Suscriptor digital

El índice de confianza en la Justicia

(0)
21 de junio de 2005  

Las encuestas de opinión y nuestras cartas de lectores nos recuerdan permanentemente las manifestaciones de desconfianza de la ciudadanía por la Justicia, pero en estos días se han exacerbado. Desde la Justicia hay quienes achacan a los medios la devaluada imagen de la institución, dando la impresión de que piensan que nada tienen que hacer al respecto.

La cuestión tiene proyección institucional, pues la Justicia -como la mujer del César- no sólo tiene que ser, sino también parecer. Se afirma, con razón, que debe actuar más por su propia presencia, por su prestigio, por su majestad, que por su directo accionar. Su solvencia, rapidez y eficacia son el mejor antídoto contra la violación de las leyes y de los contratos, en tanto su accionar lento, ineficaz y errático dilapida esta cualidad, cuando no se transforma en un incentivo para tales violaciones.

Preocupados por este tema, tres conocidas instituciones, el Foro de Estudios sobre la Administración de Justicia (Fores), la Universidad Di Tella y la Fundación Libertad han aunado esfuerzos para acometer la difícil empresa de medir la imagen de la Justicia. La casa de altos estudios ya ha elaborado dos índices, que han adquirido reconocimiento público.

El nuevo índice, con mediciones de opinión en los más importantes centros urbanos del país, de publicación cuatrimestral, intenta dar cuenta tanto de la percepción que tiene la ciudadanía sobre la Justicia como de su posible conducta ante conflictos que puedan requerirla, con dos subíndices: uno conductual, orientado a conocer las reacciones de los encuestados ante casos en materia patrimonial, familiar y laboral, y otro perceptual, que mide su opinión respecto de la imparcialidad, eficiencia y honestidad de la institución.

El índice de confianza en la Justicia (ICJ) fue presentado días atrás en un acto presidido por la jueza de la Corte Suprema de Justicia, Elena Highton de Nolasco, y por el ministro de Justicia, Horacio Rosatti, quienes elogiaron la iniciativa. El nuevo índice ya tiene tres mediciones, realizadas a partir de julio de 2004.

El trabajo también fue presentado en Tucumán por gestión de la prestigiosa Fundación del Tucumán -que integra la Red Libertad de la Fundación Libertad-, y el Colegio de Abogados de San Miguel de Tucumán. En este caso, el ICJ había registrado en la provincia una caída de la confianza ciudadana entre noviembre de 2004 y marzo de 2005, que podía relacionarse con la inusitada repercusión que tuvieron en la prensa, en particular en La Gaceta, dos gravísimos escándalos. Todo esto generó un interesante debate sobre el impacto de los medios de comunicación en la construcción de las imágenes de las instituciones y, por ende, en su legitimación democrática.

En los Estados Unidos se toma como punto de partida del movimiento de reforma judicial a una famosa conferencia de quien luego fue un ilustre decano de la Escuela de Derecho de la Universidad de Harvard, Roscoe Pound, titulada "Las causas del descontento popular por la administración de justicia". Cuando décadas atrás Fores comenzó una iniciativa similar en la Argentina utilizó un título parecido, aunque se refería a algo peor: las causas del desinterés popular por su Justicia que, a su entender, era la principal causa de la declinación y el ocaso de nuestro sistema judicial.

Hoy esta posición ha evolucionado hacia un fuerte descrédito, descontento y desconfianza que, con todo, quizá pueda ser más positivo que aquél desinterés. Debe esperarse, pues, que este índice ayude a comprender cómo influyen e impactan en la opinión pública los sucesos de la Justicia; a la institución a cuidar y gestionar su propia imagen; a los medios de comunicación a que contribuyamos a su fortalecimiento con la información precisa y con la sana crítica, y a la ciudadanía a comprometer su interés y empeño por un sistema judicial acorde con el país que queremos.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?