Caperucita Roja está llena de sorpresas

(0)
16 de junio de 2005  

"Caperucita y el lobo". Versión y dirección: Claudio Gallardou. Con Dalma Maradona, Marcos Gómez, Gabriel Rovito, Paula Solarz, "Cacha" Ferreira, Cristina Fridman, Claudio Gallardou, Marcelo Iglesias, Gabriela Diez y Matías Boquete. Escenografía: Gastón Joubert. Luces: Sandro Pujía. Música: Julián Vat y Eduardo Criscuolo. Voz en off: China Zorrilla. Letras de dos canciones: Enrique Pinti. Coreografía: Oscar Araiz. Vestuario: Renata Schussheim. En el Broadway, Corrientes 1155.

Hay algo de sugestión en los chicos con eso del lobo. Tanto es así que unos simples movimientos en el telón, cuando todavía está encendida la luz de sala hace temblar a unos y reír nerviosamente a otros. Y las sugestiones o directamente los miedos no son infundados, ya que pasan a ser llantos desconsolados (en los más chicos) cuando el mismo Señor Feroz se hace presente en escena para dar comienzo al cuento de Perrault, pero con la mirada de Claudio Gallardou y La Banda de la Risa.

La cosa se calma ya que todo comienza con la fiesta de cumpleaños de Angelita, la famosa abuela de Rosalinda (más tarde Caperucita). Hay baile, canto, kermese y algo de alcohol que la cumpleañera escamotea para uso personal en una petaquita (sólo un dato que sirve de muestra para lo que está por venir).

Gallardou y La Banda toman el archiconocido cuento respetando esas partes que muchos padres tratan de disfrazar en las narraciones nocturnas para evitarles truculencias a sus hijos (sí, en esta Caperucita el lobo se come a la abuela y a la nieta), pero no respeta mucho más ya que decide divertirse y divertir, con un cuento que poco y nada tiene de risueño.

Está el suspenso, está el bocado final y hasta está la opinión del público que cuando es consultado por Gallardou/Señor Feroz sobre si sigue o no adelante expresa su opinión al grito de "que se la coma, que se la coma".

Gallardou y su banda se ponen sobre la espalda el desafío de contar una historia de la que ya se conoce el final y salen más que airosos. Lisa y llanamente desenmascaran al cuento, se ríen de él, lo enfrentan. Hasta Gallardou en su papel de lobo se atreve a confesar que en realidad está enamorado de Caperucita y lo que quiere es seducirla y antes que se le tiren al cuello canta que ya sabe que lo van a llamar inmoral y vuelve a reírse hasta de él mismo.

La Banda de la Risa resulta un equipo compacto y talentoso de actores que respalda a la debutante Dalma Maradona y la ayuda a salir adelante en su rol de cándida niña. Pero es realmente La Banda la que se lleva los aplausos en la mitad de la obra. Impecables los trabajos de Marcos Gómez y "Cacha" Ferreira, como los soldados Tarlatán y Cartapesta, y de Gabriel Rovito, como el intendente Sarasaza.

"Caperucita y el lobo" es una propuesta prolija y entretenida tanto para grandes (cosa que no es menor) como para chicos, en la que lucen las sorpresas que sus responsables esconden en un cuento que, de por sí, no las tiene.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?