Suscriptor digital

Lorenzetti, otro juez elegido por Kirchner, juró en la Corte

Es el cuarto ministro propuesto por el Presidente; sólo falta que se sume Argibay
(0)
23 de diciembre de 2004  

Ricardo Lorenzetti prestó ayer juramento como nuevo ministro de la Corte Suprema de Justicia.

El jurista santafecino, oriundo de Rafaela y con buenos contactos con la senadora Cristina Fernández de Kirchner y con el secretario legal y técnico, Carlos Zannini, juró a las 12 en punto y, en apenas cinco minutos, se convirtió en el cuarto ministro en ser nombrado por el presidente Néstor Kirchner.

La ceremonia se realizó en la Sala de Audiencias de la Corte, en el cuarto piso del Palacio de Justicia, donde Lorenzetti, en medio de un prolongado aplauso, prestó juramento ante el presidente del cuerpo, Enrique Petracchi.

Ahora, Lorenzetti tiene por delante la tarea de expedirse sobre muchos asuntos pendientes en la agenda de la Corte, entre los cuales figuran distintos planteos sobre la pesificación.

Hace dos años, este abogado publicó un libro en el que cuestionó las medidas que se tomaron para salir de la convertibilidad. Claro que eso no quiere decir que esté a favor de la redolarización, sino que se inclinaría por buscar alguna fórmula que permitiera recomponer parte del valor de los depósitos, pero convalidando la pesificación.

En el acto de juramento, estaban presentes todos los integrantes del tribunal. Ni siquiera faltó Antonio Boggiano, que siguió la ceremonia con rostro adusto, debido a que la Cámara de Diputados decidió promoverle juicio político ante el Senado.

Uno más

En rigor, Lorenzetti es el tercero de los cuatro ministros nombrados por Kirchner que asume sus funciones.

Los dos primeros fueron Eugenio Zaffaroni y Elena Highton, y la restante será Carmen Argibay. Ayer, esta ex jueza estaba presente entre los invitados a la ceremonia, pero no tiene previsto jurar hasta el 3 de febrero próximo, según le dijo a Petracchi en una reunión mantenida días atrás. Sólo para entonces habrá terminado su actuación en un tribunal internacional.

El nuevo juez, de 49 años, reemplaza a Adolfo Vázquez, que renunció a su cargo tras el dictamen acusatorio de la Comisión de Juicio Político de la Cámara de Diputados.

Durante el acto, estuvieron además de todos los jueces de la Corte, el ministro de Justicia, Horacio Rosatti; el procurador general de la Nación, Esteban Righi, y el defensor oficial, Miguel Angel Romero.

La sala estaba colmada, pero a diferencia de lo que ocurrió con el juramento de Elena Highton, al que asistieron integrantes de todas las instancias del Poder Judicial, en esta ocasión se notaba la presencia de funcionarios de la Corte y, también, de numerosos abogados. En cambio, fue palpable la ausencia de camaristas y jueces inferiores, quizá porque Lorenzetti llega a la Corte sin haber pasado por otros cargos judiciales.

Juan Carlos Blumberg, uno de los asistentes, expresó sus "expectativas" y destacó la "rectitud" del juez. Por su parte, el constitucionalista Daniel Sabsay valoró que antes no se hubiera desempeñado como magistrado. Aunque también agregó que "sigue sin haber especialistas en derecho público".

Hoy, Lorenzetti participará de su primer acuerdo de ministros, aunque seguramente no firmará ninguna de las sentencias que se dicten porque no pudo estudiar esos asuntos. Uno de los casos que resolverá la Corte será el de declarar que no prescribió el delito que se le imputa al ex comisario Miguel Espósito por la muerte de Adrián Bulacio, en 1991.

En la calle

Mientras se desarrollaba la ceremonia, medio centenar de ahorristas protagonizó en la puerta de los Tribunales una protesta por la pesificación, que interrumpió parcialmente el tránsito.

Lorenzetti soportó ayer su primer abucheo. Apenas después de haber jurado, cuando salió a la calle por una de las puertas laterales, un grupo de manifestantes lo rodeó y comenzó a agredirlo y a cuestionarlo por ese tema, en el que él, en rigor, aún no se expidió.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?