Barrabravas: condenan a los acusados

Para "El Abuelo" , 13 años de prisión, y entre 15 y 20 para los autores materiales
(0)
17 de mayo de 1997  

Después de dos meses de juicio oral y público, las juezas del Tribunal Oral N° 17 condenaron a José "El Abuelo" Barritta a trece años de prisión por los delitos de asociación ilícita y extorsión en prejuicio de los ex dirigentes de Boca Juniors Antonio Alegre y Carlos Heller.

El ex jefe de la hinchada xeneize había sido absuelto en primera instancia por el homicidio de dos simpatizantes de River Plate, ocurrido el 30 de abril de 1994.

En tanto, seis de los ocho barrabravas procesados por el homicidio de Walter Vallejo y Angel Delgado fueron declarados culpables del asesinato.

A cinco de ellos se los condenó a veinte años de prisión, porque también se les imputó ser integrantes de la organización ilícita presidida por Barritta.

Las juezas Isabel Poerio de Arslanian, Elsa Moral y Silvia Arauz, pudieron determinar que Miguel Santoro, Freddy Cáceres Romero, Jorge Villagarcía, Jorge Almirón y Marcelo Aravena atacaron a tiros en Ingeniero Huergo y Brasil a un camión en el que se desplazaban unos 50 hinchas del club rival. Dos murieron y otros 10 fueron heridos por armas de fuego.

La emboscada fue media hora después de la finalización de un partido entre Boca y River, que se jugó en la Bombonera y terminó con un triunfo millonario. Por su parte, Daniel Silva recibió una pena de 15 años de encierro. Fue condenado por los homicidios pero quedó excluido de la organización ilícita que formaría la barra brava del club de la ribera.

Inversamente, sus compañeros, Edgardo Allende y Mario Bellusci Martínez recuperaron ayer su libertad porque fueron absueltos por los homicidios y sólo condenados a cinco años de cárcel, por el delito de asociación ilícita.

Trece años de prisión para Barritta

Otros seis fanáticos del club de la Ribera fueron condenados a 20 años de cárcel por el homicidio de dos hinchas de River

Pese a que una inmensa bandera que domingo por medio se despliega en la Bombonera afirma lo contrario, la Justicia dio ayer su palabra y condenó a los nueve barrabravas de Boca Juniors que desde hacía dos meses eran juzgados por las tres integrantes del Tribunal Oral N° 17.

José "El Abuelo" Barritta pasará algunos años más tras las rejas. Las juezas Isabel Poerio de Arslanian, Elsa Moral y Silvia Araúz, lo condenaron a trece años de prisión por ser el jefe de una asociación ilícita y extorsionar a los ex dirigentes del club de sus amores, Antonio Alegre y Carlos Heller. En cambio, la Justicia lo absolvió por el delito de extorsión en perjuicio de los concesionarios del club.

El antaño jefe de la Número Doce (así se conoce vulgarmente a la hinchada del club de la Ribera), no esperaba una condena tan alta. En realidad, casi nadie lo preveía. El fiscal Juan José Ghirimoldi había solicitado que se lo condenara a 12 años de encierro y, por lo bajo, muchos de los que presenciaron el proceso, y escucharon a los 123 testigos que pasaron por el sala, dudaban de que hubiese pruebas suficientes que permitieran a mantenerlo detenido.

Sólo Heller y el ex barrabrava arrepentido, Darío Vesselizza Randi, lo perjudicaron abiertamente. Habrá que esperar hasta el viernes próximo -día en el que se leerán los fundamentos de la sentencia-, para saber cuáles fueron los elementos que comprometieron a Barritta.

De los nueve acusados, él era el único que había sido absuelto en primera instancia por el homicidio calificado (por haber sido cometido con premeditación y alevosía) de dos hinchas de River Plate que fueron emboscado en Ingeniero Huergo y Brasil, en la tarde del 30 de abril de 1994, cuando regresaban a sus casas después de un clásico que terminó con un triunfo millonario.

Los autores de dos muertes

En cambio, Miguel "Manzanita" Santoro, Fredy "Bolita Niponi" Cáceres Romero, Marcelo "De Lomas" Aravena, Jorge "Corbacho" Villagarcía, Jorge "Gomina" Almirón, Daniel "Gordo Dany" Silva, Mario "El Uruguayo" Bellusci Martínez y Edgardo "Chino" Allende habían sido procesados como presuntos coautores de los homicidios de Walter Vallejos (19) y Angel Delgado (23) y la tentativa de homicidio de otros diez jóvenes que habían estado en la Bombonera media hora antes de que se efecutara el ataque fatal.

Las magistradas declararon culpables del asesinato de los hinchas millonarios a Santoro, Niponi, Aravena, Almirón y Silva. A los cuatro primeros los condenaron a veinte años de prisión, porque también se los responsabilizó por ser integrantes de una asociación ilícita, y a Silva le dieron 15 años. No calificaron el hecho como un homicidio calificado, que prevé la pena de prisión perpetua, sino como un homicidio simple.

