"Nos debíamos un partido así"

Ya con la mente en la Copa de las Confederaciones, Juan Pablo Sorin analizó el éxito ante Brasil. "Jugamos un primer tiempo perfecto", dijo
(0)
10 de junio de 2005  

No hace falta preguntarle a Juan Pablo Sorin qué siente. La mirada vidriosa lo delata, anticipa sus palabras. Aún revive con emoción la victoria de anteanoche ante Brasil por 3 a 1. Aún se aceleran sus pulsaciones, como si estuviese en el corazón del Monumental, ante el afiebrado cántico de esas 50.000 almas. El capitán del seleccionado argentino habla con firmeza, con la satisfacción del deber cumplido tras la clasificación para el Mundial de Alemania.

Los afiches promocionaron el duelo bajo dos ópticas diferentes. De un lado estuvieron las individualidades brasileñas; del otro, la solvencia colectiva argentina. "En el fútbol mundial siempre se imponen los equipos y no tal o cual estrella. La unión es todo. Y en el Mundial debemos sostener esta unión. No sólo en los partidos, sino también en lo que se vive en el ómnibus rumbo al estadio, los cantos, el buen humor, la fuerza... Lo que se siente por la camiseta argentina no se compara con nada. Somos hinchas más que jugadores. Por eso digo que fue conmovedor ver a Lucho González tirarse al piso en cada jugada o ver a Saviola como lateral derecho en algunas jugadas", asegura.

Sorin, de 29 años, no jugó ante Ecuador en la derrota por 2 a 0, el sábado último, pero en todo momento se incluye como partícipe de la caída, que en cierto modo motorizó la reacción ante Brasil. "Nos debíamos un partido así después de lo que nos pasó en Quito."

-Da la sensación de que ese tropiezo fue la mejor motivación...

-No sólo la derrota. Nos jugábamos la clasificación para el Mundial y enfrente estaba Brasil, que siempre predispone al jugador argentino de una manera especial por la rivalidad, por el clásico, por la gente... Nos hubiera encantado habernos clasificado para la Copa del Mundo en Quito, pero no se dio. El destino quiso que fuese en nuestra casa, ante nuestra gente, que se mató para conseguir una entrada. Fue una noche conmovedora y ante un rival jerarquizado. Ni en el mejor de los sueños me hubiese imaginado un partido así.

No sólo el traspié ante Ecuador impulsó la sed de desquite de la Argentina. Sorin da las explicaciones sobre la base de tres argumentos exclusivos. "Teníamos mucha ansiedad porque el rival era Brasil. José [Pekerman] nos habló mucho sobre el orgullo y el honor que significa vestir esta camiseta. Y la visita de Diego Maradona fue fundamental; vino al predio de Ezeiza el martes por la noche y también nos habló sobre el seleccionado y lo rápido que transcurre el tiempo aquí. Queríamos jugar el partido esa misma noche", comentó.

-El segundo tiempo no fue tan bueno como el primero. ¿Por qué?

-En el primer tiempo controlamos el medio campo y tuvimos siempre la pelota. Jugamos 45 minutos perfectos porque nos salió todo: presionamos a los brasileños y los hicimos sentir incómodos, casi desesperados. Ellos se adelantaron en el segundo tiempo y bajamos un poco el nivel. Fue algo lógico, pero la victoria no tuvo objeciones. Nadie puede discutirla.

Sorin actuó como volante central junto con Javier Mascherano. Muchos no lo saben, pero la posición no fue nueva para él. "En Paris Saint Germain ya jugué ahí. También Manuel [Pellegrini, el DT] me pidió muchas veces que jugara en ese sector en Villarreal. Incluso, me acuerdo de un partido en Argentinos en el que el Pato Pastoriza me había puesto como número 5. Por eso creo que la adaptación no fue tan complicada."

Por unos pocos segundos el partido con Brasil no ocupa su mente. El 1° de julio, en el Centro Cultural Recoleta, Sorin presentará el libro "Grandes chicos", una recopilación de cuentos y dibujos de autores reconocidos. Lo recaudado por la obra, una iniciativa del jugador -también publicará un cuento- y de su esposa, Sol, será donado a dos escuelas de Paraje Los Huanacos, en Santiago del Estero. "Queremos ayudar desde un espacio diferente." Hasta que otra vez aparece la pelota. "La Copa de las Confederaciones es una buena oportunidad para conseguir algo lindo para las vitrinas." Sorin se va. Y por el aeropuerto de Ezeiza aún resalta esa mirada vidriosa.

El plantel viajó a Alemania

El seleccionado argentino viajó anoche a Alemania para la Copa de las Confederaciones, en la que debutará el miércoles próximo, ante Túnez. El equipo blanquiceleste integrará el Grupo A, en el que también participarán Australia y Alemania.

La delegación está compuesta por Franco, Lux y W. Caballero (arqueros); Sorin, Samuel, Heinze, G. Milito, Placente, Coloccini, G. Rodríguez y Demichelis (defensores); Riquelme, Santana, Maxi Rodríguez, Bernardi y Aimar (volantes); Figueroa, Tevez, Saviola, Galletti y C. Delgado. Zanetti y Cambiasso se incorporan en Europa.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?