A cinco años de su muerte, enterraron los restos de Rodrigo Bueno

El cuerpo del cuartetero cordobés, que falleció en un accidente automovilístico, no pudo ser inhumado antes por decisión judicial y permanecía en un container en el cementerio privado "Las Praderas"
(0)
24 de junio de 2005  • 11:23

Al cumplirse hoy cinco años de su muerte en un accidente automovilístico, los restos del cantante cuartetero Rodrigo Bueno fueron finalmente inhumados en un cementerio privado de Monte Grande, en un mausoleo construido especialmente, ante sus familiares, amigos, compañeros y fanáticos.

Los restos de Rodrigo, que murió a los 27 años en un accidente automovilístico, estuvieron durante los últimos años en un container a disposición de la Justicia, que por fin autorizó su sepultura.

La madre del cantante, Beatriz Olave, su representante, José Luis Gozalo, su amigo y conductor de programas cuarteteros Daniel "Tota" Santillán, Giannina Maradona, hija del célebre ex futbolista, y numerosos familiares, amigos y seguidores, asistieron a la inhumación de los restos de Rodrigo en el mausoleo rodeado de paredes de cristal construido para el cantante en el cementerio privado "Las Praderas".

Olave aprovechó la presencia de representantes de medios para expresarles su "agradecimiento" por haber mantenido vigente el recuerdo de su hijo y no quiso opinar sobre el juicio oral que sobreseyó a Alfredo Pesquero, acusado de haber provocado el accidente que causó la muerte Bueno.

"Yo creo en la justicia divina, así que sería una contradicción que opinara sobre esto. A Rodrigo no me lo devuelve nadie, así que no me sirve tener rencor", declaró.

Los familiares de Rodrigo colocaron varios objetos sobre su tumba de mármol, entre ellos una gran copa similar a las que se entregan en los torneos deportivos. La madre del cantante explicó su significado: "Es un premio que le traemos de casa, por no haber faltado nunca en la vida de sus padres, de sus hermanos y de su público ".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?