Distinta suerte tuvieron Allende y Bellusci Martínez, que ayer regresaron a sus hogares después de casi tres años. Fueron absueltos por los homicidios que se les imputaban y recibieron una condena de cinco años de prisión por formar parte de la organización delictiva que presidía Barritta.

Como los tres años que estuvieron detenidos sin condena contabilizan cuatro (porque el último se computa doble) ayer fueron excarcelados.

La tristeza de los condenados y sus seguidores convivió en la ex Sala de Audiencias de la Cámara Federal con la satisfacción de los familiares de las víctimas de la violencia en el fútbol y la alegría de los dos detenidos que recuperaron su libertad y volvieron a creer en la Justicia.

Allende abrazó a su esposa Marité y a su hija Agustina, de cuatro años, y partió junto a sus hermanos. Sin esposas y sin custodios podía decir hacia dónde iría. Bellusci Martínez prefirió hablar. "Hay algunos muchachos presos que son inocentes", aseguró.

Del otro lado de la historia, Dionisia Delgado, madre de uno de los jóvenes fallecidos, dijo: "Sólo ahora tengo la conciencia tranquila. La Justicia condenó a los que me quitaron a mi hijo"

"El Abuelo" ya había perdido el liderazgo

Desde que el fútbol se insertó en la sociedad, Boca siempre significó poder. Tanto en la esfera dirigencial como en lo que se refiere a la hinchada. "Boca es pueblo", suelen repetir los hinchas que integran o no la barra brava, y como todo pueblo siempre hay alguien que lo gobierna, lo controla y lo guía.

En lo que respecta a la Número 12 (así se la llama comúnmente a la hinchada de Boca, porque ella es el jugador número 12 con que el equipo entra en la cancha) se pueden diferenciar dos etapas con líderes diferentes.

Ayer, José El Abuelo Barrita, quien fue condenado a 13 años de prisión; hoy, Santiago Lancri, apodado Gitano o Cabezón, quien tiene como lugarteniente a un hincha que responde al apodo de El Rafa.

Lancri trabaja en el Concejo Deliberante y durante un tiempo estuvo cerca de Carlos Bello (ya fallecido), importante puntero radical en el barrio de la Boca, quien luego fue diputado por la bancada de la UCR.

Entre estos dos líderes, hay varios puntos para marcar diferencias.

  • Hoy por hoy, Lancri promulga un perfil bajo. Mucho más bajo de que reinaba en la era Barrita.
  • Para la barra brava actual, Barrita "ya murió", "no corre más".
  • Sí, en cambio, piden la libertad de los demás detenidos. "Para los pibes, la libertad", cantan partido tras partido. Inclusive se pueden ver banderas colgadas del alambrado de cada estadio que visitan y que rezan: "Los pibes son inocentes".
  • Un himno olvidado

    A fines de 1995, ya con José "El Abuelo" Barritta detenido por la muerte de dos simpatizantes de River, ocurrida el 30 de abril de 1994, la hinchada que se ubica en la tribuna popular que da a los terrenos de la Casa Amarilla, dejó de cantar el himno político xeneize: "De la mano del Abuelo, que va siempre al frente y nunca tiene drama... Y vamos xeneizes...".

    ¿Por qué la determinación? La respuesta está en las internas que gobiernan la segunda bandeja de esa tribuna, donde debajo de las banderas el aliento hacia el equipo es tan común como el olor a marihuana.

    Barrita pertenecía al grupo de los hinchas de Villa Ballester, mientras que Lancri y El Rafa, responden al grupo del barrio de la Boca y al Barrio Chino, que está situado dentro de Barracas y donde los problemas nocturnos son tan frecuentes como las líneas de colectivos que pasan por allí.

    Lancri llegó a estar procesado en el mismo caso de José Barrita por averiguación de antecedentes, pero en ese momento no integraba la barra brava de Boca.

    La última vez

    La única vez que la hinchada actual cantó en favor de un barrabrava preso fue el 31 de marzo del año último, en la cancha de Vélez, en un partido en el que Boca derrotó a Ferro por 2 a 1, con goles de Caniggia y Cristian González.

    En esa oportunidad, el destinatario de los cantos fue El Negro Querida -estaba procesado y detenido por la muerte de los hinchas de River, Walter Vallejos y Angel Delgado-, quien falleció en la cárcel víctima de SIDA.

    Ese día, hasta Diego Maradona le dedicó el triunfo. "¿Cómo le dedicás una victoria a un barrabrava?", le preguntaron. "Yo no sabía que era un integrante de la barra. Me lo pidieron...", contestó el ex capitán del seleccionado argentino.

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?