron ya para la década del veinte un trazado urbano característico de una pujante ciudad, a la que muy pronto se comenzó a asfaltar con adoquines.

Alicia Gardes, de 88 años, es hija de inmigrantes franceses llegados en 1912, y recuerda que desde niña hablaba tanto el francés como el castellano, al punto tal que siguió con las mismas pautas de vida con sus hijos, que hoy halagan su trayectoria.

Alicia dice haber vivido en un pueblo parecido a la tierra de sus padres. Con una geografía que los primeros colonos describieron como semejante a la suya, se trató de desarrollar actividades agrícolas parecidas a aquellas que debieron suspender por las inclemencias del tiempo y las plagas.

Pero no conforme con la historia que sus padres le contaban, Alicia decidió visitar reiteradas veces a su segunda tierra. Allí se graduó como licenciada en letras y más tarde llevó a conocer el lugar a sus hijos. Su hijo José Pedro, actual presidente de la Asociación Rural, dice: "Soy un enamorado del legado que dejó la generación de mis abuelos".

Dominique Homa, cónsul general de Francia, presente para esta ocasión, dijo: "Estar en Pigüé es como sentirse muy cerca de lo que representan los pueblos franceses. Es una historia que sigue viva y que nosotros nos encargamos de retroalimentar. Son muy pocas las comunidades latinoamericanas que, como Pigüé, sintetizan las tradiciones francesas con su vida cotidiana".

La banda militar del Batallón de Apoyo Logístico Pigüé encabeza con su marcha el desfile de las colectividades y de los grandes maestros e integrantes de la Cofradía de la Omelette Gigante, quienes elegantemente muestran sus dotes, camino a la enorme sartén ubicada frente al palco central, del que se sueltan 100 palomas como símbolo de unión, progreso y esperanza.

Cofrades de la omelette

Instantes después, 15.000 huevos, 100 kilos de jamón y varios kilos de distintos condimentos se convierten en el centro de la mirada de los espectadores. Se comienza a elaborar la omelette gigante. Al mismo tiempo que se designan en el escenario a los nuevos caballeros de la Cofradía y se hacen distinciones a grandes personalidades como el cónsul general de Francia.

Los grandes maestros Francisco Prósperi y José Besada, a cargo de la conducción de la cofradía, explican: "Estamos divididos en diez equipos, con cuatro cofrades que rompen y revisan 15.000 huevos en 20 minutos, al mismo tiempo que se calienta el aceite. Luego, se agregan 100 kilos de jamón picado y, mientras el jamón se dora, se baten los huevos, hasta que a nuestra señal (la del gran maestro) éstos se vierten junto con el perejil a la gran sartén".

Besada, explica que "cuando comienza a cocinarse la omelette, se debe tener paciencia y mantener un movimiento constante, para evitar que se pegue a la sartén y haya partes quemadas. Así, con la misma temperatura en toda la sartén, la espera llega a su fin y el público, que ya para esto aguardó al menos una media hora, se acerca con su plato, presto para el deleite."

Es sin duda, uno de los momentos más esperados, que reúne las tradiciones de inmigrantes franceses con el porvenir de las generaciones que le siguieron y hoy rescatan el significado de aquel legado de la cultura europea.

"La omelette representa una costumbre, pero al mismo tiempo, sintetiza las demás tradiciones, y nos permite hacer saber a los más jóvenes y a los visitantes sobre los orígenes de nuestra comuna", subrayó el intendente Grenada.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?