Suscriptor digital

Murió el ex presidente de la Corte José Severo Caballero

El ex magistrado falleció el domingo a los 86 años; formó parte del supremo tribunal desde 1983 hasta 1989
(0)
1 de marzo de 2005  • 11:42

El ex presidente de la Corte Suprema de Justicia José Severo Caballero murió el domingo último, a los 86 años de edad, según confirmaron hoy fuentes del alto tribunal.

Severo Caballero llegó a la Corte tras el regreso de la democracia, en 1983, cuando el entonces flamante presidente Raúl Alfonsín resolvió renovar el máximo tribunal heredado de la dictadura.

El 21 de diciembre de 1983, el Senado prestó acuerdo por unanimidad a los cinco nuevos integrantes de la Corte: Genaro Carrió, César Augusto Belluscio, Carlos Fayt, Enrique Petracchi y Severo Caballero.

Por entonces, tenía 65 años de edad y anteriormente se había desempeñado como fiscal de la Cámara del Crimen en CÓrdoba y vocal del superior tribunal de Justicia de esa provincia, cargo del que fue destituido en 1966 por el golpe de Estado encabezado por Juan Carlos Onganía.

En 1985 reemplazó en la presidencia de la Corte a Carrió y permaneció en el cargo hasta 1989, cuando renunció.

Desde entonces trabajó como abogado particular y en los últimos tiempos estaba virtualmente retirado de la actividad.

Una de sus últimas apariciones públicas fue, precisamente, en el salón de actos de la Corte, el 31 de octubre de 2003, cuando asumió como ministro del máximo tribunal Eugenio Raúl Zaffaroni.

Severo Caballero fue uno de los jueces que en 1987 avaló la constitucionalidad de las leyes de Obediencia Debida y Punto final: suscribió el voto mayoritario con Fayt, Belluscio y Petracchi, en tanto que la única disidencia fue la de Jorge Bacqué.

"No incumbe al Poder Judicial juzgar sobre la oportunidad, del mérito o la conveniencia de las decisiones de los otros poderes del Estado, sin que antes bien, es misión de los jueces en cumplimento de su ministerio, como órgano de aplicación del derecho coadyuvar en la legítima gestión de aquellos", sostuvo aquel fallo.

Fuente: DyN

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?