El presidente Menem aseguró que no es amigo de Yabrán

Lo dijo durante un almuerzo con la conductora Mirtha Legrand, en el programa que se emite por Canal 9.
(0)
1 de abril de 1997  

El presidente Carlos Menem, durante su almuerzo con la conductora telivisiva Mirtha Legrand, afirmó que no es amigo del empresario telepostal Alfredo Yabrán y advirtió que su gobierno actúa con todo el rigor de las leyes para evitar las prácticas monopóicas, por parte de las empresas, en la economía.

"Amigo no. Lo conocí una vez en el despacho del doctor Bauzá, cuando (Yabrán) fue a verlo acompañado por Diego Ibañez", respondió Menem a su supuesta amistad con Yabrán. Según Menem, en aquella oportunidad sólo lo saludó y destacó que "además tuve oportunidad de conversar un par de veces con él en los pasillos de la Casa de Gobierno", cuando también intercambiaron "saludos protocolares".

En cuanto a las versiojnes periodísticas y a las denuncias de la oposición que vinculan a sectores del oficialismo con el empresario, menem afirmó que "lo que me extraña es la serie de comentarios que se hicieron sobre este tema...porque a veces, los medios crean situaciones de malestar y expectativas que están fuera de lugar".

Monopolios

Cuando la conductora infirió sobre los supuestos actos monopólicos que pretende Yabrán, Menem le respondió que "en la Argentina se aplican las leyes para procurar que la gestión de los grupos empresarios no sea monopólica".

Menem minimizó las visitas de Yabrán a la Casa de Gobierno: "Son muchos los empresarios que van defender sus intereses. Es lógico y normal que así sea". El Presidente comparó las visitas de Yabrán con la de otro empresarios cuando afirmó que "también a la Casa de Gobierno los dueños de los canales de televisión; yo lo he recibido varias veces al señor Romay", en alusión del propietario del Canal 9, donde se emite diariamente el programa conducido por Mirtha Legrand.

Intrigas palaciegas

Cuando se lo consultó sobre su relación política con el gobernador bonaerense, Eduardo Duhalde, el primer mandatario afirmó que "las relaciones con el gobernador Duhalde son de primer nivel, aunque algunos quieren meter púas en el medio. Son intrigas palaciegas en las que no caeremos".

Entretelones de un almuerzo

El presidente Menem llegó al estudio de "Almorzando con Mirtha Legrand" apenas siete minutos antes de que comenzara el primer programa de la temporada 1997 y posó junto a la conductora para la maraña de fotógrafos que cubrieron el encuentro. "Ella corre con ventaja, está maquillada y yo no" dijo el Presidente. Los interminables flashes sobre el rostro sonriente de ambos dieron pie para que el mandatario cerrara la improvisada sesión con un "que fórmula, eh!". La conductora sólo sonrió.

Un clima distendido acompañó el almuerzo. Menem sólo se refirió al paro docente cuando se retiraba del estudio. "Fue un fracaso el anterior y éste peor todavía", señaló. Mientras duró el programa ni el secretario de Medios, Raúl Delgado, ni otro funcionario se acercaron a dialogar con el Presidente, que terminó su participación saludando a Figuretti, el personaje de "Videomach".

Agasajo árabe

Cordial, aunque algo distante, fue el trato que mantuvieron Menem y la conductora, quien lo agasajó con un menú árabe de tres platos. Como entrada, kipes, lajmayin y queso acompañados por tejine de garbanzos y de berenjenas, además de basargan. El plato principal estuvo compuesto por niños envueltos, cebollitas rellenas y arroz a la persa. De postre, compota de damascos con almendras y pistaccio.

Cada tanda publicitaria fue aprovechada por Mirtha Legrand para "testear" algunas de las preguntas que más tarde haría al aire. "¿Quién lo eligió a Scioli? Está flojo... Hubiera puesto una mujer ahí", ensayó la anfitriona. "Si hubiera una que se atreviera..." respondió rápido Menem, sondeando nuevamente a la conductora. Ella volvió a sonreír. Más tarde aseguró a los periodistas que no es su intención hacer carrera política.

"¿Ese reloj es de Carlitos, no?", indagó Mirtha fuera de cámaras. "Si", respondió a media voz Menem y se concentró en su plato hasta que la conductora posó con el afiche que reza "No se olviden de Cabezas".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?