Suscriptor digital

Admitió Menem que Emir Yoma es amigo de Yabrán

También dijo que él conoce al empresario; citarán a más custodios de la empresa Bridees
(0)
25 de mayo de 1997  

"Emir Yoma es amigo de Yabrán; él lo ha dicho".

La frase, expresada ayer por Carlos Menem en conferencia de prensa, en Anillaco, es de las que inmediatamente ganan una repercusión mayor a la que el tono aparentemente intrascendente podía indicar.

El diálogo con la prensa en La Rioja se concentró en buena medida en torno de las relaciones del Gobierno con el controvertido empresario postal.

Menem confirmó -y es un dato importante para un análisis político global- que una persona tan cercana a su entorno como Emir Yoma mantiene una relación de amistad con Alfredo Yabrán aunque precisó que "no se intentó un diálogo del Gobierno" por medio de Yoma. Agregó, en otro dato para el análisis, que Yabrán "había ido varias veces a la Casa de Gobierno, sin necesidad de intermediarios", y que había sido el fallecido sindicalista Diego Ibáñez que se lo había presentado.

En Dolores, entre tanto, se supo que tras las declaraciones testimoniales de Yabrán y de su jefe de seguridad, Gregorio Ríos, el juez José Luis Macchi citará a otros custodios de la empresa Bridees, que se atribuye al propio Yabrán, aunque éste lo niega sistemáticamente.

Ayer, el empresario dio a conocer un comunicado formal con ocho puntos en los que reiteró que no tiene vinculación alguna con el caso Cabezas.

Menem y Yabrán se vieron en Balcarce 50

El encuentro se produjo en el despacho de Eduardo Bauzá; fueron presentados por el gremialista Ibañez

ANILLACO.- El presidente Carlos Menem piensa que el juez Macchi "está haciendo bien las cosas" para dilucidar el crimen del reportero gráfico José Luis Cabezas y sostuvo que "no me consta" que Alfredo Yabrán haya pretendido establecer contactos con el Gobierno a través de Emir Yoma, su ex cuñado, en los días previos a la declaración del empresario ante los tribunales de Dolores.

Menem concretó su promesa de hablar con la prensa este sábado y, en un tono calmo no exento de firmeza, abordó algunos de los conflictivos temas de la realidad nacional. De manera más breve que en otras oportunidades, por el acto que lo esperaba en Huaco.

Reconoció que había expectativas por el testimonio que debía ofrecer el empresario postal, pero no juzgó si eran desmedidas o no. "Hay que valorar ahora las respuestas" de Yabrán y sostuvo que no quería profundizar el tema porque "no tenía sentido" ya que es un asunto que está en la esfera del Poder Judicial.

Cuando La Nación le preguntó si consideraba normal, "hayan existido o no", que hubieran reuniones entre funcionarios del Gobierno y Yabrán, respondió con otro interrogante:"yo preguntaría si el señor Yabrán es una persona indeseable. Hace pocas horas he leído declaraciones del gobernador Duhalde, diciendo que estuvo con Yabrán y que le parece una buena persona.

"Pero estas son opiniones de una personalidad que evidentemente tiene su impacto en el seno de la comunidad. Yo no puedo calificar si reunirse con Yabrán es bueno o malo. Esta no es la tarea del presidente de la Nación", añadió.

Sin embargo, cuando este diario precisó que se hablaba de funcionarios de su gobierno, Menem afirmó:"mientras cumplan con las funciones ministeriales en el ámbito del Poder Ejecutivo, las reuniones que ellos hagan, en tanto y en cuanto no lo hagan a título del Gobierno para el cual están trabajando, si es que no hay una directiva expresa, cosa que yo no he dado, pueden hacerlo".

Tampoco le consta, como se informó en el matutino Página 12 del viernes último, que Yabrán haya pretendido establecer conversaciones con su gobierno a través de Emir Yoma.

Y agregó: "sé que Yoma es amigo de Yabrán. El lo ha dicho. Pero nosotros...¿intentar un diálogo a través de una persona que no es del Gobierno? Además, a Yabrán si se le pide un diálogo en el acto, no hace falta intermediar..."

Además, Menem comentó que el empresario "fue varias veces a la Casa de Gobierno. Ahí lo conocí" y reiteró que se lo había presentado el gremialista Diego Ibáñez en el despacho de Eduardo Bauzá.

"Esto lo sabe todo el mundo", dijo Menem para cerrar el tema "porque no tiene trascendencia".

Previsor

El corte de rutas en varias provincias como método de protesta, fue calificado por Menem como un "delito" ya que al optar por esa vía, "arriesga su bienestar porque cuando se interrumpe un camino, se producen perjuicios económicos impresionantes al país y al Estado, que es quien debe recaudar para poder dar soluciones a los problemas de la gente".

Refutó además expresiones de "una política", sin identificar, cuando efectúa llamados a la resistencia civil. "¿Cortar rutas, agredir a la gente, a las fuerzas de seguridad, es resistencia civil? No. Es delito", sostuvo.

Admitió que el problema social en algunas provincias existe, "nunca lo hemos negado". Pero consideró que se puede "reclamar de otra forma". Estimó que junto con las necesidades llegan también actitudes "por parte de algunos, de neto corte político".

Mercado vs. Estado

Sin querer entrar en una nueva polémica con el gobernador Duhalde, quien afirmó que el mercado es para los ricos y el Estado debe atender a los más pobres, Menem dijo encontrar en esos dichos "parte de razón, no toda".

Según el Presidente, tanto en el mercado como en el Estado, "estamos involucrados todos" y, aunque el Estado tenga como misión importante atender funciones esenciales como la Justicia, salud, seguridad o educación, cuando el mercado funciona en un marco de estabilidad, "el pobre, que por ahí tiene recursos, puede comprar lo que puede a un precio estable".

Tribunal de ética periodística

ANILLACO.- "No veo en qué puede desmerecer al periodismo (la existencia de) un Tribunal de Etica integrado por periodistas", dijo Menem en consonancia con la postura asumida en los últimos días por sus ministros de Economía, Roque Fernández, y del Interior, Carlos Corach.

En una rueda de prensa, el jefe del Estado admitió que es un tema sobre el que se viene hablando desde hace mucho tiempo y que ya lo plantearon hombres de la profesión, como Félix Laiño o Bernardo Neustadt.

Recordó que todas las profesiones tienen su tribunal de ética y la del periodismo es "una de las más difíciles y más nobles y es feo cuando se la bastardea, cuando se miente".

Las risas entre entrevistadores y entrevistado llegaron cuando el Presidente aclaró que no pretende que "integremos nosotros (los funcionarios)" ese Tribunal; "no me aventuro a arrimar los resultados, pero que lo integren los periodistas".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?