Adiós al maestro de música

Violinista excepcional y reconocido docente, falleció anteayer, a los 76 años
(0)
11 de febrero de 2005  

El martes falleció en Buenos Aires el legendario violinista Szymsia Bajour, a los 76 años.

Nacido en Nasiolk, Polonia, el 4 de abril de 1928, Bajour representa un caso excepcional para la música argentina ya que fue protagonista de varias páginas "históricas", tanto en el campo clásico como en el popular, en particular, el tango.

Bajour comenzó a estudiar música a muy temprana edad en su pueblo natal y luego en el Conservatorio Nacional de Varsovia. Ya a los nueve años se presentó como solista con la Orquesta del conservatorio polaco. Ya instalado en la Argentina tomó clases con Luis Quader y Ljerko Spiller. Su perfeccionamiento lo realizó con el mítico David Oistraj, que había solicitado una beca para él en el Conservatorio Tchaikovsky de Moscú luego de escucharlo en un recital.

Definitivamente radicado en Buenos Aires, fue un activo intérprete de música de cámara y sinfónica. En el primer campo se recuerda aún hoy la integral de las sonatas para violín y piano de Beethoven, que realizó, en junto con Aldo Antognazzi en 1984. También llegó a ser concertino la Orquesta Estable del Teatro Colón y un reconocido solista, que no sólo interpretaba el repertorio clásico romántico, sino que estrenó obras de compositores argentinos, como el Concierto para violín de Alicia Terzian.

Maestro de maestros

Bajour compartió con su maestro Spiller la pasión por la formación de nuevos talentos musicales. Fue docente de varias generaciones de violinistas, muchos de los cuales ocupan hoy lugares destacadísimos en agrupaciones sinfónicas en el país y el extranjero. Sirven como ejemplo los concertinos Daniel Zisman en Berna, Alejandro Rutkauskas en Stuttgart, y aquí Pablo Saraví en la Filarmónica de Buenos Aires y Luis Favero en la Estable del Teatro Argentino de La Plata.

En el tango

Bajour también ocupa un lugar destacadísimo en la historia del tango. En 1961 integró el histórico primer quinteto de Astor Piazzolla. Así, fue él quien tocó la parte del violín en la primera versión grabada de "Adiós, Nonino". Antes había sido primer violín de Los Solistas de Buenos Aires, dirigido por Argentino Galván, de las orquestas de Caló y Di Sarli. En 1959 participó de la gira de Osvaldo Pugliese por Asia. Músico clásico y popular, Bajour también se hizo tiempo para tocar klezmer (la música de los judíos de la diáspora).

Durante el año pasado estuvo trabajando con Pablo Saraví en un proyecto pedagógico: un libro de bases técnicas para violinistas en forma de charlas que quedó inconcluso, pero que el concertino de la Filarmónica prometió culminar, a modo de homenaje a Bajour, su maestro y un grande de la música argentina.

Clásico

  • Fue concertino de la Estable del Colón, un refinado camarista y reconocido solista.
  • Formó a varias generaciones de destacados violinistas argentinos.
  • Popular

  • Tocó en el primer quinteto de Piazzolla y en las orquestas de Caló, Di Sarli y en la gira asiática de Pugliese.
  • También tocó música klezmer.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios