Suscriptor digital

Renegocian contratos ferroviarios

Decreto: instruyeron a la Secretaría de Transporte para que se acuerde adelantar obras en los trenes y subterráneos metropolitanos concesionados.
(0)
14 de junio de 1997  

El Gobierno está dispuesto a negociar un cambio de los contratos de concesión de los servicios de trenes de superficie y subterráneos en el área metropolitana para que se adelanten obras y se realicen otras no previstas en la privatización.

Por ello instruyó por decreto a la Secretaría de Transporte para que inicie las gestiones con los concesionarios privados.

La decisión parece enmarcada en las iniciativas del Gobierno para incrementar las obras públicas para generar empleos en el año electoral.

Pero también recoge una inquietud de larga data de los concesionarios, que comenzó a plantearse casi el mismo día en que debutaron como prestadores de los servicios.

Las conversaciones llevadas a cabo en 1995 con el área de Transporte no dieron resultados, puesto que según las informaciones que trascendieron en ese momento, los concesionarios pedían un incremento de las tarifas a cambio de adelantar las obras comprometidas.

En tanto, en 1996 el actual equipo de Economía dispuso un incremento de las tarifas de los servicios concesionados que superó lo que les correspondía a los prestadores por las mejoras introducidas.

El excedente debía destinarse a un fondo para la realización de obras.

Los grupos que ganaron las privatizaciones tienen del Estado dos subsidios. Uno está destinado a cubrir el déficit operativo, mientras que el restante cubre las inversiones.

Los fundamentos para abrir la renegociación ahora son los siguientes:

  • Remodelación de la línea "A", que incluye el reemplazo de todo el material rodante, y la construcción de una nueva estación para remplazar las de Pasco y Alberti.
  • El esquema incluiría también la utilización de financiación del Banco Mundial para mejorar los sistemas de ventilación de los subterráneos, que padecen en la actualidad un constante incremento de la temperatura promedio en los túneles y estaciones.
  • Cambio de material rodante en las líneas de superficie.
  • Adelantamiento del cronograma de remplazo de pasos a nivel por otros bajo o sobre nivel.
  • El objetivo declarado es, entre otras cosas, evitar que el sistema se vea desbordado por la demanda.

    A pesar de que las mejoras introducidas en los últimos años permitieron incrementar la frecuencia de los servicios, el crecimiento de la demanda resultó superior al calculado.

    De este modo, los concesionarios están facturando también más que lo previsto.

    Pero el Gobierno asegura que si no se aceleran las inversiones habrá saturación de los servicios, mientras que se está perdiendo la oportunidad de que una mayor cantidad de usuarios de los transportes masivos alivie la presión sobre el tránsito en las calles.

    Pero las previsiones iniciales del Gobierno son que entre la sobretarifa destinada a obras y la facturación superior a la esperada cuando se firmaron los contratos, es posible cambiar el cronograma de obras sin volver a ajustar los valores de cospeles y boletos.

    La compensación sería un alargamiento de los plazos de concesión originalmente acordados.

    Guiño a los privados

    Las empresas concesionarias de los servicios de ferrocarriles y subterráneos en el área metropolitana aseguran que no pretenden un aumento de las tarifas actuales, sino una prolongación del período original de la concesión para amortizar las inversiones a las que se obligaron en el momento de obtener los contratos, precisó Juan Ordoñez, vocero del grupo Roggio, operador de Metrovías y de la línea Urquiza.

    Aunque austeros en materia de declaraciones, los empresarios de Ferrocarril Metropolitano sostienen oficiosamente que los objetivos acordados en los contratos de las privatizaciones fueron superados por los concesionarios, pero que ahora el público demanda nuevos pisos de calidad y cantidad.

    Esa sería la principal razón por la cual el sector privado espera prorrogar los términos de las concesiones, que hasta ahora se extenderán por una década.

    El Gobierno, de acuerdo con un decreto que firmó el presidente Carlos Menem y que ya fue publicado en el Boletín Oficial, ya dio el visto bueno para que la Subsecretaría de Transporte Metropolitano acerque posiciones con los privados y acelere los pasos para la "apertura" de las cláusulas hoy en vigor.

    Después de esa señal desde el más alto nivel político, se espera que la semana que viene cobren otro ritmo las conversaciones sobre nuevos plazos de concesión y, eventualmente, de tarifas.

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?