Suscriptor digital

Un campeón intacto

Banco Provincia, dueño de la temporada 2004, debutó con una goleada sobre GEBA por 4-0, en el Cenard
(0)
14 de marzo de 2005  

Todo comienzo de campeonato justifica ciertos desajustes, imprecisiones y falta de ritmo propios de la inactividad. Pero Banco Provincia, el campeón de la temporada de hockey 2004, mantuvo el envión ganador y se mostró intacto, ya que en su presentación goleó a GEBA por 4-0 en el Cenard, por la primera fecha del Metropolitano.

Debe considerarse que Banco Provincia vivió una transición difícil tras su coronación: cambió de DT -Gabriel Minadeo por Mario Vila- y perdió a Leonardo Deambrosi y Ezequiel Sosa, los delanteros que con sus goles le dieron el título al club y que emigraron a Europa.

Más allá de las ausencias, todo parece seguir en su lugar, ya que en el equipo conviven en paz tres generaciones de jugadores. Están los que piensan y marcan los tiempos, los experimentados Maximiliano Minadeo, Martín Constanzo y Nicolás Ricciardulli; están los que ofrecen equilibrio y goles, Lucas Rossi y Juan Manuel Esparis, y están los de la sangre nueva, los que con su energía les dan oxígeno a los grandes e imprimen frescura: Juan Martín López, Lucas Vila, Juan Cruz Vila e Ignacio Ortiz.

Gabriel Minadeo -también DT de las Leonas y Hacoaj- pretende sacar el máximo provecho de esta mixtura, con la premisa de que no sólo haya 11 jugadores listos, sino 16 que roten y se repartan en distintas funciones, como dicta el hockey de estos tiempos.

GEBA, que el año último trepó hasta las semifinales de los playoffs tras una muy buena campaña, sufrió como nunca la contundencia y efectividad de Banco Provincia. El equipo de Claudio Junquet tuvo el control del partido en varios pasajes y dispuso de 7 córners cortos en la primera etapa. Al final, sus intentos se frustraron por los reflejos de Vivaldi o por su propia impericia.

En cambio, los de Vicente López facturaron en gol casi todo lo que tuvieron a mano. Primero fue Esparis, que a los 18 minutos madrugó a Lucas Argento en una jugada iniciada con un flick (1-0).

A los 6 del segundo tiempo, una sucesión de pequeños pases y desvíos tras un córner corto derivó en el tanto de Ricciardulli (2-0). Frente a la desesperación de GEBA, que se desordenó, castigó Ortiz luego de un centro de Lucas Vila (3-0). Y un sutil toque de Lucas Rossi -la figura por su despliegue- extendió la brecha a cuatro y abrió la ilusión para el bicampeonato.

Debido a la huelga de árbitros por el conflicto económico con la Asociación de Hockey, dirigieron Ernesto Díaz -juez retirado en 2004- y Daniel Herrero, padre de Martín, delantero de GEBA. La experiencia fue un éxito, porque los jugadores colaboraron y no hubo ningún amonestado.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?