Suscriptor digital

La televisión vuelve a cultivar el unitario

A "Botines" se suma "Conflictos en red"
(0)
17 de abril de 2005  

No es el más habitual de los géneros de la TV. Pero después de la crisis, parece que el unitario vuelve a abrirse camino en la pantalla chica. Al menos, desde esta semana, habrá dos chances de ver una historia que empieza y termina en cada capítulo, con un elenco de actores que cambia cada semana y un decorado que se renueva según el cuento que se ve. Es que, desde mañana, a "Botines", de Canal 13, se sumará "Conflictos en red", que se verá los lunes, a las 23, por Telefé.

Y si todo sale como está planeado, también Canal 7 tendrá unitarios en su vidriera. El director de Ficción de la emisora estatal, Leonardo Bechini, piensa hacer nuevas versiones de su ya clásico "Un cortado. Historias de café". Pero para verlos habrá que esperar hasta fines de mayo o principios de junio.

Mientras tanto, los dos unitarios de ley -en el sentido estricto del término- que ofrece la pantalla son "Botines" y "Conflictos en red", dos propuestas que, por suerte, ni van a competir ni tendrán el mismo objetivo en la mira. Excepto por una sola razón: ambas tienen a la realidad como fuente principal.

La primera, salida de la fábrica de Pol-ka, incursiona exclusivamente en el mundo de los robos y las estafas que alguna vez aparecieron en las páginas policiales de los diarios. La segunda, en cambio, hace pie en las complicaciones que las nuevas tecnologías les suman a las de por sí complicadas relaciones entre los seres humanos.

A saber: en el capítulo de mañana, titulado "Imborrable", el actor principal será el e-mail, y la actriz, Jazmín Stuart. Según Guillermo Otero, dueño de la flamante productora Capítulo Dos (ver aparte) e ideólogo de esta historia, "«Imborrable» tiene que ver con una típica historia de celos, con e- mails que salen y que uno quiere detenerlos cuando ya no se puede".

Aunque en la pantalla serán traducidos en un tono cercano al de la comedia, el tema de la nueva tecnología parece desvelar a Otero. "El hombre crea las nuevas tecnologías para estar mejor comunicado, pero en general todo le sale al revés: todos estamos más alienados, más enfermos, y parece que somos múltiples personas al mismo tiempo", dice Otero, que buscó entre sus más conocidos para darle forma a cada uno de los trece capítulos que aparecerán desde mañana.

"Básicamente son historias que tienen que ver con las nuevas tecnologías: Internet, e-mails, telefonía celular... Son todas historias verdaderas, a veces un poco potenciadas", agrega.

Como en todo unitario, habrá nuevos actores cada semana. Mañana, les tocará el turno a Stuart, Alejo Ortiz, Betina O´Connel y una pequeña participación del ahora conductor de "TVR", Gabriel Schultz. El siguiente lunes, en el capítulo titulado "Cazadores", estarán Julieta Ortega y Pablo Rago. Y más adelante, Mercedes Morán, Verónica Llinás, Celeste Cid y Fernán Mirás, entre otros.

Enfrente, en la producción de Pol-ka, también habrá variedad. Estarán Leticia Brédicce, Nacha Guevara, Natalia Oreiro, Nancy Duplaá, Rodolfo Ranni, Leonor Manso y Julieta Díaz, entre otros.

Costos altos

Si el unitario no es más común en la pantalla es por una razón bastante sencilla: los costos. "Las historias con continuidad, y con el mismo elenco, terminan por amortizar los gastos de decorado y de producción", explica Víctor Tevah, coordinador general de contenidos de Pol-ka. Pero en un relato como "Botines", donde cada semana se ve un nuevo elenco, en un nuevo lugar y con un nuevo fondo, la calidad se paga. Así y todo, Pol-ka corrió el riesgo para esta historia que comenzó con el pie derecho. El capítulo "Los cuatro reyes magos", que se vio el martes último, midió 15,8 y quedó segundo en su franja.

Otero también prefirió apostar a lo diverso del elenco y lo más caro de la producción. "Cuando empecé a trabajar en los proyectos de mi nueva empresa quería dedicarme a cosas nuevas, quería encontrar nichos, temas y formas que no estén tan de moda en la TV. Y el unitario me pareció lo más acorde. Sobre todo para el tipo de historias que queríamos contar", explica.

En cualquier caso, parece un buen síntoma que la TV pueda darse el gusto de contar las historias que quiere en el formato que quiera. Y sobre todo, parece buen síntoma, desde este lado de la pantalla, que exista una oferta diversa, con historias y propuestas diferentes, que le den variedad al menú catódico.

Capítulo dos, el nombre de una ilusión

El nombre de su productora no es casual. Cuando Guillermo Otero vendió Metrovisión, su empresa de posproducción hasta 2003, quiso cambiar de rumbo. Y en ese camino, Capítulo Dos, sonaba ideal.

Con empresa nueva entonces, Otero -que antes fue productor de ciclos para MTV y de los largometrajes "La Sonámbula", dirigida por Fernando Spiner; "Felicidades", de Lucho Bender, y "El Fondo del Mar", la opera prima de Damián Szifrón- puso manos en dos historias para la TV. Pero antes, se juntó con Luján Plaum y Horacio Guerrico, sus actuales socios en la productora.

"En julio del año último empecé a armar «Conflictos en red». Contacté a un par de guionistas geniales, Marcos Osorio Vidal y Andrea Marra, y fuimos ideando el primer capítulo. En octubre, hablé con Alfredo Stuart, un capo de la publicidad, para que dirija el piloto, en el que justamente actúa Jazmín Stuart, que es su hija. Me jugué como si fuera un capítulo para que saliera al aire. Y me salió bien: lo llevé a Telefé y a la hora me estaban llamando porque les interesaba y lo querían."

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?