Suscriptor digital

Carlos tejedor, cien años de progreso

Carlos Manzoni
(0)
8 de enero de 2005  

El 3 de enero de 1905 se creó en el noroeste bonaerense el partido de Carlos Tejedor, que comprende la ciudad del mismo nombre y las localidades de Colonia Seré, Curarú, Timote y Tres Algarrobos. Tal vez, la fuerza del poderoso temporal que azotó la zona dos días antes y destruyó varias casas se haya transmitido a su gente y le haya insuflado el espíritu tesonero que un siglo después continúa vigente.

Ese año, presidía el país Manuel Quintana, nacía el pintor Raúl Soldi y se dictaba la primera ordenanza de tránsito en la ciudad de Buenos Aires. En el mundo, en tanto, se intensificaba la guerra entre rusos y japoneses, y España sufría una fuerte crisis política.

Antes de la creación del partido, que fue bautizado así en honor del gran jurisconsulto y ex gobernador de Buenos Aires fallecido en 1903, ya existía en estas tierras un centro poblacional, en cuyos orígenes se mezclan realidades y leyendas en las que se entreveran caciques, generales, soldados, inmigrantes y pioneros.

A mediados del siglo XIX, los indios pampas dominaban este inhóspito territorio y el temible cacique Pincén se proclamaba su amo y señor. En 1874 se construye el fortín Comandante Heredia y en 1876 el general Conrado Villegas se interna en estas tierras para establecer nuevas líneas de frontera. Dos años más tarde, tras sangrientas luchas, Pincén es derrotado. Con setenta años y gravemente enfermo, cae prisionero y muere.

Dominados los indios, entre 1880 y 1885 se mensuran algunas secciones (15 y 17) de esas tierras de frontera y se venden en remates públicos. Pero los campos siguen sin trabajarse.

Será Alberto H. Almirón el que inicie lo que más tarde se convertirá en Carlos Tejedor. En 1889 establece en sus campos la colonia agrícola Don Alberto y delínea un primer bosquejo con miras a la formación de un pueblo, que es aprobado por el gobierno provincial el 9 de enero de 1904. Finalmente, dona parte de sus tierras con ese fin y se reserva algunos terrenos para construir edificios públicos. La obra había comenzado.

El resto es consolidado por hombres y mujeres de trabajo, en su mayoría inmigrantes europeos, que colmaron estos campos vírgenes con espigas de trigo y ganado. Cernadas, Zabala, García, Guiñazú, Robbio, Dari; sólo un puñado que representa a todos.

La importancia del tren

Un día de fiesta se vivió el 3 de enero de 1903, cuando por primera vez el ferrocarril llegó hasta los parajes por entonces conocidos con el nombre de Flora y Fertilidad. Arteria fundamental que bombeaba su sangre de progreso desde la capital hacía las florecientes ciudades bonaerenses, el tren fue protagonista central en la vida de Carlos Tejedor. Una antigua americana (carruaje parecido a la diligencia, pero sin capota) llevaba gente desde las estancias de la zona a presenciar su llegada. En épocas de cosecha, una caravana de chatas tiradas por caballos descargaba allí infinidad de bolsas rebosantes de trigo. En ese mismo tren llegaban las mercaderías que nutrían los comercios locales, como la inolvidable casa Zabala, la todavía vigente Casa García o la ya desaparecida Casa Galli, entre tantas. En ese mismo tren llegó un día de 1910 un circo de inmigrantes húngaros que se enamoraron del lugar y se quedaron largo tiempo. En esa misma estación, el 27 de enero de 1926, bajó el por entonces gobernador bonaerense, José Luis Cantilo, poco antes de caminar por la embanderada calle 10 (hoy Almirón) hasta la parroquia San Juan Crisóstomo, que se inauguraba ese día. En fín, algunos destellos de lo que significó el ferrocarril por estos pagos.

En medio de todo esto, surgieron escuelas; se construyó el hospital municipal (donación de Esteban y Santiago Garré); se inauguraron oficinas de correos, telégrafos y teléfonos; se levantaron las sucursales del Banco Nación y del Banco de la Provincia de Buenos Aires, y abrió sus puertas el cine teatro Italiano (más tarde bautizado como cine Marconi).

Posteriormente, surgieron los clubes de fútbol Huracán Fútbol Club, Argentino e Independiente (luego fusionado con Liberal); se formaron orquestas de música (como Los amigos del tango y Habana Jazz, entre otras), y se instituyó la Fiesta del Inmigrante.

No faltaron tampoco las adversidades, aparecidas en forma de inclemencias climáticas, como la sequía o la inundación. En cada caso la unión de todo el pueblo permitió sortear el mal trago y salir adelante.

En estos días el motivo que congrega es otro mucho más placentero. Espectáculos deportivos y musicales, apertura de muestras culturales, desfiles, homenajes y fuegos artificiales; todo tiene un solo significado: el partido de Carlos Tejedor cumple cien años. Y hay que festejarlo.

Ficha técnica

  • Nombre: Carlos Tejedor
  • Ubicación: en el noroeste bonaerense, a 397 km de Capital Federal
  • Superficie: 3910 kms2
  • Población: 14.311 hab.
  • Santo patrono: San Juan Crisóstomo.
  • Fundador: Alberto H. Almirón.
  • Origen del nombre: en honor de Carlos Tejedor (1817-1903), jurisconsulto, gobernador bonaerense y escritor.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?