Suscriptor digital

CCR: Plan maestro de Clorindo Testa

En 2006, el Centro Cultural Recoleta tendrá nuevos accesos, patios, salas y equipamiento, con aportes privados y del BID
(0)
23 de febrero de 2005  

Cambia, todo cambia, dice la canción, y después de 25 años desde su inauguración, el Centro Cultural Recoleta (CCR) necesitaba una fuerte renovación para mejorar el funcionamiento de sus instalaciones, no sólo por el paso del tiempo, sino también por el incremento del público visitante -pasó de 700.000 a 1.350.000 en sólo cinco años- y las nuevas necesidades artísticas.

Así, la Secretaría de Cultura del GCBA, mediante su Dirección General de Infraestructura, lanzó un Plan Maestro de remodelación completa con apoyo crediticio del BID y de privados, y eligió al arquitecto Clorindo Testa para la realización del proyecto, que también había intervenido en la obra original del centro, realizada en 1980, junto con los arquitectos Jacques Bedel y Luis Benedit. Pero Testa considera que no es tan importante que sea él quien realice el proyecto como la intención de adecuar las instalaciones a los nuevos tiempos, ya que "el arte y la arquitectura no mejoran, sino que se modifican según las épocas". Y recuerda entonces su primera intervención para el CCR en este edificio que data de 1732, que tuvo que adaptar según el criterio de 1980: "No tenía sentido hacer ventanas o escaleras coloniales 250 años después, así que incorporamos elementos como la escalera de metal que está en el Patio de la Fuente, o rampas y barandas propias de la época. Ahora, con los nuevos materiales, tampoco tiene sentido imitar lo ya realizado, así la arquitectura resulta más creativa y divertida". Clorindo parece divertirse con sus 82 años, mientras habla de manera simpática, en voz baja y rodeado de planos.

El estudio hará gran parte de la obra nueva, que está dentro del crédito asignado por el BID (2.300.000 pesos) y de aportes privados (otros 500.000). Según el secretario de Cultura, Gustavo López, y la subsecretaria de Patrimonio Cultural, arquitecta Silvia Fajre, "el plan general del GCBA comenzó en 2002 con las mejoras en las salas de exhibición (8 a 12); la instalación de un ascensor público y la construcción de la Sala Villa Villa, en el Patio del Tanque (con dinero donado por el grupo de teatro acrobático De la Guarda), y próximamente continuará con otras obras a cargo de la secretaría: la construcción de una cámara transformadora de media tensión; la mejora del auditorio El Aleph, situado en lo que fue la capilla del antiguo asilo de ancianos, y toda la instalación eléctrica".

Transformación

En la nueva etapa de trabajos se remodelará la galería del acceso, el hall, los patios de los Naranjos, de la Fuente y de las Palmeras; la calle de los Tilos (se mantendrá el empedrado, pero se intercalarán baldosas de granito y franjas de cemento alisado para el tránsito de discapacitados y el transporte de cuadros), la iluminación, y se restaurarán las fachadas, para dar una mejor presencia institucional.

En el hall de acceso se quitará la librería y se ubicarán los puestos de informes y venta de tickets (diseñados especialmente), y se rediseñará el último tramo de la rampa interior. En la Calle de los Tilos se fortalecerá el eje circulatorio entre Junín y Azcuénaga, vinculando ambas arterias. Y en el Patio de los Naranjos se reubicará la librería, que servirá también como área de lectura, con un servicio de cafetería. La intervención de la terraza hacia la Avenida del Libertador consistirá en una puesta en valor mediante la instalación de un patio de esculturas y una cafetería. Este sector sumará 170 m2 y será una estructura metálica liviana, con techo de chapa lisa de perfil abovedado (para armonizar con el Auditorio) y cerramientos premoldeados, un conjunto de intervenciones armónicas que dialogarán con las construcciones existentes: "Todo esto no es antojadizo, sino que se requieren importantes estudios -asegura Testa, junto con Juan Fontana, socio del estudio-; además, esta estructura es de muy bajo costo, flexible y en cualquier momento se puede retirar".

Imágenes: gentileza Clorindo Testa y Asociados

Muchas apuestas para 2005

Las obras de remodelación completa del Centro Cultural Recoleta (que el 25 de noviembre cumple 25 años) no interferirán para nada con el desarrollo de la temporada artística, que se inaugura el 10 de marzo. Hay que recordar que durante los últimos años se realizaron varios trabajos (la construcción de la sala Villa Villa; la instalación de un ascensor público y mejoras en las salas), y se espera que a partir de julio o agosto próximos se continúe con la etapa más importante (sumará más de 1000 m2 nuevos) que debería concluirse para mediados de 2006. También, la firma Epson se encargará de informatizar más de 50.000 documentos guardados en cajas, para que estén disponibles en Internet dentro de tres años.

Este será un año de apuestas fuertes, porque también se remodelarán otros centros culturales y teatros: el Colón, el San Martín y el 25 de Mayo. Además del comienzo de la prometida Ciudad de la Música, en La Boca.

Aún se espera la autorización oficial para que la Ciudad Cultural Konex (con proyecto de Testa también) no fracase, pero el objetivo de los funcionarios es el mismo: "Hacer de la ciudad de Buenos Aires la capital cultural de América del Sur".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?