Propuesta que no logra salir adelante

(0)
3 de marzo de 2005  

"PyME (Sitiados)" (Argentina/2001-2002). Dirección y guión: Alejandro Malowicki. Con Gabriel Molinelli, Bernardo Forteza, Duilio Orso, Hugo Alvarez, Silvia Trawier y otros. Fotografía: Germán Drexler. Música: León Gieco. Presentada por Cinegrafía. Hablada en español. Duración: 96 minutos. Calificación: apta para todo público.

Las pequeñas y medianas empresas fueron, en un país como la Argentina, devastadas por una economía de mercado con continuos altibajos, válidos ejemplos de cómo se debe luchar para mantenerse a flote en medio de deudas y de embates cotidianos. Este es el problema que debe enfrentar Pablo, que, a mediados de la década del 90, está al frente de la fábrica de plásticos que heredó de su padre. Acosado por cuentas impagas, por sueldos que no logra hacer efectivos y por la imposibilidad de rehacerse de su inminente bancarrota, el empresario se ve apresado por un modelo impuesto desde el gobierno de turno contra el que se le hará imposible sobrevivir.

Sus operarios, mientras tanto, tratarán de esforzarse para que esa fábrica continúe abierta, a pesar de que sus salarios no están al día ni las obsoletas máquinas pueden cumplir con la tarea pautada. En esos momentos cruciales aparece en el lugar Gustavo, el joven hijo de Pablo, el que intentará salvar el patrimonio de sus antepasados pese a las acechanzas de un inmediato futuro que habla de cansancio y de pesimismo.

Alejandro Malowicki, un director inquieto al que la cinematografía argentina le debe "Pinocho", un atractivo film para niños, se internó con "PyME" en esta problemática tan actual y procuró radiografiar a esos personajes sitiados (no en vano éste es el subtítulo del film) por los continuos vaivenes de una pelea en la que la derrota o la esperanza se entrechocan sin piedad. La idea de la historia era, sin duda, tan interesante como potente en la descripción de personajes y situaciones de crisis y de mínimos triunfos. Pero el realizador apenas logró su cometido a través de un guión que le pertenece y que transita por la epidermis de ese cuadro realista con precarios elementos dramáticos y reiteradas situaciones. Filmada en su totalidad en exteriores -la fábrica con su fauna humana en constante puja entre el fracaso y el esfuerzo-, "PyME" queda como un film con voluntad de acercarse a una temática muy nuestra, y que falla por cierta simpleza en la radiografía de sus criaturas y de su anécdota.

Sin duda, la intención del director, en su doble carácter de realizador y de argumentista, fue construir un micromundo, ejemplo de una parte importante de la Argentina, pero su propósito quedó a mitad de camino entre el interés y la monotonía. Tampoco el elenco aportó la necesaria autenticidad en esta trama que habla de pesares muy nuestros acotados, aquí, por un libreto que necesitaba más potencial dramático y mayor fuerza interior. La fotografía, apenas discreta, y la música, de León Gieco, se suman, con más entusiasmo que validez, a este intento frustrado de hablar de una realidad que duele y exaspera.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?