Cruz, herido, cuenta su pesadilla

Zapata expresó: "Traté de llevarme a alguno conmigo".
Pablo Tomino
(0)
4 de abril de 1997  

Estaba serio. Con un evidente gesto de fastidio. Primero trató de evitar las preguntas. Pero no pudo. En realidad, no quizo.

La bronca por los incidentes ocurridos anteayer, en el partido frente a Bolivia, desbordó su habitual paciencia.

Los golpes que recibió en el rostro por parte del utilero del seleccionado boliviano desataron esa furia contenida. Por eso, con frases cortas, Julio Cruz contó su versión de lo sucedido. Y no se calló nada.

"Nunca pensé que el partido podía terminar de esa manera. Todos a las trompadas. Fue terrible. Un verdadero descontrol. Pero nadie hizo nada para pararlo", le dijo Cruz a La Nación , ayer, después de la práctica que River realizó en el Monumental.

Una cinta adhesiva que le cubría un corte en la cara, era la única secuela que le había quedado de esa tarde para el olvido...

-Julio, ¿qué sucedió en La Paz?

-Fue terrible, vergonzoso, nos c.. a palo.

-¿Quiénes?

-Todos los que estanban allá... Hasta la policía te maltrataba. Incluso a algunos periodistas argentinos.

-¿Creés que eso pasó por el clima hostil que se creó antes del partido?

-No sé, pero en La Paz se armó un lío terrible y nadie hizo nada para frenar a todos los bolivianos que nos atacaban y nos agredían constantemente.

-¿Quién no hizo nada?

-Todos los que estaban dentro del campo de juego. Fue un verdadero descontrol.

-¿Quiénes creés que son los culpable?

-No, no sé.

-El partido, dentro del campo de juego, ¿fue muy hablado?

-Sí, se habló bastante. Fue muy luchado y se jugó con los dientes apretados. Pero nunca me imaginé que el partido podía terminar de ésta manera.

-¿Porqué te pegaron?

-No sé, hasta ahora no me lo puedo explicar.

-Pero, ¿vos insultaste a los jugadores que estaban en el banco de los suplentes?

-Yo me acerqué a buscar la pelota y me digieron de todo. Ellos estaban bastante calientes. Pero después no sé lo que pasó.

-Pasó que te golpeó una persona. ¿Pudiste ver quién era?

-No, no lo pude ver. Sentí un golpe muy fuerte y no me acuerdo nada más. Perdí el conocimiento.

-Pero dio la sensación de qué los habías insultado.

-La verdad es que no lo sé. Quizás algo les dije, pero no me acuerdo. Fue un momento de mucha tensión.

-¿Creés que vos provocaste la agresión del utilero de Bolivia?

-No. Creo que el partido se puso fuerte después de que le pegaron un codazo en la cara a Hernán (Díaz). Ahí cambió todo, había mucho nerviosismo.

-¿Cuándo tomaste conciencia de lo que estaba sucediendo?

-En el vestuario. Tenía sangre en la cara, no entendía nada y todo parecía un mal sueño. Pensé en mi familia que estaba en Argentina y me puse mal por la preocupación de ellos.

-¿Cómo te hicieron ese corte en la cara?

-Bien no sé. Creo que cuando me pegaron la primera piña. Cómo si tuviera un anillo en la mano.

-¿No recordás cómo fue?

-No, te repito: no me acuerdo de nada. Recién tomé conciencia en el vestuario.

-Hay quiénes creen que ese corte no fue provocado por el golpe que recibiste, sino que fue hecho adrede, en el vestuario.

-¡Ah no! ¡Es una locura! Además, ¿porqué lo haría?

-Para sacar alguna ventaja deportiva.

-Pero mirá si me voy a cortar la cara a propósito. No se puede creer. Dicen cualquier cosa. Pero vos poné que sí, que me corté a propósito. A ver que dice la gente. ¡Es increíble!

Zapata: "Traté de llevarme a alguno conmigo"

Passarella le pidió silencio a sus jugadores después del partido, para evitar declaraciones desmedidas, y en de alguna manera lo consiguió, aunque todos tuvieron algo que decir el día después.

La mayoría coincidió en que el equipo no funcionó, pero a la hora de la autocrítica por el escándalo, pocos reconocieron sus errores.

Gustavo Zapata, que participó de una de las jugadas bochornosas del partido (agredió al delantero Angola), admitió su actitud: "Cuando me expulsaron pensé en llevarme a uno conmigo. Me tiré y traté que alguno reaccionara mal, pero no fue así."

Pero no aceptó que su reacción pudo provocar más el ya bastante hostil clima de La Paz: "Lo que pasó adentro de la cancha no tiene nada que ver con lo que ocurrió al final. Cuando estás afuera, sentado viendo el partido es muy cómodo. Ahora yo también lo analizo friamente. Lo difícil es estar adentro y con las cosas en contra que tuvimos..., cualquier falta era para Bolivia y en cada altercado nos perjudicaron. De a poco te vas poniendo nervioso. Yo traté de sacar alguna ventaja, pero comparado con lo que hicieron ellos no fue nada.

La falta de seguridad

"Los culpables de lo que pasó son los encargados de la seguridad -sostuvo-. Es incomprensible que se agreda a un jugador en la cancha."

También habló del árbitro brasileño Sidrack Marinho: "En ningún momento fue claro. No lo quería dejar entrar aHernán Díaz. Después vino la agresión a Cruz y continuó el partido."

Carlos Roa también contó lo que le sucedió: "Iba para el túnel y sentí que me golpeaban. Cuando me aparte, me tiraron un aerosol en la cara. Es tanto el ardor que sentí que no pude abrir los ojos hasta que en el vestuario, media hora depués, me dieron una inyección." Y agregó: "Lo que pasó fue bochornoso y no tiene justificación (refiriéndose a los golpes de Zapata y González), pero después, cuando le pegan a un compañero cualquiera intenta ayudarlo. Igual, no teníamos que entra en el juego que nos propusieron, el partido ya se perdió y nos tiene que servir de experiencia." Hugo Morales afirmó que "todo se orquestó para desconcentrar a los argentinos. Comenzó con los ataques del periodista boliviano a Passarella y siguió con la policía, que fue violenta con nosotros y pasivia con los que nos agredían. Nosotros caimos en la trampa."

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios