Suscriptor digital

Dos a quererse y pelearse

Romina Yan y Damián De Santo protagonizan una comedia de situaciones producida por Cris Morena y Gustavo Yankelevich
Natalia Trzenko
(0)
9 de marzo de 2005  

"Amor mío", la comedia que se estrena esta noche, a las 20.30, por Telefé, es una cuestión familiar. En más de un sentido. El primero es el más obvio: la protagonista femenina es Romina Yan, el director es Tomás Yankelevich, su hermano, y los productores son Cris Morena y Gustavo Yankelevich, sus padres.

Pero los aires de familia no terminan ahí. Hace más de cuatro años que el programa está dando vueltas, y las distintas etapas por las que pasó se pueden medir en embarazos y nacimientos, más que en meses y años.

"Una mañana estaba en casa con mi hijo y mi marido y se me empezó a ocurrir la idea. Me encantan las comedias románticas y pensé qué bueno sería armar algo así. Empezamos a escribir y quedaron como tres carillas. Esto fue en 2000. Decidí llevárselas a mi mamá, y ella enseguida buscó autores para que desarrollaran la historia. Y al principio estuvo todo bien, pero después yo quise tener otro hijo, lo tuve...", cuenta Yan, y Damián De Santo, el protagonista masculino de la historia, agrega: "En estos más de cuatro años tuvimos muchísimas reuniones. Y en ese tiempo pasaron muchas cosas".

Además del embarazo de la protagonista y de la paternidad de su galán, otros eventos modificaron el camino de "Amor mío". Uno de ellos fue la crisis económica de la Argentina. "Siempre mantuvimos la idea de hacerlo, pero fue cambiando. Mi hermano volvió de Estados Unidos y le dimos el guión, pero no le cerraba la idea de que fuera unitario, porque esto era en 2001 y encarar un unitario parecía imposible. Pasó a ser una tira y decidimos que lo mejor era hacerla de media hora, supercómica", detalla la actriz.

Más allá del tiempo transcurrido y las modificaciones elegidas y obligadas, la idea original de "Amor mío" permanece. A saber: Marcos (De Santo) y Abril (Yan) son hermanastros, la madre de él está en pareja con el padre de ella y los chicos no se llevan bien. Pero cuando sus padres mueren en un accidente ellos, ya adultos, quedan como únicos herederos de un coqueto departamento que se verán obligados a compartir.

Persevera y grabarás

"Durante los cuatro años de desencuentros tuve este libro dando vueltas, y yo soy de tirar los guiones que no voy a hacer. O los uso para los faxes. Y me pasaba que de éste no me quería desprender. Cuando terminé el éxito de «Pensionados», el año pasado (risas), le dije a mi mujer que lo único que me interesaba hacer era «Amor mío». Era esto o instalarme en Córdoba todo el año", cuenta De Santo.

Finalmente el proyecto se concretó, y todo indica que no podía llegar en mejor momento a la pantalla de Telefé. Es que éste es el año de la comedia de situaciones o sitcom, que en 2004, con "La niñera", probó que podía gustarle al público argentino. El caso de esta producción de RGB (la empresa de Gustavo Yankelevich) y Cris Morena Group es algo distinto del resto de las comedias de media hora que se verán esta temporada en Telefé. Mientras que "¿Quién manda a quién?", con Gianella Neyra y Nicolás Vásquez, y "Casado con hijos", con Florencia Peña y Guillermo Francella, son formatos importados de los Estados Unidos, "Amor mío" tiene un guión original y nacional. "No tenemos atrás un canal extranjero que quiere algo específico. Acá vamos a demostrar que este tipo de programa se puede hacer en la Argentina por argentinos. Está todo muy bien. Ella, Romina, vino muy instalada en el personaje. Me sorprendió su capacidad para la comedia", dice el actor, y su compañera lo mira, tímida.

Esta será la primera vez que Yan deja atrás las lágrimas de la heroína de telenovela para calzarse los zapatos de la comediante: "En la vida real soy superpayasa, especialmente con la gente con la que tengo mucha confianza, pero me preguntaba cómo llevar eso al personaje. Mis viejos, cuando se armó esto, me decían: «Vos tenés que ser como sos en tu vida», y yo no sabía cómo hacerlo. Soy parecida en algunas cosas al personaje, pero no soy tan desfachatada ni espontánea. Todo el tiempo pensaba que yo soy esta mina y me la tengo que creer, me tengo que creer que soy una diosa, y eso me cuesta", dice la actriz, que también cuenta que en un principio trabajar con De Santo la ponía tan contenta como nerviosa.

"Me sentía inhibida, porque sigo su carrera desde hace un montón y me parece un actorazo. Además, Damián no para nunca. Y siempre tenés que estar atenta contestándole los chistes, y llega un momento en que yo ya no tengo con qué responderle. Llegaba a casa al principio y le decía a mi marido: «Va a pensar que soy una tarada si no le contesto tal chiste o no me río lo suficiente»", cuenta la actriz.

Extraña pareja

Dicen que tienen los personajes cruzados. Que el estructurado y metódico Marcos de él se parece a la Romina de la vida real, mientras que el desparpajo y el cuelgue de Abril bien podrían describir al Damián de civil.

"Abril es muy desinhibida, muy volada, sin horarios. Hace lo que le viene en gana en todo sentido. A Marcos lo vuelve loco, le cambia los canales de la tele, le come su comida y no le importa nada", describe Yan. De Santo toma la posta: "Marcos, por su lado, tiene un padre militar (Arturo Bonin) y un pasado de escuela militar que lo marcaron. El intenta planear todo, y con ella, que vive al día, se le complica bastante".

Como en las mejores comedias de la televisión norteamericana desde "Extraña pareja" hasta aquella "Luz de luna" que protagonizaban Cybill Shepard y Bruce Willis, en "Amor mío" la convivencia obligada de dos personalidades opuestas llevará a batallas campales, desacuerdos y confusiones varias que derivarán en situaciones más bien tiernas. Y románticas, aunque no inmediatamente. "Al público le quedará claro que estos dos van a terminar juntos. El tema es cómo y cuándo. Esta no es la típica historia en la que después de veinte capítulos de peleas se enamoran y listo", explica la actriz, que desde esta noche mostrará que en la convivencia del odio al amor hay más de un paso.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?