O´Donell y Gandini, reunidos por la música

Premio nacional: con la presencia de Piglia, Quino y Araiz entre otros, el compositor recibió la distinción por su ópera "La ciudad Ausente".
(0)
12 de abril de 1997  

El miércoles por la tarde Mario O`Donnell, en su último acto de gestión al frente de la Secretaría de Cultura de la Nación entregó, junto con el Director Nacional de música, Pedro Ignacio Calderón, el Premio Nacional de Música, categoría obras sinfónico-vocales y sinfónicas mayores a Gerardo Gandini por su ópera "La ciudad Ausente".

El jurado, integrado por Simón Blech, Jesús Gabriel Segade, Manolo Juárez, Juan Carlos Zorzi y Gabriel Senanes otorgó el segundo premio a Francisco Marigo por su obra "Fantasía sinfónica 1991", mientras que el tercero fue declarado desierto.

Beneficiados

La distinción implica para Gandini recibir 15.000 pesos y una pensión vitalicia, mientras que para Marigo la suma de 9000 pesos. La ceremonia fue seguida por sus parientes y numerosos amigos,muchos de ellos personalidades artísticas de renombre como el escritor Ricardo Piglia, el coreógrafo Oscar Araiz, el humorista Quino, el crítico de cine Salvador Samaritano, la guitarrista Irma Costanzo, el escenógrafo Héctor Basaldúa, la chelista Aurora Nátola de Ginastera y los compositores Francisco Kröpfl y Carmelo Saitta, entre otros.

Francisco Marigo, nacido en Padua (Italia) y argentino por adopción fue el primero en recibir el premio que le fue otorgado, según dijo en broma "antes que nada por culpa de los jurados". Con humildad agregó que esto le serviría para renovar el gran esfuerzo que implica la creación musical e intentar en cada nueva ocasión entregar lo mejor de si mismo.

Emotivo agradecimiento

Luego fue el turno de Gerardo Gandini quien dijo -visiblemente emocionado-, que quería hacer su distinción extensiva a dos personas fundamentales para concretar la realización de su primer ópera de gran envergadura: Ricardo Piglia y Sergio Renán, quien se encuentra internado desde el 20 de febrero a causa de una pancreatitis.

Piglia es el autor de la novela "La ciudad ausente" que motivó el encuentro y el nacimiento de la amistad con el músico, que derivó en la ópera estrenada en 1995.

Sergio Renán, era el director del Teatro Colón y , según contó Gandini "programó la ópera sin qu e estuviera todavía escrita y luego participó de todos los avatares que sufrimos y gozamos durante su realización".

La ceremonia fue cerrada por O`Donell quien señaló que por suerte habían podido revertir el carácter cómico que habían tomado los premios nacionales, por el poco dinero que implicaba. Aseguró además que se encontraba en la Cámara de Diputados un proyecto para aumentar las pensiones vitalicias que se le otorgan a los premiados de las diferentes disciplinas artísticas en un cincuenta por ciento.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?