Suscriptor digital

Néstor Fabbri le dijo adiós al fútbol

A los 36 años jugó su último partido como profesional en All Boys, donde comenzó su carrera
(0)
19 de diciembre de 2004  

Se fue un hijo dilecto del barrio y del club. Néstor Ariel Fabbri, de 36 años, pisó por última vez una cancha de fútbol como profesional. Después de 20 años de trayectoria, justamente en el club donde debutó oficialmente, All Boys. Y mejor no pudo ser la despedida en Floresta: marcó el gol de la victoria de su equipo frente a Argentino de Rosario.

Tras debutar en All Boys con 16 años en la temporada 84/85 de la Primera B, "la Tota" o "El Zurdo", como lo llaman en Floresta, dio el salto a Racing. Luego pasó por Argentino de Mendoza (fue cedido a préstamo junto a otros jugadores de la Academia), América de Cali (Colombia), Lanús, Boca, Nantes, Guingamp (ambos de Francia) y Estudiantes de La Plata, donde actuó en la última temporada de primera división. En toda su trayectoria disputó 679 partidos y anotó 47 goles.

Uno de los momentos más recordados de su carrera fue su protagonismo en la Supercopa ´88 obtenida por Racing. En el desquite de las semifinales frente a River, anotó el agónico empate (2-2) que clasificó a la Academia para la final y que silenció el Monumental. En el seleccionado formó parte del plantel que disputó el Mundial de Italia 90 (jugó el primer partido, en la derrota 1-0 frente a Camerún).

"Siempre dije que quería terminar mi carrera en All Boys y se lo había prometido a mi familia, que es hincha de All Boys. Por suerte pude cumplir ese deseo. Este club es mi segunda casa. A mitad de año no tenía decidido si iba a continuar jugando al fútbol. Al final me convencí de que podía seguir y le estoy muy agradecido a toda la gente, que me apoyó en este tiempo", comentó Fabbri.

Regresó a All Boys en el comienzo de la temporada. Firmó contrato por un año, pero con una cláusula que le permitía dar el adiós antes. "Digo basta porque el cuerpo me pide parar. Cuesta, pero el fútbol quedará en un segundo plano", explicó Fabbri. "Olé, olé...olá, al zurdo Fabbri nunca lo voy a olvidar", fue el cántico que despidió a un hombre que se retiró emocionado y en andas de sus compañeros.

  • Victoria justificada

    En el día del adiós de la Tota Fabbri, All Boys redondeó una actuación convincente frente a Argentino de Rosario, al que venció 1-0, con gol de cabeza del defensor. El conjunto local generó varias situaciones de riesgo y fue el dominador del encuentro.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?