Suscriptor digital

Pablo Novak, frente al "monstruo"

El cantante representará a nuestro país en el festival internacional de la canción
(0)
16 de febrero de 2005  

Cuando Pablo Novak escribió "Cada día más" no se imaginó que llegaría al Festival de Viña del Mar. Esta canción, mezcla de comedia y romance, será la que represente a la Argentina en la competencia internacional de la XLVI edición del prestigioso festival, que comienza hoy y finalizará el lunes.

Diez cantantes de diferentes países -Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, España, Estados Unidos, Italia, México y Perú- competirán por la Gaviota de Plata y por un premio de 30.000 dólares a la mejor canción y 10.000 dólares para su intérprete.

A través de una preselección realizada por Sadaic y Canal 13, quedaron seleccionados, de entre 24 finalistas, los dos representantes de la Argentina: Pablo Novak para la competencia internacional y la cantante Roxana Carabajal para la competencia folklórica.

Cantautor, actor y dramaturgo, Pablo Novak se define como un artista "siempre en la búsqueda". Con el sueldo de su primer papel en el cine -a los 19 años se puso en la piel del estudiante Horacio Ungano- en "La noche de los lápices" (1986), pagó el demo de su banda de rock.

Le gusta "Cada día más" por la letra. "Es un tipo que quiere a una mujer, que le gusta, que la va queriendo. En esa etapa inicial de la pareja, o de la no pareja, no se anima a decírselo y para no arrebatarla se lo canta en una canción. Tiene mucho de comedia cotidiana", cuenta Pablo.

"Ojalá que el jurado guste de mí", dice, medio en broma, medio en serio. El jurado, en esta edición del festival, está conformado por diferentes personalidades del mundo artístico, entre ellos Luciano Pereyra y la modelo Liz Solari.

En Viña del Mar, además del jurado, el espectador es el que inclina la balanza. "Quizá sea un mito", dice Novak sobre la fama de ser implacable que tiene el público chileno. Sin embargo, reconoce que el particular escenario es un desafío. "Es una gran oportunidad para representar al país y para que te conozcan en el mercado discográfico latino", reconoce.

El disco que Pablo Novak lanzó en diciembre incluye el tema con el que participará en Viña del Mar más las cortinas musicales de los programas "Los secretos de papá" y "Los machos de América". Transita por el tango, el rock y el reggae, hasta llegar a la canción que él prefiere: "Como un imán", una bossa nova que sueña que alguna vez grabe Caetano Veloso o Milton Nascimento.

También en este nuevo disco se encuentran "La canción perfecta", dedicada a su pareja, Andrea Campbell, y "Chupete verde", a su pequeño hijo.

Reconoce un cambio en su carrera a partir de la paternidad. "Marcos tiene dos años y me cambió un poco la historieta. Me empecé a relajar en un montón de aspectos y me empecé a animar en otros." De esta manera, Novak ha innovado en la escritura de guiones para televisión y obras teatrales, como "Famadictos", "Lo oculto de un aisberg", "Esperando a Godoy", "Emparejados", "Sueños con sirenas" y "Lo de la Susy".

El teatro y los jingles

Conocido por su trabajo actoral, él dice que todo lo que hace lo complementa. "Ahora últimamente estoy cambiando la piel y estoy retornando a la música." Además de solista, escribió temas para obras teatrales y jingles. También es autor de canciones para grandes figuras de la música, como Raúl Lavié y el músico platense Roberto Paviotti, Caracol, además de acompañar a su padre, Chico Novarro, en algunos de sus shows.

Pablo Novak dice que no necesita grandes temas para inspirarse. "Uno sabe componer; aparte de la inspiración, uno tiene oficio. Dame una guitarra, diez minutos y escribo una canción", afirma quien anda por la vida esgrimiendo un grabador de bolsillo a la espera de las grandes ideas, "que aparecen cuando uno menos las espera".

No se imagina haciendo otra cosa que crear. "Por ahora abarco cuatro o cinco rubros, pero mañana se me puede ocurrir pintar cuadros", comenta.

Cree que en el tema de la música la subjetividad cumple un papel muy importante. "En el arte, ¿quién decide qué canción es mejor que otra? ¿Desde qué punto de vista?", se pregunta, y admite que "el reconocimiento corre por cuenta de los otros".

Aunque tuvo propuestas para actuar en la pantalla chica, opina que la TV no es lo mismo que antes. "No existe la misma expectativa."

Como artista, reconoce que los momentos de búsqueda son eternos, "la montaña rusa, el altibajo, es una constante en la carrera de cualquier actor o músico. No hay otra posibilidad", opina.

Viña del Mar lo espera. "Si no gano, espero dejar lo mejor, porque estoy con la camiseta argentina y porque es una oportunidad única", dice Novak.

Por las telenovelas en las que actuó, y que se televisan en Chile, o por sus canciones, Pablo Novak quiere enfrentar al "monstruo". "Me da lo mismo por qué me conozcan mientras les caiga simpático", se ríe.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?