Suscriptor digital

Con Scioli, Menem logró quebrar el sistema del PJ

El motonauta se impuso en 22 de las 28 circunscripciones de la Capital y desactivó el apoyo del aparato partidario
(0)
17 de junio de 1997  

"El que gana conduce, y el que pierde acompaña". La frase, tradicional en el discurso peronista, fue la síntesis de lo que significó para el menemismo la victoria del deportista Daniel Scioli, quien anteayer tras ganar las internas abiertas del PJ porteño, se convirtió en el candidato a diputado nacional por el distrito.

El triunfo del menemismo trascendió los cuatro mil votos por los que Scioli superó al denominado "sistema" partidario que lideró el diputado Miguel Angel Toma, alineado con el duhaldismo: con Scioli se quebró la hegemonía partidaria, una suerte de resabio de lo que fue la alianza del grossismo con el FUP y el sector de Toma.

El deportista, que se impuso en 22 de las 28 circunscripciones de la Capital, logró que el aparato partidario del Frente de Unidad Peronista (FUP) no arrasara en los bastiones electorales que permitió al "sistema" manejar el justicialismo porteño.

En el "búnker" de Toma no se recuperan de la derrota. Al "sistema" no sólo le cayó como un balde de agua fría ganar en seis secciones electorales, sino que Scioli se acercó en las secciones alineadas con el FUP.

El reaseguro del "tomismo" fueron las secciones electorales 21°, 22° y 23°. "Siempre ganamos 100 a 1", recordó ayer un dirigente nostálgico de victorias arrasadoras. Esta vez la taba se dio vuelta, en esas circunscripciones ganaron por un moderado margen.

En las secciones 5°, 6° y 7°, cuyos referentes son Eduardo Rollano (FUP), y de Roberto Digón (duhaldismo), el sector de Toma obtuvo un magro triunfo, en lo que fur otro golpe al corazón partidario del sistema.

A esto se sumaron las derrotas en los sectores del ruckaufismo (17°), del sindicalismo (22°), y en distritos como el 27° y el 28°, que tradicionalmente acompañaron en las últimas elecciones internas al FUP.

La autocrítica ausente

El día después de la puja interna, en el sector de Toma no hubo autocrítica. Los dirigentes masticaron en silencio la bronca de no poder, tal como definieron, torcer el brazo del Presidente, responsable del lanzamiento de Scioli al ruedo político.

Puertas adentro, algunos conocedores de la liturgia del sistema admitieron como el error fue "no ver la jugada de los independientes y confiar en el aparato".

Es que el triunfo de Scioli tuvo dos puntos claves: el apoyo de los afiliados, a través del conocimiento territorial que le brindó el grupo de los libertadores (Carlos Corach); y el voto de los independientes, que logró con la ayuda del asesor presidencial Emilio Perina.

En tanto, el menemismo porteño, cristalizado en la titular a cargo del PJ de la Capital, Claudia Bello, y en la agrupación de Carlos Corach, los libertadores, luego de saborear el triunfo, se esperanzó con un virtual triunfo en octubre próximo.

De las trece bancas que están en juego en el distrito porteño, al PJ que según las encuestas está muy lejos del Frepaso y de la UCR, le resultará difícil obtener más de dos escaños. Esto significa que Inés Pérez Suárez y Toma, quien por lograr la primera minoría ocupará el cuarto puesto de la lista de Scioli, verán empañadas sus posibilidades de llegar al Congreso.

Después del triunfo de Scioli nada parece imposible para el oficialismo, ahora oxigenado con la revalidación del título de Menem, como único conductor del justicialismo.

"El objetivo de ganar las elecciones de octubre no es un desafío imposible para el PJ, como no lo fue ganar las elecciones internas", dijo ayer a La Nación Bello, una de las artífices de la incipiente carrera de Scioli.

¿Heridas en el duhaldismo?

El duhaldismo no se hizo cargo de la derrota Toma y Roberto Digón, quienes se adjudicaron el respaldo Eduardo Duhalde, quien no desalentó a los duhaldistas porteños, pero no jugó a fondo en la puja de la Capital.

"¿Cuando vieron una foto de Toma y de Digón con Duhalde?", ironizó ayer un vocero del gobernador bonaerense. En las filas duhaldistas negaron supuestas heridas tras contar los votos que sumó Toma.

Para Duhalde la prioridad política está su distrito, y si bien no hay heridas visibles después de la puja porteña, en el duhaldismo ayer admitieron que Toma y Digón "no le hicieron ningún favor" al gobernador con su alineamiento fervoroso.

Cambios

El sector de Miguel Angel Toma logró anteayer en las elecciones internas del PJ porteño la primera minoría, al obtener más del 25 % de los votos (casi el 40), y así se incorporó un postulante cada cuatro a la lista ganadora de Daniel Scioli. Los diez primeros candidatos a diputado nacional son los siguientes: Daniel Scioli, Javier Mouriño, Inés Pérez Suárez, Miguel Angel Toma, Sergio Lescano, Angela Riggón, Guillermo Gómez Galizia, Roberto Digón, Raúl Villa e Irma Pandolfi.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?