Suscriptor digital

Rohde: "Nosotros no tenemos nada que ver"

Desligó a la fuerza del contrabando
Daniel Gallo
(0)
23 de febrero de 2005  

Una frase del brigadier general Carlos Rohde resumirá su pensamiento y el de los otros 12 brigadieres que pasaron ayer a retiro. "No nos pueden involucrar a todos en una conspiración para hacer contrabando", dijo en un diálogo con LA NACION.

La Fuerza Aérea sintió el golpe por la forma en que llegó el final de las carreras de quienes fueron los pilotos que combatieron sobre las islas Malvinas. Rohde esperaba dejar su cargo en manos del brigadier Eduardo Schiaffino para fijar su posición sin que queden sus palabras como un cuestionamiento de la institución militar al poder político.

Minutos después de entregar el mando dijo: "Nosotros no tenemos nada que ver con el tráfico de cocaína".

Y agregó: "La Fuerza Aérea está compuesta por hombres que debajo del uniforme son ciudadanos y como tales tienen derechos que no pueden ser vulnerados".

Ese pensamiento era común en la reunión de despedida que se hizo en el tercer piso del Edificio Cóndor. El dolor que trasladaban los militares tenía que ver con haber sido ligados mediáticamente con el narcotráfico. Los oficiales que sobrevivieron a los misiles antiaéreos británicos esperaban otra despedida.

El discurso de Rohde para el traspaso de mando fue revisado una y otra vez por sus hombres de confianza. Estaban convencidos de que era el momento de exponer públicamente las sensaciones vividas en los despachos de la Fuerza Aérea en los últimos días. Pero no querían entrar en una polémica sin retorno con el Poder Ejecutivo que pudiese afectar a los oficiales que continúan en actividad.

Midieron las palabras que expuso Rohde. "No puedo dejar de manifestar el profundo dolor que me causa el ver en situación de retiro a oficiales de brillante trayectoria, cuando las funciones que les eran propias se encontraban fuera de la cadena de responsabilidades en los hechos en cuestión".

El Gobierno acusó a la Fuerza Aérea de no haber comunicado el caso del contrabando de cocaína en un vuelo de Southern Winds. Además, se le recriminó a Rohde haber mantenido como jefe de Ezeiza al comodoro Alberto Beltrame, cuyo hijo estaba prófugo de la Justicia en esa causa.

El ministro de Defensa, José Pampuro, reiteró ayer antes de dejar el Edificio Cóndor que el ahora ex jefe de la Fuerza Aérea deberá explicar por qué no dio la novedad al poder político.

En el momento final de su discurso, Rohde agradeció a su familia. Su voz se quebró. Su esposa, Alicia, rompió el protocolo y decidida avanzó a saludarlo.

Schiaffino, en su discurso como nuevo jefe, reconoció a quienes pasaban a retiro como "los héroes de Malvinas".

Será subjefe el brigadier Carlos Bianco, compañero de Schiaffino en la promoción 38a., pero ascendido un año antes. Como comandante de Regiones Aéreas se desempeñará el brigadier Carlos Matiak; jefe de Operaciones Aéreas será el brigadier José Gabari Zoco; el Area Material quedará a cargo del brigadier Alberto Filippini; en la Jefatura de Personal fue elegido el brigadier Ernesto Ureta, mientras que el nuevo secretario general será el brigadier Rafael Márquez.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?