Dejaron todo

Anoche, en Mar del Plata, Boca y Racing empataron 1 a 1, en un muy buen partido; Lisandro López y Morel Rodríguez, los goles; Medrán le atajó un penal a Husain
Diego Morini
(0)
15 de enero de 2005  

MAR DEL PLATA.- Nadie se levantó de su asiento antes de tiempo. El resultado quedó abierto hasta el instante final. Por más que se trató de una función de verano, Racing y Boca atraparon la atención con un partido que supo de varios estados de ánimo. Ninguno se rindió ante el cansancio ni ante las comprensibles imperfecciones de un principio de temporada. Por eso el empate 1 a 1 dejó satisfecha a la mayoría, por más que no se encontraron vencedores ni vencidos.

Las conclusiones llegarán solas. Pero así, a simple vista, se dirá que Boca tuvo un aceptable debut y que Racing repitió algunos de los momentos de buen juego que mostró en la victoria ante Independiente por 3 a 1. Así, los augurios se aferran al optimismo.

El período de estudio no se prolongó demasiado. Las especulaciones quedaron a un costado. Los dos mostraron ambición e interés por el arco contrario. Racing tuvo la mente despejada y fue más incisivo. Todo le costó demasiado al juvenil Boca, que impuso ritmo, pero no precisión.

El dominio del equipo de Avellaneda se acentuó cuando Morales encontró los espacios y cuando Lisandro López entró en juego con cierta continuidad. El desarrollo ganó en dinámica; de a ratos fue vertiginoso. Y así se adivinaron emociones a corto plazo. La Academia pegó primero. Ante el estatismo de la defensa xeneize, Morales encontró libre a Husain por la derecha; el delantero desbordó y dejó a solo frente al arco a López, que definió con un toque suave.

Con el orgullo tocado, Boca avanzó unos metros y, por momentos, se desprotegió. Vargas estuvo cerca del empate con un remate de media distancia que salió cerca. Medrán desvió un violento remate de López, en la réplica. Se dijo: el equipo de la Ribera asumió riesgos y pagó su osadía. A los 31 minutos, Medrán le cometió penal a Husain, pero el arquero rechazó el remate del mismo atacante. Virtudes, defectos y amor propio condimentaron un entretenido partido. Hasta que el empate llegó con un golazo de tiro libre de Morel Rodríguez. Una sensación de injusticia sobrevoló por el estadio José María Minella.

Si Racing no se retiró al descanso con una ventaja fue por las oportunas intervenciones de Medrán, que en el minuto final frustró a Husain en un mano a mano; en la jugada siguiente, Grabinski cabeceó por arriba dentro del área chica.

El cansancio ganó terreno y nubló algunas ideas. Fue entonces cuando se vio algo más de fricción. Quizá Racing se retrasó demasiado; tal vez Boca careció de claridad. Pero el espíritu de los dos mantuvo la atracción hasta el final. Así, aplausos para todos.

El regreso de Maradona

MAR DEL PLATA (De nuestros enviados especiales).- El vicepresidente 1° de Boca, Pedro Pompilio, confirmó anoche en el estadio José María Minella que el presidente Mauricio Macri se comunicó telefónicamente con Diego Maradona, de visita en Grecia, para ofrecerle un cargo dentro de la institución.

Si bien no se dieron a conocer detalles del puesto que Maradona ocuparía en el club, todo indicaría que su función estará dentro del Departamento de fútbol profesional.

Esta no es la primera vez que Macri busca sumar la figura de Maradona al club, ya que en 2004 lo tentó para que fuera la imagen en la gira que el plantel realizó por Estados Unidos, Japón e Inglaterra.

LA PRIMERA VEZ

Tres estrenos xeneizes


Mientras anoche Palacio debutó en Boca, Medrán atajó su primer penal en el club xeneize y Claudio Morel Rodríguez tuvo su bautismo con el gol.

LA OVACION

El recuerdo del campeón


Dos jugadores de Racing se llevaron anoche todos los aplausos de su gente: Claudio Ubeda y Adrián Bastía, pilares del campeón en el Apertura 2001.

EL GOLEADOR

Un pacto con la red


Después de haber cerrado el Apertura 2004 como goleador del certamen con 12 conquistas, anoche Lisandro López marcó su primer tanto en 2005.

EL REGRESO

Delgado volvió con aplausos


Chelo/Chelo corearon los hinchas de Boca hasta que a los 30 minutos del segundo tiempo ingresó Delgado; se había marchado del club en julio de 2003.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios