Suscriptor digital

Historia provocativa trabajada con rigor

(0)
9 de junio de 2005  

"Géminis" (Argentina-Francia/2005). Dirección: Albertina Carri. Con Cristina Banegas, Daniel Fanego, María Abadi, Lucas Escariz, Damián Ramonda, Silvia Baylé, Julieta Zylberberg, Lucrecia Capello, Carlos Durañona, Beatriz Spelzini, Gogó Andreu y Vivi Tellas. Guión: Albertina Carri y Santiago Giralt. Fotografía y cámara: Guillermo Nieto. Música: Edgardo Rudnitzky. Edición: Rosario Suárez. Sonido: Jesica Suárez. Dirección de arte: María Eugenia Sueiro. Producción de Matanza Cine y Slot Machine presentada por Distribution Company. Duración: 85 minutos. Sólo apta para mayores de 16 años.

En su tercer largometraje, Albertina Carri propone una provocativa historia de incesto entre hermanos en el seno de una familia de la alta burguesía, con formato de tragedia griega y trabajada con gran rigor y convicción. Con una concepción narrativa y estética bastante más clásica que en "No quiero volver a casa" y "Los rubios", en "Géminis" lo verdaderamente arriesgado pasa por el punto de vista de la joven directora: la exaltación de un amor que entra en colisión con las reglas, las costumbres y los condicionamientos sociales.

Meme (María Abadi) y Jeremías (Lucas Escariz) viven rodeados de un entorno familiar disfuncional. A un padre casi ausente (Daniel Fanego) se le opone una estructura matriarcal manejada por una madre tan posesiva como dominadora (Cristina Banegas). La confusión general se incrementa cuando llega al hogar Ezequiel (Damián Ramonda), el hijo mayor radicado en Barcelona, para oficializar su matrimonio con Montse (Julieta Zylberberg).

Así, en medio del estrés y del vértigo de los festejos, va creciendo la pasión incontrolable entre los dos hermanos menores. Secretos y mentiras, miedos y frustraciones, tentaciones y tabúes se desvelan en una trama que la directora -de 32 años- maneja durante buena parte de sus concisos 85 minutos con intensidad, credibilidad y precisión.

Vaivenes dramáticos

Los mayores problemas de este film, ya presentado en la quincena de realizadores del Festival de Cannes y en el Bafici, pasa por algunas secuencias demasiado extendidas, ampulosas y, en definitiva, no del todo logradas (como la larga fiesta de casamiento en la casa de campo) y por los llamativos desniveles en el terreno actoral. Mientras Abadi resulta una más que interesante revelación en un papel exigente, no puede decirse lo mismo de Escariz y Ramonda, quienes no alcanzan a dotar a los hermanos enfrentados de las contradicciones y de la fuerza que un conflicto de semejante naturaleza requería. Por el lado de los intérpretes con bastante más experiencia y formación académica, Banegas impone su presencia y su indudable talento, aunque en algunos pasajes parece estar un par de tonos por encima del registro necesario.

De todas maneras, más allá de los apuntados vaivenes dramáticos e interpretativos, Carri logra con "Géminis" un importante salto cualitativo en términos de solidez narrativa. Con el invalorable aporte del fotógrafo y camarógrafo Guillermo Nieto, Carri suma a este melodrama familiar de impronta viscontiana un rico soporte visual, una sugestión, una sensualidad y un poder de observación que remite al cine de Lucrecia Martel.

Un retrato singular e inquietante, donde los aparentemente poderosos terminan mostrando toda su debilidad, y viceversa. Una película para pensar y -claro- para discutir.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?