Como para entretener al monje

(0)
9 de enero de 2005  

Dentro de un año, el Torreón del Monje dejará de ser lo que es. Pero que no cunda el pánico: el edificio permanecerá tal cual está (de hecho, hasta fue declarado Patrimonio Arquitectónico por la Unesco). Lo que va a cambiar es... lo que ocurra adentro, y así se anunciará –ahí mismo– pasado mañana: de ser un tranquilo complejo gastronómico y de paseo, el castillo estilo Tudor pasará a llamarse Ateneo Cultural. Y a serlo, claro.

Albergará tres salas de cine, un espacio destinado a "usos culturales múltiples" y una librería con café literario, apta para reuniones y charlas. Además, dispondrá de un espacio de arte que llevará el nombre Diego Baracchini, el relacionista público recientemente fallecido, reconocido por su amplio trabajo en el métier del arte, tanto en la difusión como en sus menos conocidas facetas de dramaturgo y escritor.

El proyecto está impulsado por la Fundación Fondo de Cultura y Mecenazgo del Sur, que preside el escritor Daniel Herrendorf. Porteño, pero le gusta Mar del Plata.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?