Mejora la salud del camarógrafo herido por una bala perdida

Le retiraron el respirador artificial; el Presidente felicitó a los médicos
(0)
11 de mayo de 1997  

La salud del camarógrafo Guillermo Galván, herido anteayer en la puerta de la comisaría de José León Suárez cuando se disparó accidentalmente el arma del oficial Gabriel Larraude, continuaba ayer fuera de peligro y en franca mejoría.

El director del Hospital Interzonal de Agudos de San Martín Eva Perón, donde el técnico de canal 9 permanece internado, informó que el estado de Galván había experimentado importantes adelantos.

"Esta madrugada le sacamos el respirador artificial y ahora respira por sus propios medios. Puede hablar y es muy probable que pronto empiece a comer por él mismo", relató el doctor Ricardo Granati.

Luego de ser alcanzado por una bala que atravesó su tórax mientras cubría una nota en la seccional 4a. de San Martín, ubicada en Avenida Márquez al 400, el camarógrafo fue intervenido quirúrgicamente en el mencionado centro asistencial.

El proyectil había salido de la recámara de la pistola Smith & Wesson, calibre 45, del policía Larraude cuando éste manipulaba en el interior de la comisaría el arma aúnmartillada que poco antes había utilizado durante un operativo.

Cómo fue

En su trayectoria, la bala rompió la persiana de una de las ventanas de la sede policial, pasó entre el comisario y los periodistas que charlaban en la vereda, ingresó por el pecho del camarógrafo, perforó su pulmón izquierdo, salió por su espalda e impactó contra una camioneta que circulaba por el lugar.

Afortunadamente, la operación en el Eva Perón resultó exitosa y el pronóstico fue favorable desde un principio.

Ayer, el presidente Carlos Menem se interesó por el estado de salud del técnico de canal 9 y felicitó a los médicos que lo atendieron.

Por el contrario, no existieron novedades tan positivas para el oficial inspector Larraude: poco después del desgraciado episodio, se labró en su contra un sumario administrativo por negligencia grave y se le inició una causa judicial por lesiones culposas.

El subcomisario de la 4a., Raúl Pagliarino, indicó ayer a La Nación que "el sumario administrativo aún no fue elevado a la Jefatura de la fuerza en La Plata. Podría ser enviado mañana o el lunes".

Por el contrario, el arma de Larraude y otros elementos secuestrados en la comisaría por el Servicio Especial de Investigaciones Técnicas (SEIT) de la Policía Bonaerense fueron remitidos a la capital provincial el día de los incidentes, una vez concluidos los peritajes balísticos, de rastros y la planimetría realizados en el lugar.

Mientras tanto, el juez de San Martín Aníbal Belaggio, a cargo de la causa, espera que Galván se recupere para tomarle declaración.

Curioso

A 36 horas del episodio, la bala que hirió a Galván aún no había sido recuperada por la Policía para ser sometida a las pericias correspondientes.

Los periodistas presentes en el momento del confuso hecho recogieron el proyectil cuando éste detuvo su recorrido al impactar contra una camioneta y lo remitieron al director de Nuevediario, programa para el que trabaja el técnico herido. Ayer todavía permanecía en su poder.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?